Entradas con la etiqueta ‘tecnologia’

Empresas 2.0: tecnologías emergentes

Tendencia 1: Servicios en la nube

En nuestro artículo «Computación en la nube», habíamos citado los ejemplos más comunes dentro de este tipo de servicios:


«Muchas de las tecnologías que usamos todos los días están basadas en la nube: la mayoría de las aplicaciones móviles, las aplicaciones de Google (por ejemplo, Google Docs) y entornos colaborativos como Facebook y Linkedln (Villar, 2011)». Además, encontramos servicios de almacenamiento virtual como Dropbox y ADrive, entre tantos otros.


El uso extendido de dispositivos móviles, el teletrabajo, el aprendizaje ubicuo y la comunicación digital impulsan el uso del almacenamiento en discos duros virtuales y la compleción de tareas a través de aplicaciones web en lugar de herramientas ofimáticas de escritorio. Poco a poco, las empresas guardan, transfieren y editan datos a través de estas tecnologías, lo cual les permite abaratar costos y dinamizar algunos de sus procedimientos.


Tendencia 2: Plataformas de software social

El término Empresa 2.0 (en inglés, Enterprise 2.0) hace referencia a las organizaciones que utilizan aplicaciones web 2.0 como Google, Wikipedia, Twitter, Facebook, etc. y/o software social como IBM Connections y Microsoft Sharepoint para almacenar, compartir y crear contenido así como también para crear comunidades de aprendizaje que faciliten la comunicación y la colaboración.


¿Qué beneficios traen las plataformas de software social a las empresas?


  • «Mejor comunicación y colaboración entre empleados tanto de la misma oficina como en locaciones remotas (Román, 2011)».
  • Acceso rápido a documentos y bases de conocimiento.
  • Creación de repositorio de contenidos que proporcionan nuevos espacios de interacción y aprendizaje.
  • Reducción de costos de comunicación (entre agentes internos y también con agentes externos como socios, clientes, etc.) y marketing.


Tendencia 3: Dispositivos móviles

Estos dispositivos permiten una gran cantidad de posibilidades en cuanto al lugar y al momento de trabajar, aprender y comunicarse. Esto hace que actualmente se desarrolle una amplia variedad de aplicaciones y contenidos para estos dispositivos. Dentro de este contexto, cabe destacar que el aprendizaje móvil comienza a perfilarse como una oportunidad para el aprendizaje personalizado y una mayor productividad, ofreciendo las siguientes ventajas:


  • Aprendizaje en el contexto laboral a través del acceso just-in-time a recursos y contenidos.
  • Refuerzo de conceptos clave y colaboración entre partes.
  • Mejores decisiones basadas en el acceso a la información y la posibilidad de una mejor comunicación.


Servicios en la nube, plataformas de software social y dispositivos móviles nos facilitan no solo el acceso y consumo de información sino también la posibilidad de generar, «curar» y compartir contenidos. Estas prácticas están modificando nuestras conductas de aprendizaje e interacción con recursos y personas, lo cual también traerá aparejado cambios a nivel organizacional. ¿Está usted preparado para enfrentarlos?


Fuentes


Cuando la tecnología es un medio para la inclusión social

¿Qué es la e-inclusión?

  • La e-inclusión tiene que ver con el uso de tecnologías en la lucha contra la exclusión social a fin de permitir que los grupos más desfavorecidos puedan mejorar su calidad de vida.
  • El nivel educativo, el estatus socio-económico, la ubicación geográfica, el género, la edad, la pertenencia a determinados grupos étnicos, la presencia de discapacidades, son todos aspectos que explican la exclusión digital de distintos colectivos y la agudización de su situación de exclusión social (Fossatti, 2009)”.


¿Cuáles son los objetivos de las iniciativas de e-inclusión?

  • Promover y facilitar el acceso a la educación y capacitación constante a través de programas de e-learning.
  • Promover y facilitar el acceso a oportunidades laborales a través de páginas y portales destinados a tal fin.
  • Promover y facilitar el acceso a nuevas formas de comunicación e interacción tales como comunidades de aprendizaje en línea.


¿Cuál es el mayor desafío tanto para los diseñadores de programas como para los usuarios?

