Entradas con la etiqueta ‘Elearning’

Aprendizaje electrónico móvil

El aula en todas partes

El m-Learning (del inglés: mobile learning) tiene que ver con una metodología de enseñanza y aprendizaje que emplea la conectividad inalámbrica de dispositivos móviles pequeños y maniobrables, como celulares, agendas electrónicas, tablets PC, pocket PC, i-pods, palms, laptops, entre otros dispositivos. De esta manera, se traspasan los límites del aula y se puede aprender contenidos específicos, intercambiar ideas y acceder a información relevante de una manera más espontánea, flexible e inmediata. Estas soluciones incluyen componentes hipertextuales y multimediales en formatos digitales para generar experiencias innovadoras de aprendizaje, conjugando los avances en tecnología móvil con las potencialidades del e-Learning.


Una idea en expansión

A pesar de las dudas que genera la crisis económica mundial, muchas compañías han comenzado a experimentar con el desarrollo de contenidos educativos para dispositivos móviles y hasta han logrado implementar proyectos pilotos a fin de evaluar la efectividad de esta nueva metodología. A continuación veremos algunos ejemplos de estos emprendimientos:


Proyecto Objetivo
MoLeNet (Mobile Learning Network). Organizaciones participantes: Further Education colleges, Learning and Skills Council (LSC) y Learning and Skills Network (LSN) de Inglaterra. Promover el aprendizaje electrónico, apoyando emprendimientos y ofreciendo asesoramiento técnico y pedagógico, herramientas de investigación, capacitación profesional, materiales, etc.
MILLEE (Aprendizaje Móvil e Inmersivo para la Alfabetización de Economías Emergentes). Organizaciones Participantes: Nokia y diferentes universidades e Institutos de Ciencia de EE.UU. y China. Facilitar el acceso a la educación a estudiantes de la India rural que no pueden asistir a clases regularmente a través de juegos didácticos en teléfonos celulares.
Exploratorium Electronic Guidebook Research Project (Proyecto de Investigación para el Desarrollo de una Guía Electrónica). Organizaciones Participantes: Museo Exploratorium de San Francisco, California, HP, National Science Foundation y Consorted Consortium. Investigar el uso de dispositivos informáticos portátiles y las redes inalámbricas para proporcionar una experiencia de aprendizaje enriquecedora y una interacción más profunda con los visitantes del Museo de Ciencias Exploratorium.


Aunque el m-Learning no se ha adoptado aún en proyectos a gran escala, compañías e instituciones educativas internacionales abogan por su implementación al mismo tiempo que invierten recursos en investigaciones que evalúan sus beneficios. Al igual que la tecnología educativa que le dio origen, el e-Learning, el m-Learning es un embrión que requiere tiempo para su evolución junto con una reactivación económica a nivel mundial que le dé el empujón definitivo para crecer.


Fuentes consultadas


Un modelo sistemático para el diseño instruccional: El modelo de Dick y Carey

El modelo presenta la instrucción como un sistema y se concentra en la interrelación entre instructor, estudiantes, materiales, actividades, métodos de impartición y contexto. En este post, analizaremos los componentes principales de este modelo que pueden usarse para producir materiales instruccionales efectivos.


1. Identificar un objetivo instruccional

Consiste en:

  • Determinar qué podrá hacer el estudiante cuando haya finalizado el curso.
  • Considerar los objetivos de la empresa, un análisis de necesidades, o bien, la experiencia práctica con los estudiantes para definir sus dificultades y limitaciones.


2. Realizar un análisis instruccional

Consiste en:

  • Analizar el objetivo instruccional a fin de identificar las destrezas que debe aprender un estudiante para alcanzar ese objetivo.
  • Identificar conceptos, reglas e información que el estudiante debe aprender, o bien, los pasos en una secuencia o procedimiento que deben seguirse para realizar un proceso determinado.


3. Identificar comportamientos y características

Consiste en:

  • Identificar las destrezas y conocimientos que deben tener los estudiantes antes de comenzar el curso.
  • Determinar las características generales de los estudiantes tales como intereses, capacidad atencional, estilo de aprendizaje, etc.


4. Escribir los objetivos de desempeño

Consiste en:

  • Identificar las destrezas que aprenderán los estudiantes, las condiciones de práctica y aplicación de dichas destrezas y los criterios que definen un desempeño exitoso.
  • Escribir objetivos específicos de lo que podrá hacer el estudiante una vez finalizado el curso. Estas expectativas de logro o resultados del aprendizaje deben basarse en los tres componentes anteriores.


5. Diseñar procedimientos e instrumentos de evaluación

Consiste en:

  • Diseñar instrumentos de evaluación basados en los objetivos anteriores y que puedan medir la habilidad de los estudiantes para alcanzar dichos objetivos de acuerdo a los criterios que definen un buen desempeño.
  • Relacionar el tipo de comportamiento, destreza y/o conocimiento que se describe en los objetivos con aquellos que se “medirán” a través de los instrumentos de evaluación.


