Entradas con la etiqueta ‘formacion’

Modalidades de formación: la mejor opción

Tipos de educación: comparación

Educación presencial Educación en línea Educación basada en la Web 2.0
Accesibilidad La asistencia frecuente puede verse afectada por la poca flexibilidad en cuanto a horarios y espacios. No sólo facilita el acceso a nivel local gracias a una mayor flexibilidad horaria, sino que también permite superar barreras de espacio. Esta modalidad es más difícil de implementar puesto que requiere, por un lado, una participación activa de todos los agentes y, por el otro, tecnologías más potentes.
Comunicación El método tradicional permite una interacción cara a cara entre el alumno y el instructor. Algunas personas no se sienten cómodas con la interacción virtual permanente. Las variadas herramientas colaborativas promueven la interacción uno a uno y también la grupal.
Enfoque En su mayoría, los cursos tradicionales se centran en el docente. La enseñanza se centra en los estudiantes. La enseñanza se centra en el aprendizaje entre pares.
Seguimiento El docente en persona es quien monitorea el progreso de los estudiantes. Automatización de los sistemas de seguimiento y control de los estudiantes. Si la interacción entre estudiante y tutor/pares no es efectiva, el estudiante puede sentirse aislado.
El rol del docente El docente siempre está disponible en persona para responder preguntas. Pero, generalmente, adopta el rol de “conocedor” indiscutible. El docente-tutor adopta el rol de facilitador, interviene para guiar al alumno en su proceso de aprendizaje. El entorno virtual hace que los tutores sean más flexibles y las herramientas colaborativas facilitan la comunicación escrita y también a través de medios audiovisuales.
Desarrollo de destrezas Se adquieren las destrezas básicas para la inserción laboral, la interacción con pares, etc. Las actividades que se proponen generalmente en este tipo de cursos son simulaciones del mundo real que preparan mejor a los estudiantes para el análisis y resolución de problemas. La capacidad de investigación y el uso de herramientas tecnológicas que demanda la participación en la Web 2.0 son críticas para el desarrollo profesional.
Participación La participación de los estudiantes es, muchas veces, desigual. Algunos participan demasiado, y esto puede inhibir a los estudiantes más tímidos. El tipo de comunicación es más equitativo y menos intimidante, lo cual redunda en una mayor participación. Por otra parte, la asistencia a la clase sólo se hace evidente cuando el estudiante participa. La incorporación de redes sociales, el mayor uso de herramientas comunicativas, la interacción con estudiantes de todo el mundo, promueven la participación individual y la interacción entre estudiantes.
Costos Al costo del curso deben sumarse costos secundarios como, por ejemplo, el transporte. Menos costosa. El costo de este tipo de formación depende del tipo de tecnología que se implemente. Pero, al analizar la relación costo-beneficio, la inversión vale la pena.
Materiales Los cursos tradicionales, generalmente, se valen de fotocopias y toma de apuntes. Existe una gran variedad de materiales disponibles en línea. Los materiales pueden crearse, manipularse, actualizarse y mejorarse, constantemente como, por ejemplo, las Wikis.
Actualización Muchas veces, en los cursos presenciales, encontramos la misma bibliografía y material de referencia año tras año. Plataformas como Moodle, a través del estándar SCORM, permiten actualizar y reutilizar recursos fácilmente. Nuevos conceptos y hallazgos pueden ser incorporados fácil y rápidamente.


Es necesario definir con precisión los objetivos de formación que persigue su empresa, así como también tener en cuenta factores relacionados con la accesibilidad, la participación y los costos, la actualización de materiales, las distintas herramientas tecnológicas y las destrezas que se buscan mejorar para poder elegir la mejor modalidad para una intervención formativa eficaz.


En síntesis

La educación presencial permite una interacción más “cercana”, por así decirlo, entre el instructor y lo alumnos; pero, condiciona la participación de algunos estudiantes, y no ofrece una flexibilidad de horarios ni una actualización de contenidos de la misma manera que las modalidades que emplean la tecnología e-learning. Estas últimas se caracterizan por ser propuestas centradas en el alumno que promueve la interacción y la colaboración con el tutor y entre pares, a través de una amplia gama de recursos que pueden crearse, manipularse, actualizarse y mejorarse de acuerdo con las necesidades específicas de formación.


Bibliografía


Diseño instruccional: desarrollo de contenidos

Haremos referencia a las implicancias que tienen los principios de aprendizaje que se adopten en la selección y gradación de contenidos, en el desarrollo de e-actividades, en la definición de estrategias de motivación y en la determinación de procedimientos de evaluación, para luego analizar cómo estos aspectos pedagógicos se combinan con la tecnología en el diseño multimedial.


Selección y gradación de contenidos

La selección y gradación de contenidos de acuerdo con el propósito general del curso es crucial a la hora de diseñar una propuesta de formación. Es aquí donde teorías y principios generales de aprendizaje nos ayudarán a decidir de qué forma incorporar los contenidos al programa, de manera tal que se optimice la efectividad de la experiencia de aprendizaje. Por ejemplo, el constructivismo concibe al aprendizaje como un proceso de apropiación y construcción de significados. En consecuencia, el entorno de aprendizaje basado en esta perspectiva debe favorecer el proceso de construcción de conocimiento a través de la incorporación de información nueva a esquemas ya existentes. Si tenemos en cuenta esta concepción diseñaremos un curso centrado en el estudiante y sus necesidades, promoviendo tareas en situaciones auténticas y, a su vez, exigiendo la integración del conocimiento con otros bloques de contenido (u objetos de aprendizaje), lo cual facilitará la asimilación de contenidos y destrezas por parte de los estudiantes.


