Entradas con la etiqueta ‘diseño’

El desafío de diseñar buen elearning

El éxito de cualquier intervención formativa va más allá de la memorización de datos o de un puntaje perfecto en el examen final. En educación, éxito se traduce como desarrollo de destrezas, cambio de conductas y capacidad de aplicar el conocimiento adquirido para responder eficientemente en situaciones de la vida real. Por esta razón, diseñar un curso de e-elearning que sea realmente efectivo no es una tarea sencilla.


Si nos comprometemos en el desafío de diseñar buen e-learning y buscamos así contribuir significativamente en la formación de los estudiantes para que logren niveles de desempeño más alto, no solo en las instancias de evaluación sino, también, en sus trabajos cotidianos, nuestra propuesta educativa alcanzará su objetivo más importante. De lo contrario, si los estudiantes no pueden aplicar lo que aprendieron, la capacitación habrá fracasado.


Los obstáculos no son excusas

Sabemos que cada proyecto conlleva una complejidad que puede ser abrumadora en algunos casos (grandes volúmenes de información o bien, material incompleto, restricciones tecnológicas, clientes ansiosos, presupuesto inadecuado, etc, etc). Sin embargo, desarrollar e-learning implica una inversión de tiempo, recursos y esfuerzo por parte de todos los actores involucrados en este proceso (desde el desarrollador del curso y todo su equipo de trabajo hasta los gerentes y estudiantes que solicitan el producto). Por eso, es importante darle la mayor utilidad posible a cada curso.


¿Qué hacer para evitar el fracaso de la instrucción?

Para que un curso cumpla con este objetivo de cambiar conductas a fin de que el estudiante logre mejorar su desempeño en el ámbito laboral, Michael Allen (2008) propone algunas ideas para tener en cuenta con respecto al diseño instruccional:


  • Pensar ampliamente en las funcionalidades que los estudiantes desempeñan en su trabajo diario y exponerlos a situaciones reales y actividades relacionadas con sus tareas habituales durante el curso.
  • Hacer explícito que la capacitación tiene por objetivo cambiar una conducta, desarrollar destrezas, mejorar el desempeño.
  • Ayudar a los estudiantes a reconocer las situaciones que determinan el uso de ciertas destrezas para que puedan evaluar las consecuencias de sus decisiones y conductas.
  • Usar los conocimientos previos de los estudiantes y atender diferentes estilos de aprendizaje, realidades y necesidades de formación.
  • Aprovechar las potencialidades del aprendizaje informal a través de actividades de colaboración entre colegas.
  • Ofrecer continuamente oportunidades de práctica y repaso de las nuevas destrezas.

Tener en cuenta todos estos puntos puede parecer una tarea ardua. Pero, si los estudiantes logran percibir esa conexión entre los objetivos del curso y situaciones reales podrán aplicar las nuevas destrezas en su ámbito laboral. De esta manera, la instrucción cumple la función para la que fue creada y tanto su necesidad como utilidad se hacen evidentes. Creo que debemos contribuir, entonces, con ese cambio positivo en los estudiantes a través del diseño de (buen) e-learning.


Fuentes


Diseño instruccional: diseño multimedia

En un post anterior definimos el diseño instruccional como un procedimiento que tiene por objetivo delinear una propuesta formativa partiendo de un análisis previo de necesidades de aprendizaje específicas, además detallamos en qué consiste este procedimiento, en qué teorías del aprendizaje se fundamenta y quiénes participan en las distintas etapas.


Luego abordamos el desarrollo de contenidos y cuestiones pedagógicas tales como la selección y gradación de contenidos, las e-actividades, las estrategias de motivación y los procedimientos de evaluación. Ahora, en esta última parte, evaluaremos los aspectos tecnológicos relevantes para que una propuesta de formación en línea, materiales multimedia, o bien, software educativos contribuyan con el proceso de enseñanza-aprendizaje en lugar de entorpecerlo.


