Entradas con la etiqueta ‘comunicacion’

Comunicarse para aprender, aprender para innovar

El aprendizaje informal, es decir lo que se aprende a partir de la experiencia y la práctica, adquiere especial relevancia en los contextos laborales. Cuando las nuevas ideas y los conocimientos adquiridos a partir de la experimentación convergen, puede allanarse el terreno para la resolución efectiva de problemas y la gestión adecuada de los cambios. Por esta razón, es importante:

 

  • Conectarse con quienes tienen más experiencia en un trabajo o temática determinados.
  • Generar y compartir ideas, experiencias y conocimientos.
  • Conocer lo que nuestros colegas están haciendo.
  • Aprovechar al máximo el conocimiento compartido a través de las redes de aprendizaje.

 

Las TIC facilitan todas estas prácticas y además pueden emplearse para sistematizar y organizar los saberes internos a fin promover la interacción espontánea y la formación continua. De esta manera, se podría construir la infraestructura necesaria para la innovación.

 

La flexibilidad y escalabilidad que caracteriza a las tecnologías educativas como el eLearning, el mLearning y el uLearning contribuyen con la generación, intercambio y aplicación de conocimientos de forma permanente.

 

El objetivo es desarrollar y compartir una inteligencia colectiva a través de la comunicación efectiva con el objetivo de desarrollar nuevos conocimientos y así poder innovar. Los cuerpos de conocimiento generados por usuarios, interconectados, rápidamente adaptables y abiertos a todos es el vehículo para el progreso.

 

Fuentes


E-colaboración: la tecnología al servicio de la comunicación y el aprendizaje

El aprendizaje informal —es decir, ese conjunto de actividades diarias no estructuradas que nos enseñan nuevas competencias y nos permiten poner en práctica ciertos conocimientos— es una estrategia que permite tanto abaratar costos comolograr eficiencia. En instituciones y empresas esta modalidad permite aprovechar mejor los recursos internos, hacer más dinámico el flujo de la información y promover una comunicación más significativa entre distintos agentes.


La convergencia de e-learning y de e-colaboración
Figura 1: La convergencia de e-learning y de e-colaboración.


  • A través de Wikis y plataformas educativas como Moodle se pueden compartir conocimientos, procedimientos y herramientas operacionales para desarrollar una base de conocimiento propia de cada área funcional.
  • Cuando se desarrolla un proyecto entre grupos de trabajo, se pueden utilizar sitios como del.icio.us y diigo a fin de “etiquetar” y compartir la información útil y así establecer una base de referencia estándar.
  • También se pueden gestionar comunidades de prácticas organizando reuniones en línea a través de herramientas como Meet-o-Matic y Google Calendar para, luego, interactuar de manera sincrónica a través de Skype.
  • Para compartir información operacional y monitorear las actividades de grupo de trabajo Google Docs y el sitio Drive HQ (que permite crear un servidor FTP en la “nube”) son herramientas sumamente eficaces. En mis experiencias personales con instituciones educativas y empresas, estas herramientas tienen una evaluación muy positiva, puesto que aumentan la motivación para el trabajo en equipo y mejoran la gestión de los documentos.
  • Herramientas como CMap son también muy útiles durante las etapas iniciales de proyectos colaborativos para sesiones de “lluvia de ideas” y diseño así como también para llevar un registro del intercambio de ideas, la asignación de tareas, la conformación de grupos de trabajo, etc.


Todas estas herramientas promueven el aprendizaje y la colaboración permitiendo la construcción y actualización de contenidos de una manera eficiente y a través de un formato multimedia. Trabajar colaborativamente dentro de las instituciones y las empresas crea un compromiso activo del capital humano para compartir el conocimiento y difundir las buenas prácticas (Giannatelli, 2011). De esta manera surgen nuevas formasde comunicación creativa en pos de la optimización del flujo de la información.


Fuentes


Soluciones elearning para efectivar el proceso de enseñanza-aprendizaje

Tanto en los contextos académicos como en las empresas, las tendencias de elearning han llevado a la implementación de plataformas adecuadas a necesidades de formación concretas. Conocer los servicios y beneficios que aportan estos sistemas, nos permitirá saber qué esperar y qué exigir para satisfacer las demandas de los agentes implicados en la acción formativa.


Las plataformas permiten la administración y gestión de cursos, usuarios y recursos, y buscan garantizar la mayor usabilidad de los mismos.