6. Desarrollar una estrategia instruccional

Consiste en:

  • Identificar la(s) estrategia(s) que se usará(n) en los módulos de aprendizaje para alcanzar el objetivo, utilizando la información obtenida a partir de los cinco procesos anteriores además de conocimientos acerca del proceso de aprendizaje, contenido a enseñar y características de los estudiantes que usarán el material.
  • Incluir, como parte de la estrategia instruccional, actividades de inducción, presentación de la información, práctica y retroalimentación, evaluación y actividades de seguimiento.


7. Desarrollar y seleccionar el material

Consiste en:

  • Utilizar la estrategia instruccional para producir el módulo de aprendizaje, que incluirá un manual del estudiante, materiales didácticos, evaluaciones y una guía del profesor.
  • Diseñar material original teniendo en cuenta el tipo de aprendizaje que se requiere, la disponibilidad de material relevante existente y la disponibilidad de recursos de desarrollo de material didáctico para instrucción tradicional o instrucción interactiva en línea.


8. Diseñar e implementar la evaluación formativa

Consiste en:

  • Realizar un esquema del curso y llevar a cabo una serie de evaluaciones para determinar su efectividad.
  • Recopilar información a fin de identificar cómo puede mejorarse la instrucción a partir de tres tipos de evaluación formativa: individual, grupal y de campo.


9. Revisar la instrucción

Este es el paso final en una primera etapa de este enfoque y el primer paso cuando se repite el ciclo. Consiste en:

  • Resumir la información que se obtiene a partir de los distintos tipos de evaluación formativa e identifica las dificultades que pueden haber experimentado los estudiantes.
  • Corregir las deficiencias y examinar nuevamente el objetivo instruccional como así también los instrumentos de evaluación.


Componentes del modelo sistemático de Dick y Carey (2001) para el Diseño Instruccional


10. Implementar una evaluación sumativa

Este componente no es considerado parte integral del proceso del diseño instruccional, puesto que se realiza una vez que el curso se ha implementado y evaluado formativamente. Sin embargo, contribuye con la evaluación final de la efectividad de la instrucción.


Conclusión

El modelo aquí presentado está basado en investigaciones y experiencias prácticas. Es un modelo sistemático ya que consiste en nueve componentes básicos que interactúan entre sí, alimentándose unos de otros. Aunque este modelo resulta incompleto para proyectos integrales de desarrollo de currículo, resulta útil tanto para el instructor como para el diseñador instruccional a fin de establecer las bases de cursos más efectivos.


Fuentes consultadas


Elearning en cifras

El siguiente análisis intenta mostrar cómo el e-learning puede ser un aliado para afrontar desafíos y responder a las demandas actuales, cuando se evalúa el retorno de la inversión (ROI) en términos de ventajas económicas y eficiencia frente a oportunidades de capacitación presenciales.


  • Los cursos de capacitación en línea ahorran entre un 35% y 50% de tiempo en comparación con los cursos presenciales que exigen ya sea el traslado de los instructores o de los empleados.
  • Así, el empleado sólo invierte tiempo en la capacitación propiamente dicha y se reduce hasta en un 40% el porcentaje de pérdidas para la empresa con respecto a unidades producidas y horas trabajadas aunque el entrenamiento se lleve a cabo en horas de trabajo porque se prescinde del tiempo destinado al traslado.
  • Muchas veces, entre el 50% y el 60% del dinero que invierte una empresa en actividades de formación, se destina a cubrir gastos de transporte y estadía (Talavera, O. y Tilch I., 2009). Si se optara por cursos de e-learning para capacitar al personal, este porcentaje podría ahorrarse; o bien, aprovecharse para: a) invertir en más capacitación en línea, b) invertir en una capacitación del tipo blended-learning, donde el contenido “estático” (reglamentaciones, estatutos, etc.) se presenta a través de e-learning y el contenido “dinámico” (prácticas específicas, uso de habilidades determinadas en situaciones reales) a través de intercambios presenciales.
  • Si las actividades están bien diseñadas y se caracterizan por promover la interacción, la motivación y la contextualización del contenido, la retención de la información que se presenta puede aumentar entre un 25% y un 30% en relación con modalidades presenciales (Londoño, G., 2007).
  • Entre el 80% y el 90% de los cursos de e-learning son reutilizables (Leyva Leyva, et al, 2006). Si bien, el sistema debe adaptarse y/o actualizarse, lo cual tiene nuevos costos, la inversión inicial nunca se pierde.
  • Las soluciones e-learning ofrecen una disponibilidad 24/7/365. Es decir que se cuenta con una capacitación las 24 horas del día y los 7 días de la semana durante todo el año.
  • Si bien, en algunos casos, los costos para diseñar un curso de e-learning puede incrementarse entre 60% y 70% en comparación con un curso presencial, dependiendo de las tecnologías, temáticas, extensión, etc., del curso en cuestión, una vez que se desarrolla la capacitación puede aprovecharse en otro momento, con otros actores y escenarios diferentes.
  • El e-learning puede facilitar y acelerar un aprendizaje hasta en un 70%, debido a la variedad de recursos multimedia (simulaciones, escenarios, juegos interactivos, etc.) que puede emplearse para crear verdaderas “vivencias” formativas (Ahola-Sidaway, J. & McKinnon, M., 1999).


