Archivo de la categoría ‘Elearning en Argentina’

Elearning en la administración pública

Elearning en la administración pública


Necesidad de una capacitación continua

  • Generalmente, las capacitaciones en la administración pública son esporádicas, presenciales y a cargo de recursos internos. Sin embargo, cada vez se hace más evidente la necesidad de una actualización continua, efectiva y rápida en cuanto a regulaciones, determinadas destrezas (destrezas interpersonales para atención al cliente, por ejemplo) o bien, temáticas más específicas propias de cada sector (tal es el caso de un proyecto de capacitación en riesgos de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales que se implementó en el Departamento de Seguridad Laboral del Instituto de Normalización Provisional (INP), dependiente del Ministerio de Trabajo y Previsión Social del Gobierno de Chile; Saavedra et al., 2008 o proyectos formativos relacionados con legislaciones actuales en distintos municipios y diputaciones de España; Gallego Gómez, 2011).
  • También se busca aprovechar la inversión en las iniciativas de capacitación y que, en lo posible, ninguna actividad “extra” interrumpa las responsabilidades laborales diarias del empleado.
  • Es necesario, por otra parte, comenzar a repensar la capacitación no solo como un derecho que contribuye al crecimiento personal y, por ende, a la igualdad de oportunidades sino también como una herramienta indispensable para optimizar el desempeño y la eficacia de cada empleado con el fin de lograr un avance organizacional constante.


Ventajas y dificultades de una solución e-learning

  • A través de la implementación de un sistema de gestión del aprendizaje, se facilita la distribución y gestión de actividades formativas básicas, ya sea módulos o cursos, al mismo tiempo que se ofrecen alternativas para la comunicación y la interacción. Estas propuestas están disponibles para un gran número de usuarios dispersos en distintos puntos geográficos y en cualquier momento.
  • Se puede crear así una especie de portal educativo que brinda una oferta constante de cursos relevantes de acuerdo con las necesidades de empleadores y empleados, dando la libertad para elegir el camino formativo a seguir.
  • Pero, el uso masivo y una mayor flexibilidad sin seguimientos y evaluaciones regulares trae aparejado el riesgo de caer en demasiada generalización y laxitud, lo cual hace que se pierda la individualidad de cada usuario en cuanto a su disponibilidad horaria, estilo de aprendizaje, conocimientos de informática, etc.



Estas necesidades planteadas en términos muy generales teniendo en cuenta las realidades específicas de la administración pública exigen nuevas metodologías de formación de uso masivo y mayor flexibilidad que permitan una capacitación sistemática capaz de atender necesidades y características individuales al mismo tiempo que intenta resolver problemas colectivos. En este contexto, vale la pena comenzar a evaluar la implementación de soluciones e-learning integrales como medios para alcanzar la eficacia y la capacitación continua en la administración pública.


Fuentes


La educación superior en el siglo XXI

Grandes desafíos

Una de las principales motivaciones y, a su vez, un gran reto para las universidades actuales tiene que ver con la capacidad de innovación en los programas de estudios a fin brindar a los futuros graduados las herramientas necesarias para desempeñarse con éxito en un mundo signado por el cambio constante y la interconectividad (McNaught et. al., 2006).


El siguiente diagrama muestra los componentes a través de los cuales se gestiona el conocimiento en el siglo XXI (McNaught et. al., 2006). Tres cambios centrales como el e-learning, la gestión de la información y la publicación digital comienzan a influir las políticas institucionales, la forma de acceder a la educación, el desarrollo del currículo y el diseño de materiales. Es evidente la necesidad de una transformación profunda a través de modelos de educación innovadores que atiendan satisfactoriamente las necesidades de los usuarios-estudiantes.



Gestión del conocimiento en el siglo XXI
Figura 1. Gestión del conocimiento en el siglo XXI.