Gestión de cursos

  • Elaboración y organización de contenidos.
  • Gestión de calificaciones.
  • Sistemas de control y seguimiento del alumno.
  • Informes de actividades, estadísticas y registros.


Gestión de usuarios

  • Inscripción de usuarios.
  • Lista de participantes.
  • Servicio de tutorías: sincrónicas y asincrónicas.


Gestión de recursos

  • Herramientas de comunicación: mensajes, blogs, foros, chats, etc.
  • Calendario.
  • Acceso a diferentes recursos en línea: bibliotecas, cuestionarios, glosarios, etc.


Todas estas herramientas tienen como función principal promover el aprendizaje, la comunicación y la colaboración. Un diseño efectivo de entornos de aprendizaje que facilite tanto el acceso como la administración de la información puede contribuir con un aprendizaje abierto y participativo. Así, una plataforma de elearning ofrece, entre otros servicios, datos centralizados, de forma simultánea y automatizada a los tutores, al personal de recursos humanos responsable de la formación y a los alumnos a fin de:

  1. Evaluar a la evolución del proceso de enseñanza-aprendizaje.
  2. Verificar el cumplimiento de objetivos previamente definidos.
  3. Controlar el aprovechamiento de la acción formativa teniendo en cuenta el tiempo invertido como así también el desempeño de los agentes involucrados en el proceso de capacitación.


Bibliografía


Diseño instruccional: diseño multimedia

En un post anterior definimos el diseño instruccional como un procedimiento que tiene por objetivo delinear una propuesta formativa partiendo de un análisis previo de necesidades de aprendizaje específicas, además detallamos en qué consiste este procedimiento, en qué teorías del aprendizaje se fundamenta y quiénes participan en las distintas etapas.


Luego abordamos el desarrollo de contenidos y cuestiones pedagógicas tales como la selección y gradación de contenidos, las e-actividades, las estrategias de motivación y los procedimientos de evaluación. Ahora, en esta última parte, evaluaremos los aspectos tecnológicos relevantes para que una propuesta de formación en línea, materiales multimedia, o bien, software educativos contribuyan con el proceso de enseñanza-aprendizaje en lugar de entorpecerlo.


El diseño multimedial

Podemos decir que la interfaz gráfica del curso o programa es el medio que conecta al usuario con el contenido. Por ello, es importante determinar si las ilustraciones, hipermedia, los gráficos y la visualización de la información estimulan la atención y curiosidad de los estudiantes, si se organizan en múltiples formas y en contextos variados y si contribuyen a un aprendizaje significativo o interfieren en él.


La aplicación de las tecnologías informáticas y de comunicación a procesos de formación tiene como objetivo mejorar las funciones del cerebro humano para tratar la información. De esta manera, a través de la tecnología educativa, se busca ayudar a los estudiantes-usuarios a estructurar, codificar, interpretar, abstraer, discernir, clasificar, organizar, memorizar, recuperar, transformar, relacionar, transferir y utilizar los nuevos contenidos de la mejor manera posible (Londoño, 2007:3). Cuando el usuario de un sistema no sabe dónde se encuentra, o no sabe cómo volver al lugar de inicio, o cómo localizar la información que necesita, o simplemente se siente incapaz de realizar una síntesis de la información que ha podido revisar, seguramente abandonará la aplicación por sentirse perdido dentro del programa (Londoño, 2007:2).


Para prevenir este tipo de situaciones, se debe planear muy bien la estructura de navegación como así también la organización y relación jerárquica entre los distintos niveles de información y las secciones de contenido (objetos de aprendizaje) de una aplicación multimedia o sitio Web. Además, el diseño gráfico de la interfaz debe basarse en principios de usabilidad que permitan que las explicaciones sean fáciles de comprender, que se presenten de manera atractiva y que, cuando sea necesario, se ofrezca ayuda adicional para orientar correctamente al usuario dentro del sistema.


Las herramientas tecnológicas

Otro tema importante en el diseño multimedial tiene que ver con las herramientas tecnológicas que se utilizarán. La elección de los medios debe justificarse desde una perspectiva pedagógica. Sólo porque una computadora pueda producir videos no significa que los videos deban incluirse si hay otras formas más efectivas para alcanzar los objetivos del curso. Lo importante es ayudar a los estudiantes a mantener la atención y a comprender la información y los contenidos. Por otra parte, en una capacitación que se basa en la tecnología, la disponibilidad de equipos, CD-ROMs, banda ancha, y plug-ins, son factores determinantes para elegir el medio. También hay que tener en cuenta que, a veces, las primeras especificaciones técnicas se expanden en la elección de herramientas de desarrollo, incluyendo bases de datos o sistemas de seguimiento de los estudiantes.