El diseño multimedial

Podemos decir que la interfaz gráfica del curso o programa es el medio que conecta al usuario con el contenido. Por ello, es importante determinar si las ilustraciones, hipermedia, los gráficos y la visualización de la información estimulan la atención y curiosidad de los estudiantes, si se organizan en múltiples formas y en contextos variados y si contribuyen a un aprendizaje significativo o interfieren en él.


La aplicación de las tecnologías informáticas y de comunicación a procesos de formación tiene como objetivo mejorar las funciones del cerebro humano para tratar la información. De esta manera, a través de la tecnología educativa, se busca ayudar a los estudiantes-usuarios a estructurar, codificar, interpretar, abstraer, discernir, clasificar, organizar, memorizar, recuperar, transformar, relacionar, transferir y utilizar los nuevos contenidos de la mejor manera posible (Londoño, 2007:3). Cuando el usuario de un sistema no sabe dónde se encuentra, o no sabe cómo volver al lugar de inicio, o cómo localizar la información que necesita, o simplemente se siente incapaz de realizar una síntesis de la información que ha podido revisar, seguramente abandonará la aplicación por sentirse perdido dentro del programa (Londoño, 2007:2).


Para prevenir este tipo de situaciones, se debe planear muy bien la estructura de navegación como así también la organización y relación jerárquica entre los distintos niveles de información y las secciones de contenido (objetos de aprendizaje) de una aplicación multimedia o sitio Web. Además, el diseño gráfico de la interfaz debe basarse en principios de usabilidad que permitan que las explicaciones sean fáciles de comprender, que se presenten de manera atractiva y que, cuando sea necesario, se ofrezca ayuda adicional para orientar correctamente al usuario dentro del sistema.


Las herramientas tecnológicas

Otro tema importante en el diseño multimedial tiene que ver con las herramientas tecnológicas que se utilizarán. La elección de los medios debe justificarse desde una perspectiva pedagógica. Sólo porque una computadora pueda producir videos no significa que los videos deban incluirse si hay otras formas más efectivas para alcanzar los objetivos del curso. Lo importante es ayudar a los estudiantes a mantener la atención y a comprender la información y los contenidos. Por otra parte, en una capacitación que se basa en la tecnología, la disponibilidad de equipos, CD-ROMs, banda ancha, y plug-ins, son factores determinantes para elegir el medio. También hay que tener en cuenta que, a veces, las primeras especificaciones técnicas se expanden en la elección de herramientas de desarrollo, incluyendo bases de datos o sistemas de seguimiento de los estudiantes.


Conclusión

Un adecuado diseño instruccional que se refleje en el guión literario y técnico, en la estructura de navegación, en la interfaz, en los recursos y en los medios tecnológicos empleados garantizará que se produzca el conocimiento (Londoño, 2007:20). Al desarrollar un medio de comunicación o un recurso digital (sea un software o un aplicación en concreto) con propósitos educativos, deben considerarse los aspectos aquí mencionados, puesto que determinarán el grado de receptividad y aprendizaje y, en consecuencia, el éxito o fracaso de un curso o programa.


Referencias


Diseño instruccional: introducción

En otros post se intentará profundizar aspectos del diseño pedagógico del curso y del diseño multimedial, destacando algunos procesos, herramientas y medios que deben tenerse en cuenta a la hora de especificar un programa de capacitación que contribuya con el desarrollo profesional de los empleados y, por ende, al crecimiento de la organización a la que pertenecen.


¿Qué es el diseño instruccional (DI)?

  • Es un procedimiento que tiene por objetivo delinear una propuesta formativa partiendo de un análisis previo de necesidades de aprendizaje específicas.
  • Es un conjunto de procesos secuenciales y lógicos que buscan facilitar y efectivizar la experiencia de aprendizaje.
  • Es una práctica sistemática que, basada en teorías y principios generales de aprendizaje, desarrolla materiales, planifica actividades y brinda especificaciones para optimizar la calidad de la instrucción.
  • Tiene que ver con la organización de contenidos de aprendizaje para promover la transferencia del conocimiento.


¿Qué procesos forman parte del DI?