Síntesis

Los cursos de e-learning que han sido diseñados de manera adecuada no sólo son más rápidos y menos costosos que la instrucción presencial, sino que también más eficaces. Es en este último punto donde queremos hacer hincapié porque e-learning no es sólo una opción para reducir costos es, además, una forma de capacitar eficientemente, lo cual se verá reflejado en la estimación del ROI como una nueva oportunidad para generar ganancias.


Fuentes consultadas

  • Ahola-Sidaway, J. & McKinnon, M. (1999). Fostering pedagogical soundness of Multimedia Learning Materials. En Canadian Journal of Educational Communication Vol. 27, No. 2, 67-86.
  • Duart, J. (2002). ROI y e-Learning: Más allá de beneficios y costes.
  • Leyva Leyva, et al (2006). Herramientas para la creación y gestión de objetos de aprendizaje reutilizables. Universidad de las Ciencias Informáticas. Cuba.
  • Londoño, G. (2007). Sobrecarga cognitiva en materiales multimedia y software educativo. Dos casos de estudio. Trabajo final para la asignatura Diseño instructivo para el desarrollo de materiales multimedia, en el Doctorado de Multimedia Educativa de la Universidad de Barcelona.
  • Talavera, O. y Tilch I. (2009). Medir el retorno de la inversión en e-Learning.

La capacitación en la Argentina de hoy

Es evidente el impacto de la crisis financiera mundial en las empresas argentinas. El miedo a la inversión, la necesidad de percibir por lo menos un crecimiento leve, la búsqueda constante de estrategias que aseguren un posicionamiento en el mercado y el recorte de algunos costos “innecesarios” o “prescindibles” son algunos efectos colaterales de la inestabilidad económica. ¿Es la capacitación uno de esos costos “innecesarios” o “prescindibles”? En esta entrevista, charlamos con uno de los responsables del Departamento de Recursos Humanos de Nabors International Argentina S.R.L., Mario Bendolini, para conocer la realidad de su empresa en tiempos de recesión.


EVO I.T.: ¿Cómo se detectan las necesidades y prioridades de formación del personal?


Mario Bendolini: En la mayoría de los casos, las necesidades de formación se determinan de acuerdo con lo que solicitan los clientes. Por ejemplo, en la actualidad, gran parte de las temáticas de formación tienen que ver con la Higiene y Seguridad en el ámbito laboral. Por otra parte, nuestros empleados pueden proponer un entrenamiento específico de acuerdo con sus necesidades e intereses.


EVO I.T.: ¿Qué tipo de capacitación se brinda actualmente desde su organización: presencial, en línea o una combinación de ambas?


MB: Hoy por hoy, el 100% de las capacitaciones son presenciales. Si bien, en algún momento, implementamos capacitación en línea, por ahora, no estamos contratando esa modalidad.


EVO I.T.: Al seleccionar la modalidad de capacitación, ¿qué factores inciden?


MB: Como se trata de capacitaciones específicas, en general, la modalidad la establece el proveedor. Cabe destacar que los cursos tienen habilitaciones asociadas: manejo de cargas, control de surgencias, manejo defensivo, etc., y por ende, algunas prácticas deben ser presenciales.


EVO I.T.: ¿Cuál es la estrategia a seguir en tiempos de recesión para garantizar el continuo desarrollo del personal?


MB: En ese sentido, la capacitación se convierte en un tema estratégico. Cuando se vencen las habilitaciones, la funcionalidad del recurso humano va disminuyendo, por lo que el servicio que se ofrece tiene deficiencias, por eso hay que mantenerlo actualizado a pesar de estar atravesando una crisis o recesión.


EVO I.T.: ¿Ha tenido la oportunidad de implementar la tecnología e-learning en sus programas de capacitación? Si es así, ¿cuál es su evaluación de esta experiencia?


MB: A pesar de tener poca experiencia en la implementación de cursos de e-Learning, considero que debemos ser bastantes rigurosos a la hora de evaluar los plazos en este tipo de capacitación. Es muy importante establecer plazos estrictos para el desarrollo de las capacitaciones porque el estudiante puede demostrar cierta laxitud, ya que sabe que tiene a su disposición por todo el tiempo que quiera y en el horario que sea el curso y la evaluación.