E-actividades

Tan importante como la estructura del curso son las actividades que se desarrollarán. Las e-actividades deben ser creativas, dinámicas y relevantes de acuerdo con los intereses y necesidades de formación de los estudiantes. Deben presentar la información de manera efectiva e incentivar a la acción. Las simulaciones son un ejemplo de e-actividades que estimulan el análisis y la reflexión orientada a la resolución de problemas en situaciones de la vida real. Además de estar contextualizadas y responder a las demandas del entorno social en el que se desenvuelve el estudiante, las e-actividades deben ser variadas, fomentar el aprendizaje colaborativo, proveer recursos de referencia y garantizar la aplicabilidad de los contenidos a situaciones cotidianas para promover la adquisición de diferentes competencias.


Motivación

Los estudiantes deben sentirse motivados para continuar con el curso y no abandonarlo. Si se han tenido en cuenta los aspectos antes mencionados en relación con los contenidos y las actividades, el programa será suficientemente variado y consistente para mantener el interés de los estudiantes. Una de las razones por la que muchos estudiantes abandonan los cursos en línea es porque el diseñador instruccional simplemente utiliza sus apuntes o documentos dentro de un sistema de administración de aprendizaje, sin organizar los contenidos o diseñar las actividades adecuadas a un grupo específico de estudiantes con necesidades y características particulares. Si consideramos los intereses y características de los estudiantes, podremos diseñar un curso adaptable, es decir, que pueda ajustarse a las necesidades de los estudiantes, brindándoles actividades realmente significativas.


Seguimiento y evaluación del estudiante

Las oportunidades de práctica, la retroalimentación (feedback) y el rol del tutor son elementos cruciales de una instrucción efectiva y deben planificarse cuidadosamente para que el estudiante encuentre desafíos pero, al mismo tiempo, apoyo y orientación durante el proceso. Guardia Ortiz y Sagrá Morer sostienen al respecto que, a menudo, las actividades de evaluación no se ajustan a las necesidades de los estudiantes. “Las razones son de diferente naturaleza; en ocasiones los docentes no disponen de herramientas de producción ni asesoramiento pedagógico que les permita realizar dicha labor con la máxima agilidad y adecuación posible, y en otras, se percibe un cierto desconocimiento de los criterios que deben regir el diseño de la evaluación online como sistema de valoración de los aprendizajes adquiridos en términos de competencias profesionales.


Conclusión

Grosso modo, hemos destacado algunos aspectos pedagógicos que consideramos críticos para el diseño instruccional. En el próximo post, veremos como la pedagogía (desarrollo de contenidos) y la tecnología (diseño multimedial) se combinan en una propuesta de formación adecuada y eficiente…


Referencias


Diseño instruccional: introducción

En otros post se intentará profundizar aspectos del diseño pedagógico del curso y del diseño multimedial, destacando algunos procesos, herramientas y medios que deben tenerse en cuenta a la hora de especificar un programa de capacitación que contribuya con el desarrollo profesional de los empleados y, por ende, al crecimiento de la organización a la que pertenecen.


¿Qué es el diseño instruccional (DI)?

  • Es un procedimiento que tiene por objetivo delinear una propuesta formativa partiendo de un análisis previo de necesidades de aprendizaje específicas.
  • Es un conjunto de procesos secuenciales y lógicos que buscan facilitar y efectivizar la experiencia de aprendizaje.
  • Es una práctica sistemática que, basada en teorías y principios generales de aprendizaje, desarrolla materiales, planifica actividades y brinda especificaciones para optimizar la calidad de la instrucción.
  • Tiene que ver con la organización de contenidos de aprendizaje para promover la transferencia del conocimiento.


¿Qué procesos forman parte del DI?

Los principales procesos que tienden a guiar el DI son los siguientes:

  • Análisis de necesidades: Este análisis permite determinar los intereses y necesidades de formación de los potenciales alumnos, los medios disponibles y las características del contexto educativo.
  • Diseño: En esta etapa, se definen los objetivos de acuerdo con los resultados del análisis de necesidades. Teniendo en cuenta dichos objetivos, se planifica el curso a partir de la selección y gradación de contenidos y actividades, se desarrollan las estrategias didácticas de cada lección, se diseña la interface, se decide qué formato se utilizará para impartir el curso y se determinan los procedimientos para monitorear y evaluar el progreso de los estudiantes.
  • Desarrollo: En esta etapa, programadores, diseñadores gráficos, guionistas, asesores pedagógicos y expertos en el tema a enseñar, desarrollan las especificaciones del proyecto. Se generan los documentos, materiales y herramientas del curso, para luego llevar a cabo una primera prueba piloto.
  • Implementación y Evaluación: Esta dos últimas fases tienen que ver ya impartir del curso que se ha sido diseñado y evaluar tanto los estudiantes como el curso en relación con los objetivos planteados a partir del análisis de necesidades.
Figura 1: Fases del diseño instruccional. (Villar, en preparación)
Figura 1: Fases del diseño instruccional. (Villar, en preparación)


¿Cuáles son los modelos de DI?