La educación superior debe enfrentar además otros dos desafíos importantes: la capacidad de reestructuración y la predisposición ante el cambio (McKnight, 2006). Las reformas para adaptar los sistemas universitarios e implementar tecnologías educativas buscan renovar los programas de estudio tradicionales y abrir paso hacia nuevas direcciones más sustentables. Tal reestructuración demanda, por otra parte, un cambio de mentalidad de todos los participantes involucrados en los procesos de enseñanza y aprendizaje para concebir a la tecnología como un poderoso instrumento que posibilita, entre otras cosas, la accesibilidad, la comunicación y la colaboración a gran escala.


Primeros pasos en Argentina

  • En 1986, la Universidad de Buenos Aires (UBA) inicia un nuevo proyecto educativo: el Programa de Educación a Distancia de la Universidad de Buenos Aires, UBA XXI, dirigido a personas interesadas en cursar algunas de las materias del Ciclo Básico Común a través de esta modalidad. En la actualidad, dicha universidad también ofrece un entorno virtual, www.ubaxxivirtual.uba.ar, con el objetivo de potenciar la interacción entre docentes y alumnos.
  • En 1999, la Universidad Nacional de Quilmes implementa la primera experiencia en Educación no presencial utilizando TIC en Latinoamérica: la Universidad Virtual de Quilmes. La comunidad UVQ cuenta ya con más de 10.000 miembros.
  • También, hace más de una década que la Universidad Nacional del Litoral ofrece a través de su sistema UNL Virtual, propuestas de educación a distancia a todo el país (cuenta hoy con más de 15.000 estudiantes en todo el territorio nacional). Este programa de educación a distancia busca “promover la democratización del acceso a los conocimientos y a la educación superior”.
  • Desde el año 2004, la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Catamarca cuenta con un entorno virtual de aprendizaje, donde se dispone de diversos recursos interactivos que los alumnos de la institución pueden consultar.
  • En el 2010, la UTN (ciudad de Mendoza) comienza a implementar el uso de herramientas de enseñanza en línea para las Carreras de Turismo y Hotelería. Además, cuenta con un aula virtual que incluye una interesante oferta de programas de educación a distancia.
  • En términos generales, estos programas con modalidad a distancia ofrecen: (1) ayuda para el ingreso a carreras de grado tradicionales, (2) formación y especialización según las demandas concretas del mercado laboral actual, y (3) actualización docente a través de una modalidad flexible y adecuada con los ritmos y exigencias diarias del estudiante.
  • Estas son solo algunas de las propuestas educativas a distancia actualmente disponibles en el territorio argentino. Según datos publicados en el sitio web Becas & Empleos, el mapa de la educación superior en la Argentina para el 2011 incluye más de 1.000 alternativas bajo esta modalidad.


El siguiente gráfico muestra estimaciones aproximadas de la oferta educativa a través de la modalidad a distancia en nuestro país. Las universidades públicas parecen liderar en la implementación de TIC a los procesos de formación con un total de aproximadamente 528 carreras y cursos (354 de posgrado y 174 de grado). Siguen, luego, los institutos terciarios privados que ofrecen cerca de 478 cursos. En tercer lugar, se ubican las opciones de capacitación a cargo de la gestión privada con 185 carreras y cursos de posgrado y 112 carreras de grado (un total de 297 carreras y cursos).


Oferta educativa a distancia en la Argentina

Figura 2. Oferta educativa a distancia en la Argentina:

  1. Carreras y cursos de posgrado de universidades privadas
  2. Carreras y cursos de posgrado de universidades públicas
  3. Carreras y cursos de grado de universidades privadas
  4. Carreras y cursos de grado de universidades públicas
  5. Carreras de institutos terciarios privados


Con respecto a los temas que abordan los cursos en línea que se detallan en la página web antes mencionada, el 32% de las propuestas proporcionan una formación en algún tipo de administración, el 30% son cursos destinados a la formación y actualización en docencia, y en un menor porcentaje (entre el 8% y el 12%) encontramos cursos que abarcan temáticas tales como psicología, informática, agro y medicina.