Conclusión

Si bien, aún el panorama es incierto y la capacitación —ya sea presencial, en línea o bajo la modalidad blended learning— no es el área que recibe mayor atención en las empresas argentinas, coincidimos plenamente con Mario cuando destaca la necesidad de mantener actualizado al personal a pesar de la crisis. La capacitación es una de las estrategias que garantiza la funcionalidad de los recursos humanos.


¿Cuáles son los beneficios de las soluciones e-learning para mi empresa?

Beneficios desde el punto de vista logístico

  • Acceso a la formación a gran escala y sin restricciones de tiempo o espacio.
  • Actualización constante del personal de la empresa, haciéndola cada vez más competitiva y eficiente.
  • Rápida adaptación a los cambios del mercado.
  • Mayor flexibilidad en cuanto a horarios y lugares de instrucción así como también de formas de distribución de los contenidos de aprendizaje.


Beneficios desde el punto de vista pedagógico

  • Formación personalizada. La plataforma MOODLE, por ejemplo, se basa en las ideas del constructivismo. Por esta razón, permite implementar cursos donde el estudiante es el principal actor en el proceso de formación al construir su conocimiento progresivamente eligiendo su propio camino de acuerdo a sus necesidades e intereses.
  • Comunicación e interactividad. A través de herramientas de comunicación sincrónica como chat y videoconferencias o asincrónica como emails y foros de discusión se pueden crear redes de aprendizaje que promueven el intercambio de información.
  • Desarrollo de estrategias. Las aplicaciones multimedia pueden activar el uso de estrategias cognitivas, metacognitivas y sociales a partir de tareas como búsqueda y análisis de información, organización y planificación del aprendizaje y participación en tareas colaborativas.


Beneficios desde el punto de vista económico

  • Amplia variedad de recursos. Se pueden combinar diferentes tipos de materiales audiovisuales y acceder a distintas fuentes de información a un costo relativamente bajo.
  • Reutilización de contenidos. Es decir, los cursos de e-learning pueden utilizarse nuevamente, modificarse, adaptarse, mejorarse, etc.
  • Administración del proceso de formación. Un sistema de e-learning permite llevar acabo diferentes funciones, por ejemplo, llevar un registro minucioso de datos referentes al número de veces de conexión del usuario, la comunicación entre usuarios, los ejercicios realizados y los resultados obtenidos.


¿Por qué elegir e-learning para mi empresa?

¿Por qué elegir elearning para mi empresa?


Como cualquier otro aspecto de negocio (investigación, ventas, marketing, producción, etc.) la capacitación requiere una inversión. Pero, siempre que se realiza una inversión, se espera obtener un beneficio. Al implementar un proyecto de e-learning se puede adaptar la formación a las necesidades particulares de su empresa a un costo bajo y de una forma innovadora. Este es un paso esencial para garantizar el éxito de una capacitación continua.


Referencias


E-learning y gestión del conocimiento

Buscando la integración del e-learning con la gestión del conocimiento

El objetivo principal de la Gestión del Conocimiento (GC; en inglés Knowledge Management) es compartir el conocimiento entre los empleados de una organización y entre organizaciones a fin de conocer las buenas prácticas y aprender unos de otros. “Esto se aprende en el día a día del trabajo, de la innovación constante, en la apuesta por encontrar nuevos caminos y formas que hagan que nuestras empresas sean mejores, más competitivas, más innovadoras. Sin las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TICs), esto hoy es casi imposible (José Lozano Galera, Presidente de la Asociación de e-Learning y Formación OnLine)”.


Por eso, se busca desarrollar nuevas herramientas tecnológicas, plataformas o software específicos para crear escenarios donde se muestren experiencias concretas, que estimulen a los empleados a compartir sus experiencias, estrategias y saberes para encontrar soluciones en forma colaborativa.


Las TICs

Permiten que la capacitación sea cada vez más personalizada, y “el buen e-Learning, facilita y desarrolla la Gestión del Conocimiento en todas las organizaciones; si aprendemos a desarrollar el e-Learning, encontraremos el mejor camino para hacer fluir el conocimiento en las organizaciones (Lozano: 2009)”. Así, el aprendizaje debería ser constante y continuo, a través de cursos bien definidos y diseñados rápidamente para satisfacer una necesidad de formación específica.


Según, Gabriel Spitz, Director de Accenture, responsable por Human Performance para Latinoamérica, “lograr esa rapidez de reacción y flexibilidad en el aprendizaje, durante los momentos de verdad en el trabajo, produciría grandes mejoras a los indicadores de las empresas y sus tiempos de respuesta a demandas nuevas. Aquí es donde entra la Gestión del Conocimiento“. Este es un punto central a la hora de confiar los desafíos de capacitación a expertos capaces de proporcionar soluciones rápidas, flexibles y adecuadas que tengan en cuenta la situación real, el entorno y los objetivos de la empresa.