Conclusión

Un adecuado diseño instruccional que se refleje en el guión literario y técnico, en la estructura de navegación, en la interfaz, en los recursos y en los medios tecnológicos empleados garantizará que se produzca el conocimiento (Londoño, 2007:20). Al desarrollar un medio de comunicación o un recurso digital (sea un software o un aplicación en concreto) con propósitos educativos, deben considerarse los aspectos aquí mencionados, puesto que determinarán el grado de receptividad y aprendizaje y, en consecuencia, el éxito o fracaso de un curso o programa.


Referencias


12 ventajas del e-learning

Existen diferentes posturas con respecto a este complejo interrogante, puesto que, a la hora de presentar evidencia empírica a favor o en contra del e-learning como metodología, son numerosas las variables a tener en cuenta. Algunos “tradicionalistas” rechazan todo tipo de innovación en el ámbito educativo, ya sea por miedo, desconocimiento, desinterés o por la seguridad que ofrecen los modelos convencionales.


También, hay quienes defienden la implementación del e-learning y ostentan ir a la vanguardia con las NTIC [Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación], pero sus aplicaciones tecnológicas no llegan a explotar ni profundizar adecuadamente los verdaderos beneficios del e-learning. Por otra parte, estamos quienes abogamos por un proceso de enseñanza y aprendizaje en un entorno educativo más dinámico a través del uso de la tecnología. Considero, entonces que el e-learning es más que una tecnología extravagante para estar a la moda y a continuación, destaco las ventajas que ofrece este sistema (Rendall, 1988, cit. por Davies, 2008; Hamilton, 1999, cit. por Davies, 2008; Davies, 2008; Villar, en preparación):


1. Se centra en el estudiante

Partiendo desde el análisis de necesidades para la selección y adaptación de contenidos hasta la facilidad de acceso de acuerdo según sus posibilidades, el estudiante es considerado el protagonista activo de su propio proceso formativo. Así, la formación personalizada, el control del propio progreso, y los ritmos de aprendizaje individuales adquieren especial relevancia.


2. Permite a los estudiantes crear sus propios esquemas cognitivos

El aprendizaje significativo requiere que el estudiante se involucre de forma activa en su proceso de formación y lo construya a partir de sus experiencias, conocimientos, esquemas y estrategias, que irá remodelando progresivamente. A través del entrenamiento en actividades comunicativas e interactivas, “se ensamblan aprendizaje y uso” (Fernández López, 2004).


3. Favorece la comunicación

Si buscamos crear redes de aprendizaje y puntos de encuentro entre todos los participantes del proceso educativo como así también desarrollar en los estudiantes competencias para interactuar y producir mensajes eficaces, las herramientas de comunicación tales como e-mails, chats y videoconferencias ofrecen una oportunidad inmejorable (Ramírez: 2005).


4. Ofrece todo el potencial de la interactividad

Motivando a los estudiantes a controlar la cantidad y secuenciación de los contenidos, invitándolos tanto a la acción como a la reflexión y ofreciéndoles un feedback inmediato por medio de un diálogo significativo con el ordenador.


5. Promueve una participación activa

Desde el surgimiento de la Web 2.0, la red ofrece una amplia variedad de sitios web de naturaleza social, que fomentan la participación entre comunidades de usuarios a través de servicios como blogs y wikis con el objetivo de intercambiar y compartir ideas y conocimientos./p>


6. Desarrolla estrategias

Las aplicaciones multimedia pueden activar el uso de estrategias cognitivas, metacognitivas y sociales a partir de tareas como búsqueda y análisis de información, organización y planificación del aprendizaje y participación en tareas colaborativas (conf.5).


7. Desarrolla destrezas

Las abundantes oportunidades de práctica y comunicación, la exposición a material auténtico en diferentes idiomas y la diversidad de recursos que ofrece el e-learning contribuyen, por ejemplo, al desarrollo de destrezas de producción y comprensión en el contexto de enseñanza de lenguas.


8. Ofrece una amplia variedad de recursos

El e-learning permite la combinación de diferentes materiales auditivos, visuales y audiovisuales, la utilización de distintas fuentes para consultas e investigación, una secuenciación de tareas más efectiva y numerosas oportunidades de práctica, respondiendo a estilos de aprendizaje distintos.