  • Modelo ADDIE: Es el modelo comúnmente utilizado para crear materiales de instrucción. Este acrónimo hace referencia a las cinco fases del DI antes mencionadas: Análisis, Diseño, Desarrollo, Implementación y Evaluación.
  • Modelo de Dick y Carey: Este modelo constituye una contribución significativa al campo del DI, puesto que propone una visión sistemática de la instrucción en lugar de considerarla como una sumatoria de procesos aislados.
  • Modelo de prototipo rápido: Es una adaptación simplista del modelo ADDIE, puesto que propone un detallado análisis de necesidades y un proceso repetitivo de verificación para resolver posibles problemas sin ofrecer mayores especificaciones.
  • Sistema de aprendizaje de desarrollo instruccional: Este modelo sintetiza teorías ya existentes y propone un enfoque alternativo para el diseño instruccional, incluyendo el desarrollo y validación de mediciones de desempeño y materiales de instrucción interactivos.


Además de basarse en modelos de DI, ¿qué otras teorías y/o factores contribuyen con el DI?

  • Conductismo: Se basa en los cambios observables de comportamiento. Esta teoría tiene que ver con la automatización de nuevos patrones de comportamiento a través de la repetición constante.
  • Constructivismo: Se basa en la premisa de construcción de conocimientos por medio de nuestras propias experiencias y esquemas. Las propuestas didácticas que adoptan esta teoría se centran en la resolución de problemas en determinadas situaciones.
  • Cognitivismo: Se basa en los procesos mentales que determinan el comportamiento. Se observan los cambios en el comportamiento para determinar qué sucede en la mente del estudiante.
  • Otras perspectivas: psicología educacional, estilos de aprendizaje y enseñanza, aprendizaje basado en problemas, aprendizaje activo y aprendizaje colaborativo.


¿Quiénes se encargan del DI?

  • Equipo pedagógico: docentes, diseñadores instruccionales, asesores pedagógicos, especialistas en el tema a enseñar y desarrolladores de contenidos.
  • Equipo técnico conformado por ingenieros, diseñadores web y gráficos, analistas de sistemas y programadores.
  • Personal de la empresa: capacitadores corporativos, departamento de recursos humanos y coordinadores de programas de capacitación.
  • La asociación o empresa privada a cargo del proyecto de formación.


Si bien son muchos los factores que deben tenerse en cuenta a la hora de diseñar una propuesta de formación, tener un plan de trabajo claro de procesos sistemáticos basados en modelos de DI y teorías del aprendizaje sumado a un conjunto de profesionales altamente capacitados garantizará que efectivamente se produzca el conocimiento.


Referencias


SCORM: estándares de e-learning

La tendencia actual en el ámbito del e-learning es producir objetos de aprendizaje reutilizables empaquetados según el estándar SCORM (del inglés Sharable Content Object Reference Model, que podría entenderse como Modelo de Referencia para Objetos de Contenidos Intercambiables) para poder crear cursos con diferentes Sistemas de Gestión de Contenidos de Aprendizaje (LCMS por sus siglas en inglés) (Leyva Leyva et.al., 2006). El objetivo es garantizar principalmente la flexibilidad, la integración y la reusabilidad de estas soluciones de aprendizaje y por ello, hoy por hoy, la estandarización de los productos de e-learning resulta ser un requisito imprescindible.


¿Por qué es importante la estandarización de las tecnologías educativas?

De acuerdo con Leguizamon et.al. (2005), la estandarización promueve la interoperabilidad entre unidades de aprendizaje breves, independientes entre sí y susceptibles a ser combinadas, “de modo que los componentes instructivos puedan ser utilizados en distintas plataformas y soportes.” Para poder llevar a cabo esta tarea, la compañía ADL propuso el estándar SCORM que ofrece las normas para crear, almacenar, organizar e impartir los objetos de aprendizaje, de manera tal que dichos objetos puedan ser compartidos por cualquier sistema que respete la especificación SCORM sin necesidad de realizar ajustes engorrosos por falta de compatibilidad. Así, el modelo SCORM apunta a unificar la red global de aprendizaje cumpliendo ciertos requerimientos básicos.


¿Qué requerimientos intenta satisfacer el estándar SCORM?

  • Accesibilidad: facilidad de acceder y distribuir componentes instructivos a través de las tecnologías web.
  • Adaptabilidad: capacidad de personalizar la formación de acuerdo con las necesidades e intereses de formación de los empleados y organizaciones.
  • Durabilidad: capacidad de hacer frente a los cambios tecnológicos sin la necesidad de recurrir a un nuevo diseño o configuración.
  • Interoperabilidad: capacidad para utilizar los componentes instructivos en distintas plataformas y soportes.
  • Reusabilidad: flexibilidad para integrar componentes de enseñanza dentro de múltiples contextos y aplicaciones (Leguizamón et.al., 2005).


¿Cuáles son las herramientas necesarias para complementar su implementación?

Existen distintas herramientas para desarrollar contendidos multimedia e interactivos compatibles con SCORM. Por ejemplo, Adobe Flash permite crear objetos de aprendizaje que cumplen con este estándar. Por otra parte, para complementar el modelo SCORM, en la actualidad, se trabaja con formatos basados en XML, en concordancia con las especificaciones de IMS (Leguizamón et.al., 2005). De esta manera, se obtiene un archivo XML denominado manifest que describe las características claves del curso y contiene tres componentes principales: metadatos, tabla de contenido y recursos (archivos, enlaces) necesarios para desarrollar el curso.


¿Cómo contribuye el estándar SCORM al desarrollo del e-learning?