Nuevos conocimientos

En el contexto de una economía global que atraviesa grandes cambios, es indispensable que las empresas tengan acceso a nuevos conocimientos y a mejores prácticas de negocios para responder con velocidad y eficacia a esta realidad. Al respecto, Nick van Dam (Global Chief Learning Officer y Change, Learning and Leadership Practice Director de Deloitte Touche Tohmatsu), sostiene que “el aprendizaje y la infraestructura de la Gestión del Conocimiento es crítica para construir y sostener ventajas competitivas en nuestra economía global. Todas las metas de aprendizaje deberían mejorar el desempeño humano, y cada una de estas ´soluciones de contenidos de aprendizaje disponibles en línea´, deberían tener un principal impacto sobre el desempeño de los negocios“.


De esta manera, el e-learning en un ambiente de negocios podría definirse como: “contenidos de aprendizaje disponibles en línea, enfocados a alcanzar objetivos de negocios (van Dam: 2009)” y todas las propuestas de capacitación que utilicen esta metodología deberían tener en cuenta dicha definición.


La gestión del conocimiento

Se debe tener una visión conjunta de la gestión del conocimiento y de la gestión del aprendizaje, de lo contrario, sólo se ofrecen recursos incompletos y obsoletos. Si entendemos gestión del conocimiento como conjunto de saberes que se generan y comparten y a la gestión del aprendizaje como la manera en que se transforman esos saberes, veremos que la Gestión del Conocimiento se convierte en un complemento de la capacitación programada, y aporta una capacitación continua.


En la actualidad, es necesario que la capacitación se actualice permanentemente y que combine el trabajo con el aprendizaje para que el nuevo conocimiento se pueda aplicar de forma inmediata a una situación real para resolver un problema real. La clave es, entonces, que el aprendizaje ocurra mientras el alumno actúa, si somos capaces de integrar sistemas de Gestión del Conocimiento, con programas de e-Learning estaremos dando un importante paso hacia el futuro y hacia el crecimiento de las organizaciones, a partir del intercambio de experiencias, el trabajo colaborativo y la capacitación constante adecuada a requisitos de aprendizaje específicos.


Referencias


La tendencia del e-learning

Tendencias en la implementación de entornos de aprendizaje interactivos

La formación tradicional se ha visto complementada y ha dado lugar a una nueva modalidad de instrucción: el blended-learning. En este contexto, la tecnología comienza a jugar un papel central al traer aparejada una serie de ventajas pedagógicas y logísticas que, sin lugar a dudas, mejoran las prácticas educativas: capacidades de almacenamiento, una presentación innovadora de contenidos formativos y nuevas herramientas de comunicación.


Como resultado de este proceso de cambio, en la actualidad, se está evolucionando hacia un modelo de formación a medida que proporcione la máxima flexibilidad, personalización y comodidad de impartición, con contenidos específicos adaptados a las necesidades formativas de los alumnos y fácil acceso, optimizando el tiempo, sin desplazamientos, sin merma de la productividad del trabajador y a un menor costo (Car & Revuelta: 2008). En definitiva, minimizando cualquier repercusión negativa sobre la empresa y beneficiando a los empleados a través de una capacitación acorde con su realidad.


Un nuevo rumbo

Hoy por hoy, las dinámicas pedagógicas y metodológicas adoptan un nuevo rumbo a fin de incluir en los programas de capacitación tradicionales contenidos interactivos, instancias de colaboración y acceso a una inmensa variedad de recursos. En los cursos de e-learning actuales, por ejemplo, se enseña a través de la acción en situaciones concretas y el examen práctico de errores, lo cual facilita el desarrollo de habilidades y destrezas de los alumnos. Por otra parte, la modalidad de blended-learning comienza a tener mayor protagonismo, al combinar la formación en línea con sesiones presenciales, creando entornos multimedia que facilitan y fomentan la asimilación de contenidos relevantes y la interacción. La implementación de entornos de aprendizaje interactivos o proyectos de e-learning es una tendencia en ascenso entre las empresas. Además, estas empresas buscan asesoramiento y gestión de profesionales externos, por lo que se observa una competencia creciente en cuanto a propuestas de formación y una rápida expansión del sector compuesto por proveedores de e-learning.


De acuerdo con el “Estudio de las necesidades de formación de las organizaciones en España 2005”, realizado por Millward Brown (cit. por Car & Revuelta: 2008), el 95% de las empresas en España considera que la formación en línea no es una moda pasajera. Se destaca asimismo el alto porcentaje de empresas (casi el 80%) que considera que las herramientas de e-learning proporcionan contenidos formativos adaptados a sus necesidades. Actualmente, se calcula que un 95% de las grandes corporaciones tiene iniciativas de e-learning en marcha y un 54% de las empresas con más de 250 empleados ya están utilizando aplicaciones de e-learning para sus procedimientos de capacitación. Las tendencias apuntan, además, hacia una expansión de la formación en línea en el mundo empresarial, puesto que un 80% de los directivos consultados en el citado informe declararon estar dispuestos a contratar servicios de e-learning en un futuro próximo.


