Entradas con la etiqueta ‘conocimiento’

La transformación del conocimiento a través del elearning

Los autores Nonaka y Takeuchi (1995) consideran que la creación de conocimiento es el núcleo central del Aprendizaje Organizativo y sugieren que existen cuatro procesos de conversión del conocimiento:

Procesos de conversión Definición y características Integración con e-Learning
Socialización
  • Sistematización de conceptos para generar redes de conocimiento.
  • El uso de herramientas de comunicación informatizadas y de bases de datos a gran escala facilita este proceso.
El e-Learning permite la socialización a través de:

  • Trabajo en grupo.
  • Chat.
  • Audio/videoconferencias.
  • Email.
  • Foros de discusión.
Internalización
  • Es el proceso a través del cual los individuos asimilan los nuevos conceptos relacionándolos con sus experiencias y aplicándolos a su vida diaria, lo cual enriquece su conocimiento.
El e-Learning permite la internalización a través de:

  • Itinerarios de formación.
  • Adaptación de contenidos al perfil del usuario.
  • Simulaciones.
  • Escenarios de aprendizaje personalizados.
Externalización
  • Este proceso incluye la transformación de conocimiento sin contexto (como analogías, hipótesis y modelos) a través del diálogo y la reflexión entre pares para lograr un entendimiento colectivo.
El e-Learning permite la externalización a través de:

  • Procesamiento de texto.
  • Blogs.
  • Chat.
  • Pizarras electrónicas.
  • Email.
  • Foros de debate.
Combinación
  • Este es un proceso de intercambio y distribución de experiencias, por el que se crea nuevo conocimiento a través de la interacción, la observación, la imitación y la práctica.
El e-Learning permite la combinación a través de:

  • Módulo de contenidos que pueden ensamblarse de distintas maneras de acuerdo con el perfil del estudiante y las necesidades de formación de la empresa.
  • Escenarios de aprendizaje personalizados.


A partir de este cuadro podemos ver cómo se integran las soluciones e-learning con la conversión del conocimiento a fin de fomentar el aprendizaje organizativo a través de prácticas como compartir información, intercambiar ideas y colaborar en equipo.


Si tienes alguna otra idea acerca de cómo promover el aprendizaje organizativo a través del e-Learning, por favor, déjanos tu comentario. En el siguiente artículo, continuaremos discutiendo este interesante concepto.


Referencias

  • NONAKA, I. (1991). The Knowledge-Creating Company (en español, La empresa creadora de conocimiento), Harvard Business Review, vol.69, nº6, p.96-104.
  • NONAKA, I. y TAKEUCHI, H. (1995). The Knowledge-Creating Company. Oxford University Press, Reino Unido.

En busca de un enfoque teórico para la tecnología educativa

La pregunta clave

  • Todos sabemos lo indispensable que se ha vuelto la tecnología en nuestras vidas. En las prácticas educativas, como en muchos otros ámbitos, la tecnología siempre ha estado presente. Recursos tales como grabadores, retroproyectores y, recientemente, pizarras digitales y netbooks, acompañan a los educadores en su afán por presentar y formular un tema de una manera que sea fácil de comprender.
  • Por esta razón, son cada vez más las voces que intentan realizar aportes significativos acerca de cómo hacer un uso efectivo de la tecnología en la educación.
  • A fin de contribuir con esta línea de investigación, surge el concepto de Conocimiento de Contenido Pedagógico Tecnológico (CCPT) (Mishra y Koehler, 2006) basado en el Conocimiento de Contenido Pedagógico, propuesto por Lee S. Shulman en 1986 (cit. por Mishra y Koehler, 2006).
  • El CCPT busca sustentar el uso pedagógico reflexivo de la tecnología a partir del desarrollo de una forma de conocimiento complejo.
  • El CCPT se basa en los roles y la interacción entre tres componentes principales de los entornos de aprendizaje: contenido, pedagogía y tecnología.


Componentes que forman el CCPT: contenido, pedagogía y tecnología
Figura 1. Componentes que forman el CCPT.


Bases para las buenas prácticas

  • En este modelo de CCPT, tanto el contenido como la pedagogía y la tecnología son aspectos centrales para desarrollar buenas prácticas de enseñanza.
  • Según Mishra y Koehler (2006), comprender la interacción entre estos componentes no solo permite a los educadores comprender mejor por qué es necesario usar tecnología en la enseñanza sino que también resulta indispensable para fundamentar las decisiones pedagógicas en las prácticas de e-learning.


