Entradas con la etiqueta ‘resolucion de problemas’

Resolución de problemas a través del crowdsourcing

¿Qué es el crowdsourcing?

  • Jeff Howe fue el primero en utilizar este término para referirse a una convocatoria abierta que invita a un grupo indeterminado de personas a contribuir con ideas innovadoras para resolver un problema específico.
  • Este tipo de modalidad es posible gracias a las tecnologías Web 2.0 y un ejemplo de crowdsourcing son los marcadores sociales (o etiquetado colaborativo) que permiten organizar la información a partir de los aportes de distintos usuarios.


Crowdsourcing


Críticas y controversias

  • Las críticas más fuertes que ha recibido este modelo de colaboración tienen que ver con la explotación o abuso de los participantes, ya que pueden recibir o no remuneración por el trabajo realizado.
  • Pero, para muchos la satisfacción personal de haber contribuido a un proyecto en comunidad es motivación suficiente mientras que para otros representa una forma de equilibrar las desigualdades sociales.


Crowdsourcing con fines pedagógicos

  • Como modelo de producción y resolución de problemas, el crowdsourcing permite utilizar la tecnología al servicio de la pedagogía y construir conocimiento de una forma más dinámica.
  • Por ejemplo, desde una organización se pueden plantear problemas hipotéticos para que comunidades en línea interactúen hasta encontrar las mejores soluciones.
  • De esta manera, no sólo se examinan problemas de una manera más rápida y económica sino que se propicia el uso de diferentes destrezas como el pensamiento analítico y la comunicación interpersonal.
  • Si el desafío intelectual se plantea dentro de una organización, se podría descubrir nuevos talentos y brindar oportunidades para formar nuevos grupos de trabajo de manera espontánea.


Conclusión

Si bien es cierto que el crowdsourcing como modalidad de trabajo ha recibido ciertos cuestionamientos, cuando la colaboración tiene como objetivo principal aprender unos de otros podría significar una nueva forma de aprendizaje colaborativo y uso de la tecnología en pos de la educación.


Fuentes


La resolución de problemas como estrategia instruccional

Por suerte, contamos con fuentes de información en línea y una comunidad de usuarios que pueden ofrecer distintas alternativas para resolver estos inconvenientes. Aquí, no nos importa tanto cómo se presenta la información, si se incluye audio o gráficos o si un personaje virtual nos explica los pasos a seguir. Lo importante es resolver el problema y eso nos motiva a analizar, sintetizar, comparar y evaluar la información que se presenta como distintas alternativas para, luego, aplicar aquella alternativa que consideramos más adecuada y encontrar así una solución.


Después de todo este proceso, nos sentimos satisfechos porque podemos decir que aprendimos algo nuevo. Este tipo de búsqueda nos lleva a construir una solución a partir de nuestros conocimientos previos y conocimientos nuevos. De esta manera, interiorizamos la información que estará disponible en caso de que nos encontremos con el mismo problema. Y, aunque no apliquemos exactamente el mismo conocimiento, podremos aplicar el mismo procedimiento de búsqueda análisis, síntesis, evaluación y aplicación de información para resolver otros problemas. Esto es lo que sucede cuando existe una necesidad real de aprendizaje y una necesidad real de hallar alternativas para resolver un problema determinado.


Generalmente, cuando hablamos de cursos de capacitación (ya sea tradicionales o de e-learning), la formación tiene que ver más con un requisito que con una necesidad de aprendizaje inmediata. Esto no significa que los cursos no sean necesarios. Pero, es esencial crear y hacer explícito un contexto en el que el estudiante se vea inmerso en una situación que le exija tomar decisiones que tendrán consecuencias “reales” y contribuirán o no a la resolución de un problema. Ésta es la manera de lograr que los estudiantes asimilen el contenido del curso y éste se vuelva parte de su conocimiento.


Al respecto, Tom Khulmann propone abordar el diseño de cursos a partir de tres preguntas fundamentales:

  1. ¿Qué situaciones requieren que el estudiante conozca la información que se presenta en el curso?
  2. ¿Cuáles son las decisiones que se espera que el estudiante tome en esas situaciones?
  3. ¿Cuáles son las consecuencias posibles de esas decisiones?


Problema/Solución
Figura 1. Pasos para crear un escenario de aprendizaje orientado a la resolución de problemas: (1) plantear una situación o problema, (2) brindar diferentes opciones para que el estudiante tome una decisión y (3) presentar las consecuencias y posible solución.


El contenido de un curso no adquiere relevancia porque es exhaustivo o porque se presenta con distintos recursos multimedia, sino por el uso que puede darle el estudiante en su vida diaria. Las tres preguntas que mencionamos anteriormente y el esquema de la Figura 1 pueden ayudarnos a organizar el contenido de nuestros cursos a partir de una situación real que haga que el curso sea interesante durante la instrucción y útil después de la instrucción.


Fuente