  • Si bien existen impedimentos que son intrínsecos a cada individuo como la falta de confianza o de motivación, también hay barreras en la producción de los sistemas de e-learning, como el desarrollo de sistemas excesivamente formales, tecnologías no adaptadas, completa ausencia de contextos significativos y adopción de metodologías generalistas que no prestan la atención necesaria a los contextos culturales y sociales (Apostopoulou, Georgia, et al., 2004)”.
  • Para la formación en estos contextos de exclusión debería adoptarse una metodología basada en la resolución de problemas a fin crear programas personalizados y significativos. “Un curso general de cómo usar diversos programas de edición gráfica, puede resultar útil, pero es mucho mejor un curso para solucionar problemas donde se explique, por ejemplo, cómo hacer panfletos para clubs, que es, además de un buen motivador, una posible oportunidad de trabajo para un joven desempleado en un área de extrema pobreza (Apostopoulou, Georgia, et al., 2004)”.


Algunos ejemplos de programas de e-inclusión en Europa

  • E-learning for e-Inclusion, en español Aprendizaje electrónico para la inclusión digital, es “un proyecto que persigue la creación de una biblioteca digital de estrategias y metodologías para combatir la exclusión social y digital y de este modo contribuir a disminuir la llamada brecha digital (Casacuberta, 2007a)”.
  • El Proyecto Ómnia, de la GENERALITAT DE CATALUÑA, nació en el año 1999 con el objetivo de prevenir y luchar contra la exclusión social mediante las TIC y ha logrado implementar en puntos estratégicos dentro de barrios desfavorecidos puestos informáticos a fin de promover el uso de tecnología entre personas en situación de riesgo de exclusión.
  • A fin de garantizar la inserción laboral y las posibilidades de empleabilidad, en Italia, se ofrece acceso a información sobre empleo, emprendimientos, TIC, etc. a través de la red de centros de información para los jóvenes Centri Informa Giovani59, constituida por más de 500 centros en grandes y pequeñas ciudades.
  • El proyecto “Stepping Stones” [Piedra Angular] se estableció en Irlanda en 1996 con el propósito de ayudar a los adultos con dificultades de aprendizaje y/o discapacidades, brindándoles la posibilidad de acceder a capacitación acreditada que les permitiera conseguir empleo.


Los primeros pasos en Latinoamérica

  • El proyecto BEACON (2007-2010) es un consorcio brasileño-europeo que tiene por objetivo estudiar una metodología de aprendizaje a distancia mediante la televisión digital y ofrecer servicios de t-learning que promuevan la inclusión social en Sao Paulo (Brasil).
  • El proyecto EdiTV, desarrollado desde la Universidad de Cauca (Colombia), la Universidad Autónoma de Occidente (Cali-Colombia) y con la colaboración de la Universidad de Oviedo desde España, busca usar una red de TDT (Televisión Digital Terrestre) con fines educativos inclusivos y convertirse en una alternativa para complementar la formación a distancia.
  • En Catamarca, Argentina, la ONG, PRODEMU, brindó en 2002 una capacitación en el uso de las TIC a mujeres jóvenes provenientes de una comunidad rural pobre con el objetivo de mejorar el diseño y comercialización de artesanías locales. Se creó una página web para promover los productos y se mejoró el empaquetado, lo cual trajo aparejado un incremento en las ventas y la posibilidad de un empleo redituable para estas mujeres en su propia comunidad.


Las TIC pueden convertirse en instrumentos con un valor especial para promover la educación continua, la búsqueda de oportunidades de empleo y, en consecuencia, la reducción de las desigualdades sociales. Poder utilizar los elementos básicos de internet para buscar empleo y oportunidades de formación, participar en instancias de aprendizaje colaborativo, acceder a contenidos relevantes y programas de acuerdo con sus características y necesidades son actividades que pueden estimular a los grupos vulnerables para que desarrollen capacidades intelectuales y actitudinales que les permitan adaptarse a la sociedad de la información, lo cual es esencial para una inclusión social exitosa.


Bibliografía


E-colaboración: la tecnología al servicio de la comunicación y el aprendizaje

El aprendizaje informal —es decir, ese conjunto de actividades diarias no estructuradas que nos enseñan nuevas competencias y nos permiten poner en práctica ciertos conocimientos— es una estrategia que permite tanto abaratar costos comolograr eficiencia. En instituciones y empresas esta modalidad permite aprovechar mejor los recursos internos, hacer más dinámico el flujo de la información y promover una comunicación más significativa entre distintos agentes.