El concepto de CCPT desplegado (Adaptación de Mishra y Koehler, 2006)
Figura 2. El concepto de CCPT desplegado (Adaptación de Mishra y Koehler, 2006).


A continuación, veremos cómo se relacionan estos tres elementos hasta formar un enfoque integral:


Conocimiento de Contenido Pedagógico

  • Este conocimiento tiene que ver específicamente con saber qué enfoques de enseñanza se adecúan al contenido y cómo se pueden organizar los elementos de ese contenido para una mejor enseñanza.
  • Incluye la representación y la formulación de conceptos, técnicas pedagógicas, conocimientos acerca de lo que dificulta o facilita el aprendizaje, conocimiento acerca de las ideas previas de los estudiantes, estrategias para resolver problemas de interpretación y teorías de epistemología.


Conocimiento de Contenido Tecnológico

  • Este conocimiento tiene que ver con la manera en que se relacionan tecnología y contenido. “Aunque la tecnología estándar puede limitar a veces los tipos de representaciones posibles del contenido, la tecnologías más avanzadas pueden ofrecen representaciones nuevas y variadas junto con una mayor flexibilidad de acceso y navegación del contenido a través de esas representaciones” (Mishra y Koehler, 2006: 1028).
  • Es por eso que los actuales instructores no solo deben conocer el tema a enseñar sino también las diferentes maneras en las que el contenido puede transformarse a partir de la aplicación de la tecnología.


Conocimiento Pedagógico Tecnológico

  • Este conocimiento tiene que ver con el entendimiento de la variedad, los componentes y las capacidades de distintas tecnologías que pueden aplicarse en contextos de enseñanza-aprendizaje y también, con el entendimiento de los cambios que puede experimentar la enseñanza a raíz del uso de una determinada tecnología.
  • Incluye el conocimiento acerca de determinadas herramientas para una tarea específica, la habilidad de seleccionar la herramienta más adecuada y las estrategias pedagógicas para usar esas herramientas. Por ejemplo, herramientas para gestionar un curso, para generar ideas, para comunicarse e interactuar, etc.


Conocimiento de Contenido Pedagógico Tecnológico

  • Este conocimiento se extiende más allá de la idea que tenemos acerca del contenido, la pedagogía y la tecnología como términos aislados.
  • “CCPT representa una clase de conocimiento que es esencial para el trabajo del docente basado en la tecnología. Este conocimiento no es aquél que desarrolla comúnmente un especialista en un tema que conoce poco de tecnología y pedagogía. Tampoco es el conocimiento que tiene un especialista en tecnología que sabe poco acerca de pedagogía ni es el conocimiento de docentes que saben poco de un tema determinado y de tecnología” (Mishra y Koehler, 2006: 1029).
  • Poseer CCPT significa ser experto en el contenido, experto en pedagogía y experto en tecnología. Y son esos conocimientos los que permiten relacionar efectivamente estos tres elementos fundamentales.


Conclusión

Por lo tanto, este modelo teórico para integrar la tecnología en la enseñanza y el aprendizaje sostiene que desarrollar una buena instrucción requiere una interrelación reflexiva de las tres fuentes de conocimiento: contenido, pedagogía y tecnología. Hacer uso de estos conocimientos como un conjunto de principios que se completan permite desarrollar estrategias y representaciones apropiadas y específicas según el contexto, lo cual no solo contribuye al desarrollo de cursos más efectivos sino que también sustenta nuestras decisiones pedagógicas.


Fuente

  • MISHRA, P. y KOEHLER, M. (2006). Technological Pedagogical Content Knowledge: A Framework for Teacher Knowledge (en español, Conocimiento de Contenido Pedagógico Tecnológico: Un marco para el conocimiento docente) En Teachers College Record Volumen 108, Número 6, Junio 2006, págs. 1017–1054. Teachers College, Columbia University, US.

Elearning: ¿un mercado en crecimiento o una visión utópica?