Los principales procesos que tienden a guiar el DI son los siguientes:

  • Análisis de necesidades: Este análisis permite determinar los intereses y necesidades de formación de los potenciales alumnos, los medios disponibles y las características del contexto educativo.
  • Diseño: En esta etapa, se definen los objetivos de acuerdo con los resultados del análisis de necesidades. Teniendo en cuenta dichos objetivos, se planifica el curso a partir de la selección y gradación de contenidos y actividades, se desarrollan las estrategias didácticas de cada lección, se diseña la interface, se decide qué formato se utilizará para impartir el curso y se determinan los procedimientos para monitorear y evaluar el progreso de los estudiantes.
  • Desarrollo: En esta etapa, programadores, diseñadores gráficos, guionistas, asesores pedagógicos y expertos en el tema a enseñar, desarrollan las especificaciones del proyecto. Se generan los documentos, materiales y herramientas del curso, para luego llevar a cabo una primera prueba piloto.
  • Implementación y Evaluación: Esta dos últimas fases tienen que ver ya impartir del curso que se ha sido diseñado y evaluar tanto los estudiantes como el curso en relación con los objetivos planteados a partir del análisis de necesidades.
Figura 1: Fases del diseño instruccional. (Villar, en preparación)
Figura 1: Fases del diseño instruccional. (Villar, en preparación)


¿Cuáles son los modelos de DI?

  • Modelo ADDIE: Es el modelo comúnmente utilizado para crear materiales de instrucción. Este acrónimo hace referencia a las cinco fases del DI antes mencionadas: Análisis, Diseño, Desarrollo, Implementación y Evaluación.
  • Modelo de Dick y Carey: Este modelo constituye una contribución significativa al campo del DI, puesto que propone una visión sistemática de la instrucción en lugar de considerarla como una sumatoria de procesos aislados.
  • Modelo de prototipo rápido: Es una adaptación simplista del modelo ADDIE, puesto que propone un detallado análisis de necesidades y un proceso repetitivo de verificación para resolver posibles problemas sin ofrecer mayores especificaciones.
  • Sistema de aprendizaje de desarrollo instruccional: Este modelo sintetiza teorías ya existentes y propone un enfoque alternativo para el diseño instruccional, incluyendo el desarrollo y validación de mediciones de desempeño y materiales de instrucción interactivos.


Además de basarse en modelos de DI, ¿qué otras teorías y/o factores contribuyen con el DI?

  • Conductismo: Se basa en los cambios observables de comportamiento. Esta teoría tiene que ver con la automatización de nuevos patrones de comportamiento a través de la repetición constante.
  • Constructivismo: Se basa en la premisa de construcción de conocimientos por medio de nuestras propias experiencias y esquemas. Las propuestas didácticas que adoptan esta teoría se centran en la resolución de problemas en determinadas situaciones.
  • Cognitivismo: Se basa en los procesos mentales que determinan el comportamiento. Se observan los cambios en el comportamiento para determinar qué sucede en la mente del estudiante.
  • Otras perspectivas: psicología educacional, estilos de aprendizaje y enseñanza, aprendizaje basado en problemas, aprendizaje activo y aprendizaje colaborativo.


¿Quiénes se encargan del DI?

  • Equipo pedagógico: docentes, diseñadores instruccionales, asesores pedagógicos, especialistas en el tema a enseñar y desarrolladores de contenidos.
  • Equipo técnico conformado por ingenieros, diseñadores web y gráficos, analistas de sistemas y programadores.
  • Personal de la empresa: capacitadores corporativos, departamento de recursos humanos y coordinadores de programas de capacitación.
  • La asociación o empresa privada a cargo del proyecto de formación.


Si bien son muchos los factores que deben tenerse en cuenta a la hora de diseñar una propuesta de formación, tener un plan de trabajo claro de procesos sistemáticos basados en modelos de DI y teorías del aprendizaje sumado a un conjunto de profesionales altamente capacitados garantizará que efectivamente se produzca el conocimiento.


Referencias