Distribución de cursos por temática
Figura 3. Distribución de cursos por temática.


Un período de transición

La educación superior actual está atravesando, sin lugar a dudas, una interesante metamorfosis al mismo tiempo que enfrenta encrucijadas críticas. Para sobrevivir y prosperar, las universidades y colegios tienen una gran cantidad de reestructuración y reforma por delante.


En el próximo artículo exploraremos un poco más el rol de la tecnología en la educación superior y discutiremos las estrategias de e-learning para superar algunos de los desafíos que deben enfrentar las universidades en el siglo XXI.


Bibliografía

  • McKnight, S. (2006). Changing the mindset: from traditional on-campus and distance education to online teaching and learning (en español, Cambiando la mentalidad: de la educación presencial y a distancia tradicionales a la enseñanza y aprendizaje en línea). En E-learning and Digital Publishing, Capítulo 4, págs. 45-68. Springer, Holanda.
  • McNaught, C., Poon P. y Ching H. (2006). Issues in organizing and disseminating knowledge in the 21st century (en español, Cuestiones en la organización y diseminación del conocimiento en el siglo XXI). En E-learning and Digital Publishing, Capítulo 1, págs. 1-10. Springer, Holanda.


Fuentes


Elearning: ¿un mercado en crecimiento o una visión utópica?