10 realidades

Sinopsis

  1. Los conocimientos y la capacitación pasan a ser rápidamente obsoletos. Pensemos en áreas como el marketing y la tecnología (solo por nombrar algunas), donde los avances vertiginosos requieren la actualización y la adaptación constante de la información disponible. Hoy por hoy, la capacitación, el intercambio de información, la promoción, entre otras actividades, solo pueden efectivizarse a través de tecnología.
  2. Necesidad de una capacitación just-in-time. Todos somos testigos y partícipes del ritmo de vida acelerado que caracteriza nuestra sociedad. Es así, como el profesional actual busca la “comodidad” a través de estrategias de capacitación just-in-time, es decir, estrategias que le permitan aprender rápidamente en el contexto de su trabajo. De nuevo, las tecnologías educativas nos permiten impartir este tipo de capacitación por medio de cursos de e-learning. A través de una intranet o de un “portal,” por ejemplo, puede ofrecerse un catálogo de cursos que aborden diferentes temáticas y que el empleado puede consultar “a gusto y piacere.” De una manera más tradicional, digamos a partir de cursos del tipo in-company, no se alcanza tal flexibilidad y reutilización de los contenidos.
  3. Acceso a Internet en expansión. Podríamos decir que Internet es una de las máximas expresiones de revolución tecnológica con un impacto significativo en diversos ámbitos y con la capacidad de cambiar los hábitos cotidianos de las personas. En la Argentina, el porcentaje de usuarios de Internet asciende al 50 por ciento de la población, unos 20 millones de personas, de acuerdo con un sondeo privado realizado por la consultora Prince & Cooke. Por su parte, estadísticas del Indec muestran que los accesos residenciales se incrementaron 18,1% desde marzo de 2009 a marzo 2010 mientras que los accesos en organizaciones aumentaron 48,1% durante el mismo período. Este incremento podría allanar el terreno para proyectos de e-learning más ambiciosos, como el uso de dispositivos móviles para impartir contenidos (mobile learning) en los lugares más remotos de nuestro país. Cabe destacar aquí también el programa “Conectar Igualdad,” impulsado por el gobierno nacional y que pretende entregar netbooks a tres millones de estudiantes secundarios con el objetivo de posibilitar el uso de tecnología en el aula y reducir así la brecha digital.
  4. Las empresas buscan maneras accesibles de satisfacer las necesidades de aprendizaje de trabajadores distribuidos en distintos puntos geográficos. Ya sea a través del blended learning o propuestas de e-learning tales como implementación de plataformas para la administración de contenidos y la educación a distancia, ensamblaje de módulos reutilizables (objetos de aprendizaje), teleconferencias, aplicaciones pedagógicas a través de las redes sociales, etc, la tecnología activa y facilita el aprendizaje sin limitaciones de tiempo y/o espacio.
  5. Brechas en el desarrollo de destrezas específicas impulsan nuevos modelos de enseñanza. Existen enormes brechas de conocimiento en los sistemas educativos actuales que demandan una reforma. Considero que el uso sistemático de la tecnología tanto por parte del instructor como del estudiante y el desarrollo de destrezas cognitivas para la resolución de problemas son las falencias más serias. Es aquí donde el aprendizaje autónomo, la gestión del conocimiento y el aprendizaje informal (intercambio de soluciones, ideas y opiniones entre colegas) a través del uso de herramientas tecnológicas (tales como foros, software específicos y una amplia variedad de recursos en línea) juegan un papel clave en este cambio de paradigmas educativos que llevan a ver e impartir la educación desde nuevas perspectivas.
  6. Los avances en materia de software permiten la rápida creación de contenidos multimedia interactivos (rapid e-elearning). Herramientas como Articulate® y Microsoft® Learning Content Development System permiten crear un curso de e-learning a partir de una presentación Powerpoint. La utilización de estas herramientas permite transformar una charla informativa en un curso en cuestión de días. Si se busca una mayor complejidad y calidad, también se han desarrollado paquetes integrados de programas como Adobe® e-Learning Suite que abarcan todo el proceso del diseño de cursos. ¿Qué elegiría usted: crear un curso de e-learning reutilizable a partir de la presentación de un especialista o invitar al especialista año tras años para dictar la misma capacitación?
  7. Demanda creciente por un acceso flexible a la capacitación continua. A lo largo de la última década se ha instalado la certeza de que la formación no se restringe a la vida universitaria, sino que la aplicación práctica de ese conocimiento en un puesto de trabajo debe respaldarse con el perfeccionamiento de las habilidades adquiridas. Un profesional que busca perfeccionarse puede beneficiarse gracias a la flexibilidad y variedad que hoy ofrecen los cursos en línea.
  8. El capital intelectual adquiere especial relevancia. Al considerar las tendencias actuales en reclutamiento de personal, podemos observar el fuerte hincapié que se hace en las destrezas y logros de los potenciales empleados. “La capacidad de…” es lo que se busca porque los negocios dependen cada vez más del desempeño eficiente de los empleados, quienes a su vez requieren capacitación constante y de alta calidad (cf. con La especialización profesional como herramienta fundamental en la competitividad de las empresas, más abajo).
  9. Grupos específicos y poblaciones numerosas que demandan conocimientos y destrezas para el siglo XXI. El e-learning tiene múltiples aplicaciones y variaciones, desde tutoriales en línea muy básicos y simples hasta simulaciones complejas que exigen destrezas cognitivas de orden superior. De allí, que las soluciones que pueden ofrecerse dentro de este campo sirven para satisfacer las necesidades de formación de determinados grupos, atender objetivos concretos e impartir contenidos a un gran número de usuarios de una manera más eficaz, menos costosa y a un ritmo relativamente veloz.
  10. La especialización profesional como herramienta fundamental en la competitividad de las empresas. Ser competitivos en un mercado como el actual depende de muchísimas variables y viene determinado por otros tantos factores, pero si hay algo que inevitablemente promueve el crecimiento de las empresas es la especialización profesional. Por esta razón, en los últimos años, ha crecido el número de adeptos a la formación en línea y en consecuencia, se multiplican las ofertas de títulos de Masters, cursos de idiomas y especializaciones a través de Internet. Basta con googlear una institución de prestigio, ya sea local o extranjera, para encontrar un extenso número de propuestas de formación a distancia.