Los avances del elearning

Los avances en el campo del e-learning han llevado, además, a una investigación continua de nuevas metodologías con el objetivo de mejorar la distribución de los contenidos. Así, surge un nuevo método de formación: el m-learning (del inglés mobile-learning) o aprendizaje electrónico móvil. Esta innovadora forma de enseñanza utiliza dispositivos de última generación, tales como laptops, teléfonos móviles, agendas electrónicas, tablet PCs, pocket PCs, iPods y todo dispositivo de mano que tenga alguna forma de conectividad inalámbrica, para que el estudiante tenga acceso fácil e inmediato a los contenidos de formación.


Por último, no sólo los avances tecnológicos influyen en los nuevos modelos de enseñanza, sino que también la evolución de Internet, más específicamente el surgimiento de la Web 2.0. La Web 2.0 consiste en trabajar de una manera mucho más abierta y colaborativa, con herramientas que permiten que el usuario proporcione el contenido. Junto con este “nuevo” concepto, también se ha comenzado a hablar del e-learning 2.0. El experto en aprendizaje organizacional, capacitación y e-learning, Josh Bersin (cit. por Car & Revuelta, 2008), ha comenzado a utilizar incluso el término e-learning 3.0. Bersin distingue entre:

  1. Elearning 1.0 (los cursos en línea para auto-estudio, los contenidos subidos a páginas web, las simulaciones, podcasting y los juegos didácticos).
  2. Elearning 2.0 (la mensajería instantánea, las videoconferencias, y webcasting).
  3. Elearning 3.0 (los blogs, wikis, salas de discusiones, comunidades de práctica, directorio de expertos, entre otras herramientas de colaboración).


Teniendo en cuenta que la tecnología potencia los procesos de enseñanza-aprendizaje a través de la construcción de escenarios basados en problemas reales donde los alumnos piensan en forma crítica y que estamos experimentando un salto cuántico desde sistemas cerrados a sistemas abiertos, flexibles, adaptables, dinámicos y “conectados”, sólo nos queda preguntar: ¿Te vas a quedar afuera de esta oportunidad?


Referencias

  • Car, Eduardo & Revuelta, Miguel A. (2008). E-learning, una metodología para la solución de problemas formativos en el sector de la construcción. [En línea]. Disponible en http://www.structuralia.com/info/img/Noticia_Ficheros/congreso%20cinca5%20definitivo.pdf
  • Cheryl West, Craig Slatin, Wayne Sanborn, y Beverly Volicer (2009). Computer-Based Simulation in Blended Learning Curriculum for Hazardous Waste Site Worker Health and Safety Training. En Int J Inf Commun Technol Educ. 5(1): 62-73.

12 ventajas del e-learning

Existen diferentes posturas con respecto a este complejo interrogante, puesto que, a la hora de presentar evidencia empírica a favor o en contra del e-learning como metodología, son numerosas las variables a tener en cuenta. Algunos “tradicionalistas” rechazan todo tipo de innovación en el ámbito educativo, ya sea por miedo, desconocimiento, desinterés o por la seguridad que ofrecen los modelos convencionales.


También, hay quienes defienden la implementación del e-learning y ostentan ir a la vanguardia con las NTIC [Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación], pero sus aplicaciones tecnológicas no llegan a explotar ni profundizar adecuadamente los verdaderos beneficios del e-learning. Por otra parte, estamos quienes abogamos por un proceso de enseñanza y aprendizaje en un entorno educativo más dinámico a través del uso de la tecnología. Considero, entonces que el e-learning es más que una tecnología extravagante para estar a la moda y a continuación, destaco las ventajas que ofrece este sistema (Rendall, 1988, cit. por Davies, 2008; Hamilton, 1999, cit. por Davies, 2008; Davies, 2008; Villar, en preparación):


1. Se centra en el estudiante

Partiendo desde el análisis de necesidades para la selección y adaptación de contenidos hasta la facilidad de acceso de acuerdo según sus posibilidades, el estudiante es considerado el protagonista activo de su propio proceso formativo. Así, la formación personalizada, el control del propio progreso, y los ritmos de aprendizaje individuales adquieren especial relevancia.


2. Permite a los estudiantes crear sus propios esquemas cognitivos

El aprendizaje significativo requiere que el estudiante se involucre de forma activa en su proceso de formación y lo construya a partir de sus experiencias, conocimientos, esquemas y estrategias, que irá remodelando progresivamente. A través del entrenamiento en actividades comunicativas e interactivas, “se ensamblan aprendizaje y uso” (Fernández López, 2004).


3. Favorece la comunicación

Si buscamos crear redes de aprendizaje y puntos de encuentro entre todos los participantes del proceso educativo como así también desarrollar en los estudiantes competencias para interactuar y producir mensajes eficaces, las herramientas de comunicación tales como e-mails, chats y videoconferencias ofrecen una oportunidad inmejorable (Ramírez: 2005).