La convergencia de e-learning y de e-colaboración
Figura 1: La convergencia de e-learning y de e-colaboración.


  • A través de Wikis y plataformas educativas como Moodle se pueden compartir conocimientos, procedimientos y herramientas operacionales para desarrollar una base de conocimiento propia de cada área funcional.
  • Cuando se desarrolla un proyecto entre grupos de trabajo, se pueden utilizar sitios como del.icio.us y diigo a fin de “etiquetar” y compartir la información útil y así establecer una base de referencia estándar.
  • También se pueden gestionar comunidades de prácticas organizando reuniones en línea a través de herramientas como Meet-o-Matic y Google Calendar para, luego, interactuar de manera sincrónica a través de Skype.
  • Para compartir información operacional y monitorear las actividades de grupo de trabajo Google Docs y el sitio Drive HQ (que permite crear un servidor FTP en la “nube”) son herramientas sumamente eficaces. En mis experiencias personales con instituciones educativas y empresas, estas herramientas tienen una evaluación muy positiva, puesto que aumentan la motivación para el trabajo en equipo y mejoran la gestión de los documentos.
  • Herramientas como CMap son también muy útiles durante las etapas iniciales de proyectos colaborativos para sesiones de “lluvia de ideas” y diseño así como también para llevar un registro del intercambio de ideas, la asignación de tareas, la conformación de grupos de trabajo, etc.


Todas estas herramientas promueven el aprendizaje y la colaboración permitiendo la construcción y actualización de contenidos de una manera eficiente y a través de un formato multimedia. Trabajar colaborativamente dentro de las instituciones y las empresas crea un compromiso activo del capital humano para compartir el conocimiento y difundir las buenas prácticas (Giannatelli, 2011). De esta manera surgen nuevas formasde comunicación creativa en pos de la optimización del flujo de la información.


Fuentes


En busca de un enfoque teórico para la tecnología educativa

La pregunta clave

  • Todos sabemos lo indispensable que se ha vuelto la tecnología en nuestras vidas. En las prácticas educativas, como en muchos otros ámbitos, la tecnología siempre ha estado presente. Recursos tales como grabadores, retroproyectores y, recientemente, pizarras digitales y netbooks, acompañan a los educadores en su afán por presentar y formular un tema de una manera que sea fácil de comprender.
  • Por esta razón, son cada vez más las voces que intentan realizar aportes significativos acerca de cómo hacer un uso efectivo de la tecnología en la educación.
  • A fin de contribuir con esta línea de investigación, surge el concepto de Conocimiento de Contenido Pedagógico Tecnológico (CCPT) (Mishra y Koehler, 2006) basado en el Conocimiento de Contenido Pedagógico, propuesto por Lee S. Shulman en 1986 (cit. por Mishra y Koehler, 2006).
  • El CCPT busca sustentar el uso pedagógico reflexivo de la tecnología a partir del desarrollo de una forma de conocimiento complejo.
  • El CCPT se basa en los roles y la interacción entre tres componentes principales de los entornos de aprendizaje: contenido, pedagogía y tecnología.


Componentes que forman el CCPT: contenido, pedagogía y tecnología
Figura 1. Componentes que forman el CCPT.


Bases para las buenas prácticas

  • En este modelo de CCPT, tanto el contenido como la pedagogía y la tecnología son aspectos centrales para desarrollar buenas prácticas de enseñanza.
  • Según Mishra y Koehler (2006), comprender la interacción entre estos componentes no solo permite a los educadores comprender mejor por qué es necesario usar tecnología en la enseñanza sino que también resulta indispensable para fundamentar las decisiones pedagógicas en las prácticas de e-learning.


El concepto de CCPT desplegado (Adaptación de Mishra y Koehler, 2006)
Figura 2. El concepto de CCPT desplegado (Adaptación de Mishra y Koehler, 2006).


A continuación, veremos cómo se relacionan estos tres elementos hasta formar un enfoque integral:


Conocimiento de Contenido Pedagógico

  • Este conocimiento tiene que ver específicamente con saber qué enfoques de enseñanza se adecúan al contenido y cómo se pueden organizar los elementos de ese contenido para una mejor enseñanza.
  • Incluye la representación y la formulación de conceptos, técnicas pedagógicas, conocimientos acerca de lo que dificulta o facilita el aprendizaje, conocimiento acerca de las ideas previas de los estudiantes, estrategias para resolver problemas de interpretación y teorías de epistemología.