Conclusión

Si pensamos en la tecnología como el uso de información (o conocimiento científico) para resolver problemas prácticos y facilitar tareas cotidianas, entonces podemos decir que no existiría un límite para el mercado de las tecnologías educativas, puesto que el e-learning puede satisfacer las demandas de todas estas realidades. Estos factores son los que motivan el crecimiento de esta industria año tras año y nos conducen a nuevas formas de capacitación y aprendizaje, más creativas, más flexibles, más dinámicas.


Fuente

  • Bielawski, L. & Metcalf, D. (2003). Scope and Applications of e-Learning Systems (en español, Alcance y aplicaciones de los sistemas de e-learning) en Blended Learning, Integrating knowledge, Performance, Support, and Online Learning. Capítulo 1 (págs. 4-8). HRD Press Inc., Amherst, Massachusetts, Estados Unidos.

La capacitación: el último orejón del tarro

1. Ni curso tradicional ni elearning estático

  • La capacitación presencial, en la mayoría de los casos, adquiere la forma de una exposición oral por parte de un instructor y puede constar de eventuales clases prácticas donde los estudiantes aplican los conocimientos adquiridos.
  • Por otra parte, los cursos en línea se diseñan, generalmente, como un todo compuesto de unidades indivisibles. Si bien, algunos pueden incluir subsecciones o módulos, no dejan de ser grandes bloques de contenido estático.
  • En el primer caso, no contamos con una capacitación reutilizable (aunque existen raras excepciones, como por ejemplo la reutilización del video de la charla en instancias de capacitación posteriores). En el segundo caso, carecemos de suficiente flexibilidad. Estas modalidades, entonces, podrían enriquecerse con recursos que podamos utilizar nuevamente y adaptar con cierta facilidad y rapidez, lo cual es económicamente conveniente ya que permite que una intervención formativa perdure.
  • Es por eso que en la actualidad, las prácticas de e-learning parecen migrar hacia el desarrollo de módulos más pequeños que puedan integrarse de maneras diversas para formar diferentes cursos (Wharrad & Leeder, 2003, cit. por Hanewald, 2009: 105). Estos bloques u objetos de aprendizaje representan una opción accesible y dinámica que serviría tanto para reactivar la inversión en la capacitación como para empezar a perderle el miedo al aprendizaje basado en el uso de tecnologías.


2. Adaptación, la clave de la supervivencia

  • Estos bloque de aprendizaje se empaquetan como objetos de aprendizaje que pueden bajarse, modificarse, redireccionarse y usarse en diferentes soportes tales como CD, DVD u otros entornos electrónicos como intranets y sistemas de gestión del aprendizaje (MOODLE, por ejemplo).
  • La característica distintiva de estos objetos de aprendizaje es el hecho de que pueden utilizarse independientemente como una actividad autónoma o como parte de una unidad de trabajo más comprehensiva. Esta última alternativa puede lograrse ensamblando muchos objetos de aprendizaje para formar un grupo de actividades secuenciadas o incorporando un objeto de aprendizaje a un curso ya existente a modo de actualización de datos.
  • Es en esta flexibilidad o capacidad de adaptación donde yace justamente la superioridad de los objetos de aprendizaje en comparación con métodos más tradicionales, ya sea presenciales o en línea (McGreal, 2004, cit. por Hanewald, 2009: 105).