El avance del e-learning en los últimos años ha exigido una estandarización tanto de plataformas educativas como de contenidos de aprendizaje a fin de optimizar el proceso de aprendizaje y las propuestas de capacitación a través una mejor organización de los contenidos y un uso eficiente de recursos entre sistemas que administren contenidos educativos. En este contexto, podemos decir que SCORM es un modelo de estandarización eficaz que ofrece especificaciones abiertas, comprobadas y estables para el desarrollo de herramientas y contenidos compatibles entre sí. En síntesis, la estandarización de las tecnologías aplicadas a la formación pretende facilitar la reutilización de recursos y la interoperabilidad entre sistemas y software heterogéneos (Leguizamón et.al., 2005), superando los obstáculos que puede presentar la utilización de unidades de aprendizaje provenientes de distintas fuentes y potenciando la oferta formativa.


Bibliografía




Objeto de aprendizaje: es un conjunto de archivos digitales distribuibles a través de Internet, que conforman componentes instructivos reutilizables en diferentes contextos para formar una unidad didáctica o un curso de aprendizaje virtual.

Empaquetamiento: se refiere a la recolección y descripción de los elementos de un curso.

LCMS o Learning Content Management System: es un sistema de gestión para crear, almacenar, buscar y distribuir los contenidos u objetos de aprendizaje. Muchos de estos sistemas incluyen funcionalidades LMS (Learning Management System) para gestionar los cursos y evaluar, principalmente, la evolución de los estudiantes.

ADL o Advanced Distributed Learning: es una iniciativa del Departamento de Defensa de los Estados Unidos para implementar y desarrollar herramientas y tecnologías de aprendizaje. ADL impulsó el estándar internacional SCORM para entornos de e-learning.

XML o Extensible Markup Language o Lenguaje de Etiquetado Extensible: desarrollado por World Wide Web Consortium (W3C) y que juega un papel fundamental en el intercambio de datos. XML sirve para estructurar, almacenar e intercambiar información.

IMS o Instructional Management System: es un sistema que junto con el estándar SCORM sirve para especificar la estructura física del objeto de aprendizaje.


Proyectos de e-learning: ¿por qué Moodle?

Los criterios de selección pueden estar relacionados con una variedad de aspectos que incluyen desde el contexto donde se llevará a cabo la propuesta hasta el presupuesto con el que se cuenta y los objetivos que se pretende alcanzar a través de este tipo de formación. Si bien las potencialidades de estas herramientas de tele-formación son variadas, existen cuatro características principales que debemos priorizar al momento de elegir:



La plataforma educativa Moodle (Modular Object-Oriented Dynamic Learning Environment, en español Entorno de Aprendizaje Dinámico Modular, Orientado a Objetos), no sólo cuenta con estas cuatro [4].


1. Interactividad

El diseño de Moodle se basa en las ideas del constructivismo (Baños Sancho, 2007). En pedagogía, se denomina constructivismo a la corriente de la didáctica que afirma que el conocimiento se construye en la mente del estudiante y por medio del aprendizaje colaborativo. Así, Moodle permite implementar cursos donde el estudiante es protagonista activo de su formación y utiliza diferentes recursos (tutores en línea, material de referencia, herramientas de comunicación, compañeros de curso, etc) para construir su conocimiento progresivamente eligiendo su propio camino de acuerdo con sus necesidades e intereses.


2. Flexibilidad

La flexibilidad entendida como la adaptabilidad de una plataforma e-learning a un determinado contexto y a programas de formación específicos es un tema que requiere especial atención. Moodle es un entorno de aprendizaje muy fácil de actualizar, dispone de una interfaz muy sencilla que permite crear y administrar cursos de manera ágil. Además, los recursos creados en los cursos se pueden reutilizar adaptándose a las necesidades e intereses de la organización y sus estudiantes y cambiando a medida que el curso progresa si es necesario. Con respecto a esta característica en un estudio realizado sobre plataformas de libre distribución [4] Moodle resultó ser la mejor plataforma. Moodle proporciona, por ejemplo, una característica de adaptación denominada “lección” que orienta a los estudiantes automáticamente a través de diferentes páginas dependiendo de sus respuestas (Graf & List, 2005:3).


3. Accesibilidad

Cuando hablamos de accesibilidad hacemos referencia a las herramientas que tienen que ver con la gestión del curso y son provistas por las plataformas para controlar el acceso a zonas determinadas basadas en prerrequisitos, trabajos anteriores o resultados de pruebas. Estas herramientas también sirven para delimitar el tiempo de acceso a los materiales y ejercicios del curso y permiten que los cursos puedan tener diferentes secuencias de estudio. Moodle, por ejemplo, permite que los profesores configuren el nivel de acceso de los estudiantes (lectura, escritura, anónimo) a los foros y que cuenten con informes sobre el número de veces, hora, fecha y frecuencia de cada estudiante que accede al contenido de un curso, al foro de discusión, a evaluaciones del curso y a los ejercicios (Delgado Cejudo, 2003).


4. Estandarización

En los últimos tiempos, se ha producido un proceso de convergencia hacia un determinado estándar: ADL SCORM (Delgado Cejudo, 2003:23). Un estándar e-learning es un conjunto de reglas que adoptan las empresas que se dedican al desarrollo de herramientas tecnológicas orientadas a la educación. “Estas reglas especifican cómo los fabricantes pueden construir los cursos online y las plataformas sobre las cuales son impartidos estos cursos, de tal manera que puedan interactuar unas con otras. Estas reglas proveen modelos comunes de la información para cursos e-learning y plataformas LMS” (Delgado Cejudo, 2003:25).