4. Ofrece todo el potencial de la interactividad

Motivando a los estudiantes a controlar la cantidad y secuenciación de los contenidos, invitándolos tanto a la acción como a la reflexión y ofreciéndoles un feedback inmediato por medio de un diálogo significativo con el ordenador.


5. Promueve una participación activa

Desde el surgimiento de la Web 2.0, la red ofrece una amplia variedad de sitios web de naturaleza social, que fomentan la participación entre comunidades de usuarios a través de servicios como blogs y wikis con el objetivo de intercambiar y compartir ideas y conocimientos./p>


6. Desarrolla estrategias

Las aplicaciones multimedia pueden activar el uso de estrategias cognitivas, metacognitivas y sociales a partir de tareas como búsqueda y análisis de información, organización y planificación del aprendizaje y participación en tareas colaborativas (conf.5).


7. Desarrolla destrezas

Las abundantes oportunidades de práctica y comunicación, la exposición a material auténtico en diferentes idiomas y la diversidad de recursos que ofrece el e-learning contribuyen, por ejemplo, al desarrollo de destrezas de producción y comprensión en el contexto de enseñanza de lenguas.


8. Ofrece una amplia variedad de recursos

El e-learning permite la combinación de diferentes materiales auditivos, visuales y audiovisuales, la utilización de distintas fuentes para consultas e investigación, una secuenciación de tareas más efectiva y numerosas oportunidades de práctica, respondiendo a estilos de aprendizaje distintos.


9. Permite la actualización y reutilización de contenidos

En los cursos de e-learning se puede incorporar cualquier modificación en cualquier momento, de acuerdo con las necesidades, intereses y comentarios de los usuarios, lo cual permite mejorar y personalizar aún más el sistema.


10. Permite un seguimiento exhaustivo del proceso de formación

El sistema de e-learning permite llevar un registro minucioso de datos referentes, por ejemplo, al número de veces de conexión del usuario, la comunicación entre usuarios, los ejercicios realizados, los resultados obtenidos y las páginas visitadas a modo de fuentes de consulta. Posteriormente, estos datos se detallan en un informe.


11. Facilita el acceso a una amplia oferta educativa

Gracias a la independencia geográfica, se logra superar las barreras tanto temporales como espaciales en beneficio de la formación de personas que viven en lugares alejados, que tienen alguna discapacidad física o que, por cualquier otro motivo, se ven imposibilitados de asistir a un centro de formación.


12. Representa una gran ventaja económica

Al analizar la relación costo-beneficioso a la hora de implementar este sistema, el resultado es concluyente: formación personalizada, óptimas oportunidades de comunicación, y una vasta fuente de recursos multimedia a disposición del usuario a un costo relativamente bajo.


Conclusión

“La importancia del e-learning para la formación, no se encuentra en su dimensión técnica, sino más bien en el control y en la significación de una serie de variables, como son la forma de presentar los contenidos, el papel del profesor y los alumnos, las herramientas de comunicación sincrónicas y asincrónicas que se utilicen y su forma de concreción en el acto didáctico, las estrategias didácticas que se movilicen, la atención a los aspectos organizativos y las e-actividades que pongamos en funcionamiento” (Cabero, 2006).


En síntesis, la efectividad del e-learning como tecnología educativa no depende tanto de factores técnicos, sino más bien de un buen sustento pedagógico y didáctico que nos permita aprovechar al máximo las ventajas aquí detalladas, creando productos multimedia educativos y sistemas de gestión de recursos de mayor calidad.


Referencias

  • Cabero, J. (2006). Bases pedagógicas del e-learning en Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento. Vol. 3-No 1. [En línea]. Documento disponible en: http://dialnet.unirioja.es/servlet/oaiart?codigo=1970689
  • Davies G. & Hewer S. (2008) Introduction to new technologies and how they can contribute to language learning and teaching. Módulo 1.1 en Davies G. (ed.) Information and Communications Technology for Language Teachers (ICT4LT), Slough, Thames Valley University [En línea]. Documento disponible en: http://www.ict4lt.org/en/en_mod1-1.htm
  • Davies G. (2008) How effective is the use of ICT in language learning and teaching? A small-scale investigation by Graham Davies. En Davies G. (ed.) Information and Communications Technology for Language Teachers (ICT4LT), Slough, Thames Valley University [En línea]. Documento disponible en: http://www.ict4lt.org/en/ICT_Effectiveness.doc
  • Davies G., Hamilton R., Weidmann B., Gabel S., Legenhausen L., Meus V. & Myers S. (2009) Managing a multimedia language centre. Módulo 3.1 en Davies G. (ed.) Information and Communications Technology for Language Teachers (ICT4LT), Slough, Thames Valley University [En línea]. Documento disponible en: http://www.ict4lt.org/en/en_mod3-1.htm
  • Essain, V. (2009).  ¿Educación online versus educación presencial? en revista Learning Review, Edición No 26, págs. 18-20. [En línea]. Documento disponible en: http://www.learningreview.com/informes-especiales-lr/guia-anual-oferta-de-formacion-online/educacion-online-versus-educacion-presencial–1478.html
  • Fernández López, Sonsoles (2004). Vademécum para la formación de profesores. Enseñar español como segunda lengua. Coord. Jesús Sánchez Lobato e Isabel S. Gallardo. Madrid. SGEL.
  • Ramírez, R. (2005) Ventajas pedagógicas de las aulas virtuales para el apoyo de la educación presencial. [En línea]. Documento disponible en: http://www.aulaglobal.net.ve/observatorio/articles.php?lng=es&pg=114
  • Sharon, I. (2009). ¿Qué sistema de desarrollo de competencia es más eficaz? [En línea]. Entrada de blog disponible en: http://www.e-learningsocial.com/blog.php?user=isaiassharon&blogentry_id=12
  • Villar, M. A. (En preparación) Modelización lingüística de folletos de promoción turística en línea y aplicaciones pedagógicas con asistencia computacional. Tesis para optar al título de Magíster en Lingüística Aplicada, Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, Argentina.