3. Repositorios de conocimiento

  • Los objetos de aprendizaje se guardan en una colección o área de almacenamiento llamado repositorio digital.
  • Los repositorios ayudan a localizar e impartir objetos de aprendizaje. “Un repositorio digital proporciona un mecanismo flexible e independiente de una disciplina específica para almacenar y administrar objetos digitales y, en consecuencia, promueven la integración de conocimientos en entornos de aprendizaje” (Richardson, 2004, cit. por Hanewald, 2009: 107).


4. Flexibilidad e infinidad de posibilidades

  • Los objetos de aprendizaje son bloques modulares de construcción de contenido de aprendizaje digitalizado. Estos bloques estandarizados a través de metadatos garantizan la interoperabilidad, lo cual crea un número ilimitado de posibilidades de construcción de cursos.
  • Los objetos de aprendizaje también pueden utilizarse solo una vez o varias veces. Esta estrategia de uso repetido, o reusabilidad, es lo que permite ahorrar costos, tiempo y esfuerzo.


5. Simplemente, más productividad

  • Las características técnicas dotan a los objetos de aprendizaje con accesibilidad, interoperabilidad, manejabilidad mientras que su adaptabilidad, durabilidad, reusabilidad y recuperabilidad permiten una producción simple, económica y rápida (McGreal, 2004, cit. por Hanewald, 2009: 111).


En síntesis, la construcción paulatina de objetos de aprendizaje que puedan reutilizarse e integrarse de diversas maneras para ofrecer distintos cursos puede convertirse en una opción interesante para aquellas empresas que no quieran sacrificar la capacitación.


Y a vos, ¿qué otras alternativas se te ocurren para promover instancias de formación dentro de tu empresa?


Bibliografía

  • Hanewald, Ria (2009). Learning Objects: Projects, Potentials, and Pitfalls (en español, Objetos de aprendizaje: proyectos, potencialidades y escollos) Capítulo VII, págs. 104-119, en Rita de Cassia, Veiga Marriot y Patricia Lupion Torres (2009) Handbook of Research on e-Learning methodologies for Language Acquisition. Information Science Reference. Hershey, New York.

Proveedores de elearning: las 5 características más valoradas por los clientes

  1. El rol del proveedor de elearning como socio experimentado. Si logramos posicionarnos como expertos capaces de brindar una mirada fresca e innovadora a los procesos de formación estamos cumpliendo con el aspecto más valorado por los clientes. Demostrar que tenemos el conocimiento didáctico y específico que requiere cada negocio junto con la experiencia necesaria en la industria del e-Learning para brindar un soporte adecuado durante el proceso de desarrollo es un aspecto fundamental. De esta manera, el cliente se siente acompañado y comprendido en su problemática y necesidades de formación.
  2. Comprensión de la complejidad de un proyecto de e-Learning. Esto tiene mucho que ver con el conocimiento y la experiencia que mencionábamos anteriormente. Un conocimiento profundo acerca de los aspectos didácticos del desarrollo del contenido e información relevante de acuerdo con la realidad particular de cada organización permite desarrollar soluciones eficientes. Es poco probable que un cliente satisfecho con el servicio que recibió decida cambiar; por esta razón, es muy importante poder aportar un material de calidad, y principalmente, acorde con las características únicas de la empresa.
  3. La capacidad de planificación y cumplimiento de plazos. Si bien debemos reconocer que existen múltiples variables que pueden incidir en el desarrollo de un proyecto, gran parte del profesionalismo de un proveedor radica en su capacidad para planificar y gestionar un proyecto en tiempo y forma. Por eso, resulta fundamental el rol del Project Leader, cuya tarea es organizar, prever y administrar los resultados como así también los tiempos en cada etapa a fin de evitar diferencias radicales entre lo pautado en la etapa pre-consumo y el producto que se entrega posteriormente.
  4. Flexibilidad para enfrentar inconvenientes. El desarrollo de productos educativos en e-Learning requiere, por un lado, una determinada expertise por parte del proveedor y, por el otro, diferentes etapas de negociación que involucran tanto al proveedor como a los inversionistas para validar el contenido (entiéndase contenido como conocimiento, destrezas, etc) que se busca impartir. En este sentido, se valora tanto la disposición del especialista en e-Learning para resolver posibles problemas en cuanto al curso como su “paciencia” y flexibilidad para desarrollar conjuntamente con el cliente el producto deseado.
  5. Entrega de un producto de calidad. No sólo se trata de “virtualizar” el contenido, sino de construir una verdadera experiencia de aprendizaje que sea innovadora, atractiva y relevante para los destinatarios del curso. Además, es preciso realizar un control de calidad serio a modo de estudio piloto y, una vez implementado el curso, ofrecer un soporte a posteriori que permita actualizar y mejorar aún más el producto.