9. Permite la actualización y reutilización de contenidos

En los cursos de e-learning se puede incorporar cualquier modificación en cualquier momento, de acuerdo con las necesidades, intereses y comentarios de los usuarios, lo cual permite mejorar y personalizar aún más el sistema.


10. Permite un seguimiento exhaustivo del proceso de formación

El sistema de e-learning permite llevar un registro minucioso de datos referentes, por ejemplo, al número de veces de conexión del usuario, la comunicación entre usuarios, los ejercicios realizados, los resultados obtenidos y las páginas visitadas a modo de fuentes de consulta. Posteriormente, estos datos se detallan en un informe.


11. Facilita el acceso a una amplia oferta educativa

Gracias a la independencia geográfica, se logra superar las barreras tanto temporales como espaciales en beneficio de la formación de personas que viven en lugares alejados, que tienen alguna discapacidad física o que, por cualquier otro motivo, se ven imposibilitados de asistir a un centro de formación.


12. Representa una gran ventaja económica

Al analizar la relación costo-beneficioso a la hora de implementar este sistema, el resultado es concluyente: formación personalizada, óptimas oportunidades de comunicación, y una vasta fuente de recursos multimedia a disposición del usuario a un costo relativamente bajo.


Conclusión

“La importancia del e-learning para la formación, no se encuentra en su dimensión técnica, sino más bien en el control y en la significación de una serie de variables, como son la forma de presentar los contenidos, el papel del profesor y los alumnos, las herramientas de comunicación sincrónicas y asincrónicas que se utilicen y su forma de concreción en el acto didáctico, las estrategias didácticas que se movilicen, la atención a los aspectos organizativos y las e-actividades que pongamos en funcionamiento” (Cabero, 2006).


En síntesis, la efectividad del e-learning como tecnología educativa no depende tanto de factores técnicos, sino más bien de un buen sustento pedagógico y didáctico que nos permita aprovechar al máximo las ventajas aquí detalladas, creando productos multimedia educativos y sistemas de gestión de recursos de mayor calidad.


Referencias

  • Cabero, J. (2006). Bases pedagógicas del e-learning en Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento. Vol. 3-No 1. [En línea]. Documento disponible en: http://dialnet.unirioja.es/servlet/oaiart?codigo=1970689
  • Davies G. & Hewer S. (2008) Introduction to new technologies and how they can contribute to language learning and teaching. Módulo 1.1 en Davies G. (ed.) Information and Communications Technology for Language Teachers (ICT4LT), Slough, Thames Valley University [En línea]. Documento disponible en: http://www.ict4lt.org/en/en_mod1-1.htm
  • Davies G. (2008) How effective is the use of ICT in language learning and teaching? A small-scale investigation by Graham Davies. En Davies G. (ed.) Information and Communications Technology for Language Teachers (ICT4LT), Slough, Thames Valley University [En línea]. Documento disponible en: http://www.ict4lt.org/en/ICT_Effectiveness.doc
  • Davies G., Hamilton R., Weidmann B., Gabel S., Legenhausen L., Meus V. & Myers S. (2009) Managing a multimedia language centre. Módulo 3.1 en Davies G. (ed.) Information and Communications Technology for Language Teachers (ICT4LT), Slough, Thames Valley University [En línea]. Documento disponible en: http://www.ict4lt.org/en/en_mod3-1.htm
  • Essain, V. (2009).  ¿Educación online versus educación presencial? en revista Learning Review, Edición No 26, págs. 18-20. [En línea]. Documento disponible en: http://www.learningreview.com/informes-especiales-lr/guia-anual-oferta-de-formacion-online/educacion-online-versus-educacion-presencial–1478.html
  • Fernández López, Sonsoles (2004). Vademécum para la formación de profesores. Enseñar español como segunda lengua. Coord. Jesús Sánchez Lobato e Isabel S. Gallardo. Madrid. SGEL.
  • Ramírez, R. (2005) Ventajas pedagógicas de las aulas virtuales para el apoyo de la educación presencial. [En línea]. Documento disponible en: http://www.aulaglobal.net.ve/observatorio/articles.php?lng=es&pg=114
  • Sharon, I. (2009). ¿Qué sistema de desarrollo de competencia es más eficaz? [En línea]. Entrada de blog disponible en: http://www.e-learningsocial.com/blog.php?user=isaiassharon&blogentry_id=12
  • Villar, M. A. (En preparación) Modelización lingüística de folletos de promoción turística en línea y aplicaciones pedagógicas con asistencia computacional. Tesis para optar al título de Magíster en Lingüística Aplicada, Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, Argentina.