Esto permite, por ejemplo incorporar contenidos de distintos proveedores en un solo programa de estudios y definir un modelo de empaquetamiento estándar para los contenidos que pueden ser empaquetados como “objetos de aprendizaje” (learning objects o LO), de tal forma que permitan a los desarrolladores crear contenidos que puedan ser fácilmente reutilizados e integrados en distintos cursos. La estandarización de los sistemas de e-learning garantiza:


  • Accesibilidad: el sistema permite el seguimiento de los progresos de los estudiantes.
  • Interoperabilidad: es posible intercambiar información entre los distintos LMS.
  • Durabilidad: la tecnología desarrollada con el estándar perdura de modo tal que los cursos no se vuelven obsoletos, sino que pueden actualizarle constantemente.
  • Reutilización: los cursos y los objetos de aprendizaje pueden utilizarse nuevamente con diferentes herramientas y en distintas plataformas.


En síntesis

Moodle soporta tecnologías de aprendizaje poderosas debido a que promueve la interactividad, la flexibilidad, la accesibilidad y la integración de contenidos, lo cual permite la personalización del aprendizaje basándose en las necesidades del usuario y una formación más eficaz.


Referencias


Blended Learning

¿Qué es Blended Learning?

Blended learning (formación mixta o semipresencial) es un proceso educativo en donde se combina el aprendizaje presencial con actividades de e-learning en orden de optimizar el resultado de la formación.


Este modelo de formación está compuesto por las técnicas tradicionales de enseñanza en donde el docente y el alumno comparten un mismo espacio físico y los recursos, tecnologías y medios tecnológicos de aprendizaje virtual.


Ventajas

Los beneficios del b-learning provienen de las dos modalidades que se combinan en este concepto, por un lado las ventajas de la formación presencial: mayor interacción entre el docente y el alumno, posibilidad de resolver problemas propios del aprendizaje de manera más rápida, fluida e instantánea, creación de vínculos más estrechos que facilitan la motivación de los alumnos y un menor índice de deserción. Y por otro lado las ventajas del e-learning: menores costos, flexibilidad horaria y geográfica, herramientas multimediales, mayor disponibilidad de los contenidos.


Desafíos

Además de los desafíos habituales de las dos modalidades que lo componen, otro gran desafío a superar es confeccionar un programa académico que logre el equilibrio justo en la combinación de ambas disciplinas para cada escenario particular de formación atendiendo a las necesidades concretas de capacitación.


Referencias


Formación de RRHH con e-learning: la importancia del análisis de necesidades en programas innovadores

Cuando hablamos de la importancia de la capacitación constante de recursos humanos como factor clave para el crecimiento organizacional y de la posibilidad de personalizar el aprendizaje de acuerdo con las necesidades específicas de los empleados a través de proyectos de e-learning, el análisis de necesidades adquiere especial relevancia en el diseño de programas de capacitación innovadores y efectivos. Este conjunto de procedimientos orientados a la identificación de objetivos, expectativas e intereses específicos permite planificar cursos basados en propósitos claros y prioridades bien definidas que se alinean con los objetivos generales de la organización.


Con respecto a esto, Christine Sullivan sostiene en su artículo “Lograr que las organizaciones adopten el e-learning: del desafío a la acción” que “la capacitación es una herramienta crítica para alcanzar los objetivos estratégicos generales de la organización. […]. Cuando el e-learning se usa claramente para ayudar a alcanzar los objetivos de negocio y esta conexión se hace evidente, los gerentes, ejecutivos y empleados tienen un mayor incentivo para apoyar los proyectos de e-learning y tomar cursos en línea.” Así, entrevistas, cuestionarios, reuniones periódicas y estudios piloto constituirían los primeros pasos para determinar la finalidad del curso e idear proyectos de e-learning adecuados a cada organización.


Los proyectos de e-learning

Un proyecto de e-learning adecuado a las necesidades específicas de una organización comenzaría, entonces, involucrando a todos sus participantes por medio del intercambio de opiniones y procesos de negociación para garantizar la relevancia de temas, el nivel de motivación, la participación activa y la rapidez en cuanto a la adquisición de conocimientos y destrezas. De esta manera, resultan cursos “hechos a medida”, lo cual permite a las organizaciones efectivizar sus procesos de capacitación a través de propuestas personalizadas y estrechamente vinculadas con los objetivos de la empresa y de los empleados.


Los proyectos de e-learning se caracterizan por ser flexibles en cuanto al tiempo y contenidos al ofrecer a los usuarios-aprendientes la posibilidad de aprender a su propio ritmo de acuerdo con sus intereses, capacidades y necesidades específicas. Además, este tipo de formación centrada en el aprendiente, ayuda a los empleados a desarrollar el pensamiento crítico y destrezas para la resolución de problemas que favorecen la autonomía en todos los ámbitos gracias al tipo de tareas (e-actividades) que se plantean.