Conclusión

Experiencia, conocimiento, capacidad de planificación, flexibilidad y soporte son las cualidades que buscan nuestros clientes durante el desarrollo de un producto de e-Learning. La clave esencial es, entonces, conocer nuestras potencialidades como proveedores, evaluarnos y superarnos para poder ofrecer lo que se espera de nosotros y más.


Bibliografía


Consolide su equipo de trabajo y sus negocios con tecnología inteligente

Desarrollo de talentos

Los entornos virtuales permiten administrar de una manera más efectiva una variedad de programas de capacitación orientados a la adquisición de diferentes competencias/habilidades. Así, la oferta educativa puede incluir desde un curso de inducción hasta la capacitación en el uso de reglamentación o equipos complejos.


Construcción del conocimiento

La mayor parte del conocimiento y aprendizaje real dentro de una organización se adquieren principalmente en el trabajo y a través del intercambio de ideas con compañeros. Este invaluable conocimiento organizativo puede hacerse explícito y aprovecharse mejor a través del uso del e-Learning 2.0.


Comunidades de aprendizaje

El e-Learning 2.0 permite gestionar el conocimiento, favorece la colaboración entre pares, y mejora el desempeño del personal. Cuando se alienta la creación de pequeñas comunidades de aprendizaje dentro de las empresas, se pueden discutir nuevas ideas, sugerir mejores prácticas a través de un blog institucional, por ejemplo. Se trata de compartir ideas e interactuar entre todos, estableciendo vínculos más fuertes entre el personal.


Redes sociales

Sin lugar a dudas, la colaboración entre empleados favorece el desempeño individual, y en consecuencia, la productividad de la empresa. Los entornos de aprendizaje virtual permiten desarrollar nuevos canales de comunicación con compañeros, clientes, asesores y socios potenciales. Las redes internas y externas de profesionales son fundamentales para el crecimiento de una empresa.


Asegurarse de que su equipo de trabajo cuente con el conocimiento y las destrezas adecuados para alcanzar los objetivos de su empresa es un aspecto imperativo a la hora enfrentar nuevos desafíos y garantizar el crecimiento. Las tecnologías educativas contribuyen con la optimización de los procesos de formación a través de iniciativas de aprendizaje basadas en necesidades específicas y en nuevos canales de comunicación.


Bibliografía

  • Hamburg, Ileana y Hall Timothy (2008). Informal learning and the use of the Web 2.0 within SME training strategies. (En español, Aprendizaje informal y el uso de la Web 2.0 en estrategias de capacitación dentro de las Pymes). En e-Learning Papers. [En línea]. Documento disponible en: www.elearningpapers.eu

¿Cuáles son los beneficios de las soluciones e-learning para mi empresa?

Beneficios desde el punto de vista logístico

  • Acceso a la formación a gran escala y sin restricciones de tiempo o espacio.
  • Actualización constante del personal de la empresa, haciéndola cada vez más competitiva y eficiente.
  • Rápida adaptación a los cambios del mercado.
  • Mayor flexibilidad en cuanto a horarios y lugares de instrucción así como también de formas de distribución de los contenidos de aprendizaje.


Beneficios desde el punto de vista pedagógico

  • Formación personalizada. La plataforma MOODLE, por ejemplo, se basa en las ideas del constructivismo. Por esta razón, permite implementar cursos donde el estudiante es el principal actor en el proceso de formación al construir su conocimiento progresivamente eligiendo su propio camino de acuerdo a sus necesidades e intereses.
  • Comunicación e interactividad. A través de herramientas de comunicación sincrónica como chat y videoconferencias o asincrónica como emails y foros de discusión se pueden crear redes de aprendizaje que promueven el intercambio de información.
  • Desarrollo de estrategias. Las aplicaciones multimedia pueden activar el uso de estrategias cognitivas, metacognitivas y sociales a partir de tareas como búsqueda y análisis de información, organización y planificación del aprendizaje y participación en tareas colaborativas.