Conocimiento de Contenido Tecnológico

  • Este conocimiento tiene que ver con la manera en que se relacionan tecnología y contenido. “Aunque la tecnología estándar puede limitar a veces los tipos de representaciones posibles del contenido, la tecnologías más avanzadas pueden ofrecen representaciones nuevas y variadas junto con una mayor flexibilidad de acceso y navegación del contenido a través de esas representaciones” (Mishra y Koehler, 2006: 1028).
  • Es por eso que los actuales instructores no solo deben conocer el tema a enseñar sino también las diferentes maneras en las que el contenido puede transformarse a partir de la aplicación de la tecnología.


Conocimiento Pedagógico Tecnológico

  • Este conocimiento tiene que ver con el entendimiento de la variedad, los componentes y las capacidades de distintas tecnologías que pueden aplicarse en contextos de enseñanza-aprendizaje y también, con el entendimiento de los cambios que puede experimentar la enseñanza a raíz del uso de una determinada tecnología.
  • Incluye el conocimiento acerca de determinadas herramientas para una tarea específica, la habilidad de seleccionar la herramienta más adecuada y las estrategias pedagógicas para usar esas herramientas. Por ejemplo, herramientas para gestionar un curso, para generar ideas, para comunicarse e interactuar, etc.


Conocimiento de Contenido Pedagógico Tecnológico

  • Este conocimiento se extiende más allá de la idea que tenemos acerca del contenido, la pedagogía y la tecnología como términos aislados.
  • “CCPT representa una clase de conocimiento que es esencial para el trabajo del docente basado en la tecnología. Este conocimiento no es aquél que desarrolla comúnmente un especialista en un tema que conoce poco de tecnología y pedagogía. Tampoco es el conocimiento que tiene un especialista en tecnología que sabe poco acerca de pedagogía ni es el conocimiento de docentes que saben poco de un tema determinado y de tecnología” (Mishra y Koehler, 2006: 1029).
  • Poseer CCPT significa ser experto en el contenido, experto en pedagogía y experto en tecnología. Y son esos conocimientos los que permiten relacionar efectivamente estos tres elementos fundamentales.


Conclusión

Por lo tanto, este modelo teórico para integrar la tecnología en la enseñanza y el aprendizaje sostiene que desarrollar una buena instrucción requiere una interrelación reflexiva de las tres fuentes de conocimiento: contenido, pedagogía y tecnología. Hacer uso de estos conocimientos como un conjunto de principios que se completan permite desarrollar estrategias y representaciones apropiadas y específicas según el contexto, lo cual no solo contribuye al desarrollo de cursos más efectivos sino que también sustenta nuestras decisiones pedagógicas.


Fuente

  • MISHRA, P. y KOEHLER, M. (2006). Technological Pedagogical Content Knowledge: A Framework for Teacher Knowledge (en español, Conocimiento de Contenido Pedagógico Tecnológico: Un marco para el conocimiento docente) En Teachers College Record Volumen 108, Número 6, Junio 2006, págs. 1017–1054. Teachers College, Columbia University, US.

Blended Learning

¿Qué es Blended Learning?

Blended learning (formación mixta o semipresencial) es un proceso educativo en donde se combina el aprendizaje presencial con actividades de e-learning en orden de optimizar el resultado de la formación.


Este modelo de formación está compuesto por las técnicas tradicionales de enseñanza en donde el docente y el alumno comparten un mismo espacio físico y los recursos, tecnologías y medios tecnológicos de aprendizaje virtual.


Ventajas

Los beneficios del b-learning provienen de las dos modalidades que se combinan en este concepto, por un lado las ventajas de la formación presencial: mayor interacción entre el docente y el alumno, posibilidad de resolver problemas propios del aprendizaje de manera más rápida, fluida e instantánea, creación de vínculos más estrechos que facilitan la motivación de los alumnos y un menor índice de deserción. Y por otro lado las ventajas del e-learning: menores costos, flexibilidad horaria y geográfica, herramientas multimediales, mayor disponibilidad de los contenidos.


Desafíos

Además de los desafíos habituales de las dos modalidades que lo componen, otro gran desafío a superar es confeccionar un programa académico que logre el equilibrio justo en la combinación de ambas disciplinas para cada escenario particular de formación atendiendo a las necesidades concretas de capacitación.


Referencias