Relacionada con estos conceptos de flexibilidad y adaptación, encontramos otra idea interesante con respecto a los proyectos de e-learning: la posibilidad de “automatizar el ciclo de vida de los contenidos de aprendizaje” (Perry, 2009). Esto es, aprovechar mejor los contenidos por medio de la integración, la reutilización y la reorientación de cursos virtuales evidenciando de esta manera todas las potencialidades que puede llegar a ofrecer la tecnología de e-learning. “La tecnología actual permite esta forma de aprendizaje a partir de objetos de aprendizaje reutilizables. Las compañías que lo utilizan fragmentan sus cursos en pequeñas partes, que luego pueden integrarse de diferentes maneras. Además estos “pequeños trozos” de conocimiento facilitan el acceso rápido a información que los aprendientes puede necesitar en un determinado momento (metodología just-in-time) (Perry, 2009)”. A través de la reutilización y segmentación de contenidos en bloques significativos dentro de entornos virtuales de aprendizaje podemos lograr:

  1. Una utilización más efectiva de los tiempos de aprendizaje.
  2. Una división de cursos en módulos que aborden diferentes aspectos de la temática en cuestión a través de diversas actividades orientadas a la rápida consecución de los objetivos.
  3. Una amplia variedad de cursos en línea.

Con respecto a este último punto, cabe destacar que es necesario contar con un adecuado asesoramiento para seleccionar apropiadamente los cursos como así también disponer de “sistemas que ofrezcan la habilidad de hacer coincidir las destrezas necesarias y necesidades individuales con módulos y/o cursos” (Sullivan, 2002).


Conclusión

La calidad de los procesos de formación es una preocupación constante dentro de las organizaciones. Teniendo en cuenta esta realidad, los proyectos de e-learning permitirían diseñar cursos más efectivos a partir de la personalización y reutilización de contenidos, puesto que los programas de capacitación desarrollados con esta tecnología reflejan tanto las necesidades de los estudiantes como los objetivos principales de la empresa. El resultado es un programa personalizado para cada estudiante con una dirección concreta que pueda satisfacer las expectativas profesionales y, al mismo tiempo, coincide con los planes de crecimiento organizacional. En síntesis, la identificación de necesidades y la definición de objetivos afines son esenciales a la hora de crear, gestionar e implementar un proyecto de e-learning que beneficie al máximo a sus usuarios.


Referencias


Formación de RRHH con e-learning: gestionando el cambio

A pesar de ser una de las tecnologías educativas más poderosas dentro de las opciones de capacitación, hoy por hoy, el e-learning no ha tenido la aceptación masiva que vaticinaban sus precursores. Esto se debe, probablemente, a que aún no se han alcanzado a comprender todos los beneficios económicos y las potencialidades educativas que presentan los proyectos de e-learning dentro de las organizaciones e instituciones del siglo XXI. “Como resultado, a pesar de la enorme variedad de materiales de e-learning disponibles, la aceptación individual no ha sido tan rápida o tan general como la industria del aprendizaje esperaba.


Una encuesta rápida realizada por CIO en línea [periódico informativo sobre tecnología en ámbitos empresariales] reveló, que el 84% de sus lectores no tenían iniciativas de e-learning en camino. Aunque CIO atribuía esto a una economía débil, también comentó que los CIO [Chief Information Officers, directores a cargo de las tecnologías de la información dentro de una compañía u organización] no entienden el potencial del e-learning. La mayoría de los encuestados atribuían esta falta de conocimiento a los problemas que tienen las compañías haciendo el cambio cultural necesario (Sullivan, 2002).”


Si bien es cierto que distanciarse de los paradigmas de enseñanza tradicional es un camino difícil, las empresas que han logrado interpretar la importancia de la capacitación constante de sus recursos humanos como factor clave tanto para el crecimiento organizacional como para el desarrollo de estrategias de negocio y también, entienden todas las ventajas del e-learning, han adoptado esta tecnología como un primer paso hacia un cambio significativo en los modelos de formación, y como la opción más redituable a corto y largo plazo para sus iniciativas de capacitación.


Por ejemplo, a través de proyectos de e-learning, se pueden ofrecer opciones de aprendizaje personalizadas y así, garantizar la mano de obra capacitada para tareas específicas. En un artículo reciente sobre cómo la tecnología de los LCMS (Learning Content Management System; en español: Sistema de Gestión de Contenidos de Aprendizaje) potencia y agiliza la capacitación de profesionales, Bill Perry (2009) afirma que la característica sobresaliente de este tipo de tecnología utilizada junto con la formación en línea es la capacidad “para distribuir rápidamente un conjunto básico de programas de capacitación, y al mismo tiempo, personalizar la capacitación para satisfacer las necesidades de empleados con diferentes trabajos”. Para ilustrar esta aseveración, Perry cita a Gaylene Galliford, gerente de Capacitación, Diseño y Desarrollo en Apria Asistencia Médica, quien explicó como el LCMS de Apria permitió “una rápida preparación y reutilización de contenidos, mientras que se proporcionaba una capacitación personalizada”.


Diseño de programa
Análisis de necesidades.
Descripción de propósitos en términos de características de la empresa, necesidades de los empleados y estrategias a desarrollar.

Evaluación del curso
Objetivos generales y específicos.
Criterios para la selección y organización de contenidos.
Tipos y secuenciación de tareas y actividades.
Papel del estudiante y del instructor.
Determinación de procedimientos de evaluación.

Informe de resultados
Desempeño del estudiante.
Eficacia y accesibilidad del sistema implementado.
Pertinencia del materal y de las actividades de instrucción.
Relevancia de contenidos.
Cumplimiento de objetivos.

Figura 1. Procedimiento para el diseño de proyectos de e-learning.