Beneficios desde el punto de vista económico

  • Amplia variedad de recursos. Se pueden combinar diferentes tipos de materiales audiovisuales y acceder a distintas fuentes de información a un costo relativamente bajo.
  • Reutilización de contenidos. Es decir, los cursos de e-learning pueden utilizarse nuevamente, modificarse, adaptarse, mejorarse, etc.
  • Administración del proceso de formación. Un sistema de e-learning permite llevar acabo diferentes funciones, por ejemplo, llevar un registro minucioso de datos referentes al número de veces de conexión del usuario, la comunicación entre usuarios, los ejercicios realizados y los resultados obtenidos.


¿Por qué elegir e-learning para mi empresa?

¿Por qué elegir elearning para mi empresa?


Como cualquier otro aspecto de negocio (investigación, ventas, marketing, producción, etc.) la capacitación requiere una inversión. Pero, siempre que se realiza una inversión, se espera obtener un beneficio. Al implementar un proyecto de e-learning se puede adaptar la formación a las necesidades particulares de su empresa a un costo bajo y de una forma innovadora. Este es un paso esencial para garantizar el éxito de una capacitación continua.


Referencias


E-learning y gestión del conocimiento

Buscando la integración del e-learning con la gestión del conocimiento

El objetivo principal de la Gestión del Conocimiento (GC; en inglés Knowledge Management) es compartir el conocimiento entre los empleados de una organización y entre organizaciones a fin de conocer las buenas prácticas y aprender unos de otros. “Esto se aprende en el día a día del trabajo, de la innovación constante, en la apuesta por encontrar nuevos caminos y formas que hagan que nuestras empresas sean mejores, más competitivas, más innovadoras. Sin las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TICs), esto hoy es casi imposible (José Lozano Galera, Presidente de la Asociación de e-Learning y Formación OnLine)”.


Por eso, se busca desarrollar nuevas herramientas tecnológicas, plataformas o software específicos para crear escenarios donde se muestren experiencias concretas, que estimulen a los empleados a compartir sus experiencias, estrategias y saberes para encontrar soluciones en forma colaborativa.


Las TICs

Permiten que la capacitación sea cada vez más personalizada, y “el buen e-Learning, facilita y desarrolla la Gestión del Conocimiento en todas las organizaciones; si aprendemos a desarrollar el e-Learning, encontraremos el mejor camino para hacer fluir el conocimiento en las organizaciones (Lozano: 2009)”. Así, el aprendizaje debería ser constante y continuo, a través de cursos bien definidos y diseñados rápidamente para satisfacer una necesidad de formación específica.


Según, Gabriel Spitz, Director de Accenture, responsable por Human Performance para Latinoamérica, “lograr esa rapidez de reacción y flexibilidad en el aprendizaje, durante los momentos de verdad en el trabajo, produciría grandes mejoras a los indicadores de las empresas y sus tiempos de respuesta a demandas nuevas. Aquí es donde entra la Gestión del Conocimiento“. Este es un punto central a la hora de confiar los desafíos de capacitación a expertos capaces de proporcionar soluciones rápidas, flexibles y adecuadas que tengan en cuenta la situación real, el entorno y los objetivos de la empresa.


Nuevos conocimientos

En el contexto de una economía global que atraviesa grandes cambios, es indispensable que las empresas tengan acceso a nuevos conocimientos y a mejores prácticas de negocios para responder con velocidad y eficacia a esta realidad. Al respecto, Nick van Dam (Global Chief Learning Officer y Change, Learning and Leadership Practice Director de Deloitte Touche Tohmatsu), sostiene que “el aprendizaje y la infraestructura de la Gestión del Conocimiento es crítica para construir y sostener ventajas competitivas en nuestra economía global. Todas las metas de aprendizaje deberían mejorar el desempeño humano, y cada una de estas ´soluciones de contenidos de aprendizaje disponibles en línea´, deberían tener un principal impacto sobre el desempeño de los negocios“.


De esta manera, el e-learning en un ambiente de negocios podría definirse como: “contenidos de aprendizaje disponibles en línea, enfocados a alcanzar objetivos de negocios (van Dam: 2009)” y todas las propuestas de capacitación que utilicen esta metodología deberían tener en cuenta dicha definición.


La gestión del conocimiento

Se debe tener una visión conjunta de la gestión del conocimiento y de la gestión del aprendizaje, de lo contrario, sólo se ofrecen recursos incompletos y obsoletos. Si entendemos gestión del conocimiento como conjunto de saberes que se generan y comparten y a la gestión del aprendizaje como la manera en que se transforman esos saberes, veremos que la Gestión del Conocimiento se convierte en un complemento de la capacitación programada, y aporta una capacitación continua.