E-learning: hacia un nuevo modelo educativo

¿Qué es e-learning?

La respuesta a este interrogante puede estar teñida de incertidumbre y miedo para muchos profesionales involucrados en los procesos de formación en diferentes ámbitos. Por medio de este artículo, intentaré clarificar estas cuestiones, al mismo tiempo que dejo un espacio abierto para la reflexión y debate sobre las implicancias del e-learning en el marco de la realidad contemporánea.


Un término complejo

E-learning es un término que puede tener diferentes acepciones y puede asociarse con los conceptos de aprendizaje a distancia o aprendizaje en línea, lo cual puede resultar un tanto confuso. Considero que definir e-learning como aprendizaje a distancia a través de Internet es una visión bastante simplificada y limitada. E–learning, en su más amplio sentido, puede definirse como todo proceso formativo que implique el uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (Davies G. & Hewer S., 2008; Gavin Dudeney & Nicky Hockly, 2007). Así, este tipo de aprendizaje “electrónico” implica la distribución de conocimientos a través de Internet, intranets, entornos virtuales, actividades pedagógicas con asistencia computacional, software educativos y tecnologías móviles, entre otros medios.


Un cambio necesario en los sistemas educativos

Es evidente que la tecnología se ha convertido en un recurso indispensable para nuestra vida personal y profesional. Todos los días utilizamos ordenadores y teléfonos móviles de acuerdo con nuestras necesidades y propósitos específicos. Además, sabemos que los avances e innovaciones en este dinámico campo nos exigen adaptación y actualización constante. Sin embargo, muchos centros de formación y muchos educadores parecen segregar la tecnología, ignorando las potencialidades educativas que ésta ofrece (Good, 2008). Considero que debería existir una conexión entre los contenidos impartidos y esta realidad de estudiantes usuarios activos de Internet, celulares, MP4, etc. Deberíamos fomentar una comunicación significativa y una participación eficaz a través del uso de la tecnología, así como también la interacción y colaboración a través de redes de aprendizaje.


Una alternativa para el desarrollo de capacidades

Teniendo en cuenta la importancia de la tecnología en la vida diaria de los estudiantes y la necesidad de capacitar en el uso de estrategias y recursos, es necesario explotar al máximo el uso de las NTIC en los procesos de formación. Como educadores debemos ser capaces de crear contextos educativos interesantes y ofrecer a nuestros alumnos recursos que les permitan desarrollar las capacidades necesarias. Al utilizar las NTIC como herramientas, los alumnos producen, se comunican, buscan y comparten información, toman decisiones, analizan y generan ideas. Todas estas actividades que involucran desde el intercambio de e-mails hasta la creación de wikis y blogs, suponen un nivel superior de pensamiento. En este entorno, el docente es un facilitador de conocimiento en lugar de un transmisor de “la verdad incuestionable”, mientras que el alumno encuentra motivación en una nueva metodología basada en sus intereses, necesidades y conocimientos previos.


Conclusión

Sin lugar a dudas, la implementación del e-learning plantea un desafío. No es, sin embargo, una “visión utópica” ni una “receta mágica” que pretende salvar las deficiencias serias que caracterizan los sistemas educativos actuales. Es, en mi opinión, una alternativa necesaria de cara al futuro y dentro de un nuevo modelo de educación que proporciona diversos medios apoyados en la tecnología y suficientemente ricos en contenido para desarrollar las capacidades necesarias que demanda la realidad. Es una alternativa para un cambio significativo en el proceso de enseñanza-aprendizaje (Leal, 2008). En efecto, el uso de las TIC fomenta una enseñanza y un aprendizaje mucho más dinámicos, creativos, multidisciplinarios y exploratorios, al brindar a los estudiantes una impresionante ventana al mundo (Fontela, 2009).


Referencias