Vemos entonces que la facilidad de adaptación a las necesidades específicas del usuario final, la capacidad de administrar, distribuir y controlar actividades de formación de una manera más rápida y efectiva, la gestión de sistemas de comunicación y de materiales, la generación de informes evaluativos y la posibilidad de hacer un seguimiento más adecuado del progreso de los estudiantes caracterizan a los proyectos de e-learning y le otorgan potencialidades distintivas frente a métodos de enseñanza más tradicionales. Según el Comandante de la Fuerza Aérea Canadiense Denis Forest, miembro de la Junta Directiva de programas de capacitación para la Fuerza Aérea, citado también por Perry, asegura que “un LCMS nos permite organizar todos nuestros recursos de capacitación para que sean más ágiles en términos de dónde, [cuándo] y cómo capacitamos a nuestro personal. Sentimos que un LCMS será un catalizador que le permitirá a nuestra gente hacer su trabajo más rápido y mejor, porque ya no estarán sujetos a un único tipo de instrucción.”


En la Figura 1, podemos observar cómo se pueden administrar contenidos de aprendizaje a partir de un análisis de necesidades que nos permitirá describir el propósito concreto del programa en términos de:

  1. Objetivos generales íntimamente vinculados con las características de la empresa o institución.
  2. Objetivos específicos relacionados con los intereses y necesidades particulares de los empleados.
  3. Estrategias a desarrollar.


Esta información es valiosa en dos sentidos: permite diseñar un programa adecuado a las necesidades de la empresa y de los empleados y también, facilita la tarea a la hora de establecer los parámetros de evaluación del programa. De esta manera, los proyectos de e-learning ayudan al departamento de capacitación a responder rápidamente a las expectativas y necesidades específicas de cada empleado al mismo tiempo que proporcionan un registro minucioso del progreso de los estudiantes y sus resultados subsecuentes. En un próximo artículo –a modo de segunda parte– describiré en detalle la importancia del análisis de necesidades y la posibilidad de reutilizar y segmentar contenidos de aprendizaje en bloques significativos dentro de entornos virtuales de aprendizaje.


Conclusión

Son numerosos los beneficios del e-learning como opción de formación. Desde el punto de vista de las empresas o instituciones, podemos destacar el beneficio económico, la documentación y registro efectivos del proceso de capacitación, mejor aprovechamiento del tiempo, y la oportunidad de capacitar recursos humanos a nivel mundial. Desde el punto de vista de los empleados, enfatizamos la posibilidad de trabajar a su propio ritmo de aprendizaje en bloques de tiempo más cortos sin la necesidad de trasladarse de su lugar de trabajo. Invertir en la capacitación es un aspecto importantísimo para el crecimiento organizacional. La idea fundamental sería no sólo alinear la capacitación a través de proyectos de e-learning con los objetivos de cada organización sino también demostrar que la capacitación es una inversión que se traduce en beneficios y lograr que el e-learning sea la primera opción a la hora de evaluar iniciativas de capacitación dentro del ámbito empresarial o institucional.


Referencias


12 ventajas del e-learning

Existen diferentes posturas con respecto a este complejo interrogante, puesto que, a la hora de presentar evidencia empírica a favor o en contra del e-learning como metodología, son numerosas las variables a tener en cuenta. Algunos “tradicionalistas” rechazan todo tipo de innovación en el ámbito educativo, ya sea por miedo, desconocimiento, desinterés o por la seguridad que ofrecen los modelos convencionales.


También, hay quienes defienden la implementación del e-learning y ostentan ir a la vanguardia con las NTIC [Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación], pero sus aplicaciones tecnológicas no llegan a explotar ni profundizar adecuadamente los verdaderos beneficios del e-learning. Por otra parte, estamos quienes abogamos por un proceso de enseñanza y aprendizaje en un entorno educativo más dinámico a través del uso de la tecnología. Considero, entonces que el e-learning es más que una tecnología extravagante para estar a la moda y a continuación, destaco las ventajas que ofrece este sistema (Rendall, 1988, cit. por Davies, 2008; Hamilton, 1999, cit. por Davies, 2008; Davies, 2008; Villar, en preparación):


1. Se centra en el estudiante

Partiendo desde el análisis de necesidades para la selección y adaptación de contenidos hasta la facilidad de acceso de acuerdo según sus posibilidades, el estudiante es considerado el protagonista activo de su propio proceso formativo. Así, la formación personalizada, el control del propio progreso, y los ritmos de aprendizaje individuales adquieren especial relevancia.


2. Permite a los estudiantes crear sus propios esquemas cognitivos

El aprendizaje significativo requiere que el estudiante se involucre de forma activa en su proceso de formación y lo construya a partir de sus experiencias, conocimientos, esquemas y estrategias, que irá remodelando progresivamente. A través del entrenamiento en actividades comunicativas e interactivas, “se ensamblan aprendizaje y uso” (Fernández López, 2004).


3. Favorece la comunicación

Si buscamos crear redes de aprendizaje y puntos de encuentro entre todos los participantes del proceso educativo como así también desarrollar en los estudiantes competencias para interactuar y producir mensajes eficaces, las herramientas de comunicación tales como e-mails, chats y videoconferencias ofrecen una oportunidad inmejorable (Ramírez: 2005).


4. Ofrece todo el potencial de la interactividad

Motivando a los estudiantes a controlar la cantidad y secuenciación de los contenidos, invitándolos tanto a la acción como a la reflexión y ofreciéndoles un feedback inmediato por medio de un diálogo significativo con el ordenador.


5. Promueve una participación activa

Desde el surgimiento de la Web 2.0, la red ofrece una amplia variedad de sitios web de naturaleza social, que fomentan la participación entre comunidades de usuarios a través de servicios como blogs y wikis con el objetivo de intercambiar y compartir ideas y conocimientos./p>


6. Desarrolla estrategias

Las aplicaciones multimedia pueden activar el uso de estrategias cognitivas, metacognitivas y sociales a partir de tareas como búsqueda y análisis de información, organización y planificación del aprendizaje y participación en tareas colaborativas (conf.5).