En la actualidad, es necesario que la capacitación se actualice permanentemente y que combine el trabajo con el aprendizaje para que el nuevo conocimiento se pueda aplicar de forma inmediata a una situación real para resolver un problema real. La clave es, entonces, que el aprendizaje ocurra mientras el alumno actúa, si somos capaces de integrar sistemas de Gestión del Conocimiento, con programas de e-Learning estaremos dando un importante paso hacia el futuro y hacia el crecimiento de las organizaciones, a partir del intercambio de experiencias, el trabajo colaborativo y la capacitación constante adecuada a requisitos de aprendizaje específicos.


Referencias


Diseño instruccional: diseño multimedia

En un post anterior definimos el diseño instruccional como un procedimiento que tiene por objetivo delinear una propuesta formativa partiendo de un análisis previo de necesidades de aprendizaje específicas, además detallamos en qué consiste este procedimiento, en qué teorías del aprendizaje se fundamenta y quiénes participan en las distintas etapas.


Luego abordamos el desarrollo de contenidos y cuestiones pedagógicas tales como la selección y gradación de contenidos, las e-actividades, las estrategias de motivación y los procedimientos de evaluación. Ahora, en esta última parte, evaluaremos los aspectos tecnológicos relevantes para que una propuesta de formación en línea, materiales multimedia, o bien, software educativos contribuyan con el proceso de enseñanza-aprendizaje en lugar de entorpecerlo.


El diseño multimedial

Podemos decir que la interfaz gráfica del curso o programa es el medio que conecta al usuario con el contenido. Por ello, es importante determinar si las ilustraciones, hipermedia, los gráficos y la visualización de la información estimulan la atención y curiosidad de los estudiantes, si se organizan en múltiples formas y en contextos variados y si contribuyen a un aprendizaje significativo o interfieren en él.


La aplicación de las tecnologías informáticas y de comunicación a procesos de formación tiene como objetivo mejorar las funciones del cerebro humano para tratar la información. De esta manera, a través de la tecnología educativa, se busca ayudar a los estudiantes-usuarios a estructurar, codificar, interpretar, abstraer, discernir, clasificar, organizar, memorizar, recuperar, transformar, relacionar, transferir y utilizar los nuevos contenidos de la mejor manera posible (Londoño, 2007:3). Cuando el usuario de un sistema no sabe dónde se encuentra, o no sabe cómo volver al lugar de inicio, o cómo localizar la información que necesita, o simplemente se siente incapaz de realizar una síntesis de la información que ha podido revisar, seguramente abandonará la aplicación por sentirse perdido dentro del programa (Londoño, 2007:2).


Para prevenir este tipo de situaciones, se debe planear muy bien la estructura de navegación como así también la organización y relación jerárquica entre los distintos niveles de información y las secciones de contenido (objetos de aprendizaje) de una aplicación multimedia o sitio Web. Además, el diseño gráfico de la interfaz debe basarse en principios de usabilidad que permitan que las explicaciones sean fáciles de comprender, que se presenten de manera atractiva y que, cuando sea necesario, se ofrezca ayuda adicional para orientar correctamente al usuario dentro del sistema.


Las herramientas tecnológicas

Otro tema importante en el diseño multimedial tiene que ver con las herramientas tecnológicas que se utilizarán. La elección de los medios debe justificarse desde una perspectiva pedagógica. Sólo porque una computadora pueda producir videos no significa que los videos deban incluirse si hay otras formas más efectivas para alcanzar los objetivos del curso. Lo importante es ayudar a los estudiantes a mantener la atención y a comprender la información y los contenidos. Por otra parte, en una capacitación que se basa en la tecnología, la disponibilidad de equipos, CD-ROMs, banda ancha, y plug-ins, son factores determinantes para elegir el medio. También hay que tener en cuenta que, a veces, las primeras especificaciones técnicas se expanden en la elección de herramientas de desarrollo, incluyendo bases de datos o sistemas de seguimiento de los estudiantes.


Conclusión

Un adecuado diseño instruccional que se refleje en el guión literario y técnico, en la estructura de navegación, en la interfaz, en los recursos y en los medios tecnológicos empleados garantizará que se produzca el conocimiento (Londoño, 2007:20). Al desarrollar un medio de comunicación o un recurso digital (sea un software o un aplicación en concreto) con propósitos educativos, deben considerarse los aspectos aquí mencionados, puesto que determinarán el grado de receptividad y aprendizaje y, en consecuencia, el éxito o fracaso de un curso o programa.


Referencias