10 realidades

Sinopsis

  1. Los conocimientos y la capacitación pasan a ser rápidamente obsoletos. Pensemos en áreas como el marketing y la tecnología (solo por nombrar algunas), donde los avances vertiginosos requieren la actualización y la adaptación constante de la información disponible. Hoy por hoy, la capacitación, el intercambio de información, la promoción, entre otras actividades, solo pueden efectivizarse a través de tecnología.
  2. Necesidad de una capacitación just-in-time. Todos somos testigos y partícipes del ritmo de vida acelerado que caracteriza nuestra sociedad. Es así, como el profesional actual busca la “comodidad” a través de estrategias de capacitación just-in-time, es decir, estrategias que le permitan aprender rápidamente en el contexto de su trabajo. De nuevo, las tecnologías educativas nos permiten impartir este tipo de capacitación por medio de cursos de e-learning. A través de una intranet o de un “portal,” por ejemplo, puede ofrecerse un catálogo de cursos que aborden diferentes temáticas y que el empleado puede consultar “a gusto y piacere.” De una manera más tradicional, digamos a partir de cursos del tipo in-company, no se alcanza tal flexibilidad y reutilización de los contenidos.
  3. Acceso a Internet en expansión. Podríamos decir que Internet es una de las máximas expresiones de revolución tecnológica con un impacto significativo en diversos ámbitos y con la capacidad de cambiar los hábitos cotidianos de las personas. En la Argentina, el porcentaje de usuarios de Internet asciende al 50 por ciento de la población, unos 20 millones de personas, de acuerdo con un sondeo privado realizado por la consultora Prince & Cooke. Por su parte, estadísticas del Indec muestran que los accesos residenciales se incrementaron 18,1% desde marzo de 2009 a marzo 2010 mientras que los accesos en organizaciones aumentaron 48,1% durante el mismo período. Este incremento podría allanar el terreno para proyectos de e-learning más ambiciosos, como el uso de dispositivos móviles para impartir contenidos (mobile learning) en los lugares más remotos de nuestro país. Cabe destacar aquí también el programa “Conectar Igualdad,” impulsado por el gobierno nacional y que pretende entregar netbooks a tres millones de estudiantes secundarios con el objetivo de posibilitar el uso de tecnología en el aula y reducir así la brecha digital.
  4. Las empresas buscan maneras accesibles de satisfacer las necesidades de aprendizaje de trabajadores distribuidos en distintos puntos geográficos. Ya sea a través del blended learning o propuestas de e-learning tales como implementación de plataformas para la administración de contenidos y la educación a distancia, ensamblaje de módulos reutilizables (objetos de aprendizaje), teleconferencias, aplicaciones pedagógicas a través de las redes sociales, etc, la tecnología activa y facilita el aprendizaje sin limitaciones de tiempo y/o espacio.
  5. Brechas en el desarrollo de destrezas específicas impulsan nuevos modelos de enseñanza. Existen enormes brechas de conocimiento en los sistemas educativos actuales que demandan una reforma. Considero que el uso sistemático de la tecnología tanto por parte del instructor como del estudiante y el desarrollo de destrezas cognitivas para la resolución de problemas son las falencias más serias. Es aquí donde el aprendizaje autónomo, la gestión del conocimiento y el aprendizaje informal (intercambio de soluciones, ideas y opiniones entre colegas) a través del uso de herramientas tecnológicas (tales como foros, software específicos y una amplia variedad de recursos en línea) juegan un papel clave en este cambio de paradigmas educativos que llevan a ver e impartir la educación desde nuevas perspectivas.
  6. Los avances en materia de software permiten la rápida creación de contenidos multimedia interactivos (rapid e-elearning). Herramientas como Articulate® y Microsoft® Learning Content Development System permiten crear un curso de e-learning a partir de una presentación Powerpoint. La utilización de estas herramientas permite transformar una charla informativa en un curso en cuestión de días. Si se busca una mayor complejidad y calidad, también se han desarrollado paquetes integrados de programas como Adobe® e-Learning Suite que abarcan todo el proceso del diseño de cursos. ¿Qué elegiría usted: crear un curso de e-learning reutilizable a partir de la presentación de un especialista o invitar al especialista año tras años para dictar la misma capacitación?
  7. Demanda creciente por un acceso flexible a la capacitación continua. A lo largo de la última década se ha instalado la certeza de que la formación no se restringe a la vida universitaria, sino que la aplicación práctica de ese conocimiento en un puesto de trabajo debe respaldarse con el perfeccionamiento de las habilidades adquiridas. Un profesional que busca perfeccionarse puede beneficiarse gracias a la flexibilidad y variedad que hoy ofrecen los cursos en línea.
  8. El capital intelectual adquiere especial relevancia. Al considerar las tendencias actuales en reclutamiento de personal, podemos observar el fuerte hincapié que se hace en las destrezas y logros de los potenciales empleados. “La capacidad de…” es lo que se busca porque los negocios dependen cada vez más del desempeño eficiente de los empleados, quienes a su vez requieren capacitación constante y de alta calidad (cf. con La especialización profesional como herramienta fundamental en la competitividad de las empresas, más abajo).
  9. Grupos específicos y poblaciones numerosas que demandan conocimientos y destrezas para el siglo XXI. El e-learning tiene múltiples aplicaciones y variaciones, desde tutoriales en línea muy básicos y simples hasta simulaciones complejas que exigen destrezas cognitivas de orden superior. De allí, que las soluciones que pueden ofrecerse dentro de este campo sirven para satisfacer las necesidades de formación de determinados grupos, atender objetivos concretos e impartir contenidos a un gran número de usuarios de una manera más eficaz, menos costosa y a un ritmo relativamente veloz.
  10. La especialización profesional como herramienta fundamental en la competitividad de las empresas. Ser competitivos en un mercado como el actual depende de muchísimas variables y viene determinado por otros tantos factores, pero si hay algo que inevitablemente promueve el crecimiento de las empresas es la especialización profesional. Por esta razón, en los últimos años, ha crecido el número de adeptos a la formación en línea y en consecuencia, se multiplican las ofertas de títulos de Masters, cursos de idiomas y especializaciones a través de Internet. Basta con googlear una institución de prestigio, ya sea local o extranjera, para encontrar un extenso número de propuestas de formación a distancia.