7. Desarrolla destrezas

Las abundantes oportunidades de práctica y comunicación, la exposición a material auténtico en diferentes idiomas y la diversidad de recursos que ofrece el e-learning contribuyen, por ejemplo, al desarrollo de destrezas de producción y comprensión en el contexto de enseñanza de lenguas.


8. Ofrece una amplia variedad de recursos

El e-learning permite la combinación de diferentes materiales auditivos, visuales y audiovisuales, la utilización de distintas fuentes para consultas e investigación, una secuenciación de tareas más efectiva y numerosas oportunidades de práctica, respondiendo a estilos de aprendizaje distintos.


9. Permite la actualización y reutilización de contenidos

En los cursos de e-learning se puede incorporar cualquier modificación en cualquier momento, de acuerdo con las necesidades, intereses y comentarios de los usuarios, lo cual permite mejorar y personalizar aún más el sistema.


10. Permite un seguimiento exhaustivo del proceso de formación

El sistema de e-learning permite llevar un registro minucioso de datos referentes, por ejemplo, al número de veces de conexión del usuario, la comunicación entre usuarios, los ejercicios realizados, los resultados obtenidos y las páginas visitadas a modo de fuentes de consulta. Posteriormente, estos datos se detallan en un informe.


11. Facilita el acceso a una amplia oferta educativa

Gracias a la independencia geográfica, se logra superar las barreras tanto temporales como espaciales en beneficio de la formación de personas que viven en lugares alejados, que tienen alguna discapacidad física o que, por cualquier otro motivo, se ven imposibilitados de asistir a un centro de formación.


12. Representa una gran ventaja económica

Al analizar la relación costo-beneficioso a la hora de implementar este sistema, el resultado es concluyente: formación personalizada, óptimas oportunidades de comunicación, y una vasta fuente de recursos multimedia a disposición del usuario a un costo relativamente bajo.


Conclusión

“La importancia del e-learning para la formación, no se encuentra en su dimensión técnica, sino más bien en el control y en la significación de una serie de variables, como son la forma de presentar los contenidos, el papel del profesor y los alumnos, las herramientas de comunicación sincrónicas y asincrónicas que se utilicen y su forma de concreción en el acto didáctico, las estrategias didácticas que se movilicen, la atención a los aspectos organizativos y las e-actividades que pongamos en funcionamiento” (Cabero, 2006).


En síntesis, la efectividad del e-learning como tecnología educativa no depende tanto de factores técnicos, sino más bien de un buen sustento pedagógico y didáctico que nos permita aprovechar al máximo las ventajas aquí detalladas, creando productos multimedia educativos y sistemas de gestión de recursos de mayor calidad.


Referencias

  • Cabero, J. (2006). Bases pedagógicas del e-learning en Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento. Vol. 3-No 1. [En línea]. Documento disponible en: http://dialnet.unirioja.es/servlet/oaiart?codigo=1970689
  • Davies G. & Hewer S. (2008) Introduction to new technologies and how they can contribute to language learning and teaching. Módulo 1.1 en Davies G. (ed.) Information and Communications Technology for Language Teachers (ICT4LT), Slough, Thames Valley University [En línea]. Documento disponible en: http://www.ict4lt.org/en/en_mod1-1.htm
  • Davies G. (2008) How effective is the use of ICT in language learning and teaching? A small-scale investigation by Graham Davies. En Davies G. (ed.) Information and Communications Technology for Language Teachers (ICT4LT), Slough, Thames Valley University [En línea]. Documento disponible en: http://www.ict4lt.org/en/ICT_Effectiveness.doc
  • Davies G., Hamilton R., Weidmann B., Gabel S., Legenhausen L., Meus V. & Myers S. (2009) Managing a multimedia language centre. Módulo 3.1 en Davies G. (ed.) Information and Communications Technology for Language Teachers (ICT4LT), Slough, Thames Valley University [En línea]. Documento disponible en: http://www.ict4lt.org/en/en_mod3-1.htm
  • Essain, V. (2009).  ¿Educación online versus educación presencial? en revista Learning Review, Edición No 26, págs. 18-20. [En línea]. Documento disponible en: http://www.learningreview.com/informes-especiales-lr/guia-anual-oferta-de-formacion-online/educacion-online-versus-educacion-presencial–1478.html
  • Fernández López, Sonsoles (2004). Vademécum para la formación de profesores. Enseñar español como segunda lengua. Coord. Jesús Sánchez Lobato e Isabel S. Gallardo. Madrid. SGEL.
  • Ramírez, R. (2005) Ventajas pedagógicas de las aulas virtuales para el apoyo de la educación presencial. [En línea]. Documento disponible en: http://www.aulaglobal.net.ve/observatorio/articles.php?lng=es&pg=114
  • Sharon, I. (2009). ¿Qué sistema de desarrollo de competencia es más eficaz? [En línea]. Entrada de blog disponible en: http://www.e-learningsocial.com/blog.php?user=isaiassharon&blogentry_id=12
  • Villar, M. A. (En preparación) Modelización lingüística de folletos de promoción turística en línea y aplicaciones pedagógicas con asistencia computacional. Tesis para optar al título de Magíster en Lingüística Aplicada, Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, Argentina.