Conclusión

Si pensamos en la tecnología como el uso de información (o conocimiento científico) para resolver problemas prácticos y facilitar tareas cotidianas, entonces podemos decir que no existiría un límite para el mercado de las tecnologías educativas, puesto que el e-learning puede satisfacer las demandas de todas estas realidades. Estos factores son los que motivan el crecimiento de esta industria año tras año y nos conducen a nuevas formas de capacitación y aprendizaje, más creativas, más flexibles, más dinámicas.


Fuente

  • Bielawski, L. & Metcalf, D. (2003). Scope and Applications of e-Learning Systems (en español, Alcance y aplicaciones de los sistemas de e-learning) en Blended Learning, Integrating knowledge, Performance, Support, and Online Learning. Capítulo 1 (págs. 4-8). HRD Press Inc., Amherst, Massachusetts, Estados Unidos.

La capacitación en la Argentina de hoy

Es evidente el impacto de la crisis financiera mundial en las empresas argentinas. El miedo a la inversión, la necesidad de percibir por lo menos un crecimiento leve, la búsqueda constante de estrategias que aseguren un posicionamiento en el mercado y el recorte de algunos costos “innecesarios” o “prescindibles” son algunos efectos colaterales de la inestabilidad económica. ¿Es la capacitación uno de esos costos “innecesarios” o “prescindibles”? En esta entrevista, charlamos con uno de los responsables del Departamento de Recursos Humanos de Nabors International Argentina S.R.L., Mario Bendolini, para conocer la realidad de su empresa en tiempos de recesión.


EVO I.T.: ¿Cómo se detectan las necesidades y prioridades de formación del personal?


Mario Bendolini: En la mayoría de los casos, las necesidades de formación se determinan de acuerdo con lo que solicitan los clientes. Por ejemplo, en la actualidad, gran parte de las temáticas de formación tienen que ver con la Higiene y Seguridad en el ámbito laboral. Por otra parte, nuestros empleados pueden proponer un entrenamiento específico de acuerdo con sus necesidades e intereses.


EVO I.T.: ¿Qué tipo de capacitación se brinda actualmente desde su organización: presencial, en línea o una combinación de ambas?


MB: Hoy por hoy, el 100% de las capacitaciones son presenciales. Si bien, en algún momento, implementamos capacitación en línea, por ahora, no estamos contratando esa modalidad.


EVO I.T.: Al seleccionar la modalidad de capacitación, ¿qué factores inciden?


MB: Como se trata de capacitaciones específicas, en general, la modalidad la establece el proveedor. Cabe destacar que los cursos tienen habilitaciones asociadas: manejo de cargas, control de surgencias, manejo defensivo, etc., y por ende, algunas prácticas deben ser presenciales.


EVO I.T.: ¿Cuál es la estrategia a seguir en tiempos de recesión para garantizar el continuo desarrollo del personal?


MB: En ese sentido, la capacitación se convierte en un tema estratégico. Cuando se vencen las habilitaciones, la funcionalidad del recurso humano va disminuyendo, por lo que el servicio que se ofrece tiene deficiencias, por eso hay que mantenerlo actualizado a pesar de estar atravesando una crisis o recesión.


EVO I.T.: ¿Ha tenido la oportunidad de implementar la tecnología e-learning en sus programas de capacitación? Si es así, ¿cuál es su evaluación de esta experiencia?


MB: A pesar de tener poca experiencia en la implementación de cursos de e-Learning, considero que debemos ser bastantes rigurosos a la hora de evaluar los plazos en este tipo de capacitación. Es muy importante establecer plazos estrictos para el desarrollo de las capacitaciones porque el estudiante puede demostrar cierta laxitud, ya que sabe que tiene a su disposición por todo el tiempo que quiera y en el horario que sea el curso y la evaluación.


Conclusión

Si bien, aún el panorama es incierto y la capacitación —ya sea presencial, en línea o bajo la modalidad blended learning— no es el área que recibe mayor atención en las empresas argentinas, coincidimos plenamente con Mario cuando destaca la necesidad de mantener actualizado al personal a pesar de la crisis. La capacitación es una de las estrategias que garantiza la funcionalidad de los recursos humanos.