Archivo de la categoría ‘Redes sociales’

Tendencias 2.0: cursos en línea gratuitos y masivos

Definición

Dave Cormier (cit. por Chamberlin y Parish, 2011), un reconocido líder del movimiento MOOC, propone la siguiente definición para este tipo de cursos:

 

«Un momento de reunión en línea que se ha instalado en los últimos años para integrar la conectividad de las redes sociales, la guía de un experto en un campo de estudio determinado y una colección de recursos digitales que pueden accederse libremente».

 

Respetando los conceptos básicos de las teorías cognitivistas, los MOOC permiten al estudiante dar un sentido y un significado a lo que aprende, interactuando con su entorno y tomando decisiones.

 

Características

  • Los moderadores del curso proporcionan lecturas y recursos para que los estudiantes creen y compartan su propio contenido (imágenes, artículos, archivos de audio y video, etc.) y así puedan demostrar cómo han interpretado la información presentada.
  • Cada participante puede seleccionar sus propias herramientas y crear su propio espacio de interacción, ya sea a través de un blog, wiki, tweets, un grupo en Facebook, etc.
  • Si bien cada participante elige su nivel de participación, la idea es que se colabore activamente dentro de grupos de aprendizaje.
  • Cada participante contribuye a definir el contenido y los materiales del curso.
  • Cada una de estas «respuestas» formará un nodo de una red de aprendizaje y conocimiento en constante expansión.
  • Además, sesiones en línea como webinars, Twitter chats, videocasts, etc acompañan el desarrollo de cada temática.
  • De esta manera, el programa del curso se desarrolla a partir de las contribuciones e interacciones de los participantes.


¿Cómo participar de un MOOC?
Figura 1: Los tres pasos esenciales para participar en un MOOC.
 

 

Para tener en cuenta

  • No todos los estudiantes pueden adaptarse a este tipo de metodología, ya que se requiere un gran compromiso además de competencias para seleccionar, organizar y asimilar lo que mejor se adecúe a las necesidades personales, académicas y/o laborales de manera totalmente autónoma.
  • Las primeras experiencias con este tipo de cursos pueden resultar un tanto abrumadoras, puesto que esta modalidad se aleja bastante de las clases presenciales, incluso de los cursos de e-learning. Se distribuye y comparte gran cantidad de material, se crea una comunidad virtual de miles de estudiantes y el contenido cambia rápidamente semana tras semana.

 

Conclusión

En los MOOC, el aprendizaje tiene lugar a través de la interacción entre recursos y participantes. Seleccionando sus propios materiales, cada estudiante crea una única y nueva perspectiva acerca de la temática que se estudia. La idea de aprender interactuando en lugar de consumir pasivamente los contenidos es la premisa fundamental de quienes están implementando este tipo de iniciativas. Y, a pesar de lo complejo que pueda parecer en un principio, un curso con estas características puede brindarle al estudiante una valiosa base de conocimientos y la posibilidad de ser verdaderamente artífice de su propio aprendizaje.

 

Fuentes


Computación en la nube

La computación en la nube se refiere tanto a las aplicaciones que se distribuyen como servicios a través de Internet como a los sistemas de los centros de datos que proporcionan esos servicios (Armbrust, et al., 2009). Estos servicios se conocen como SaaS (Software as a Service, en español Software como servicio) mientras que el software y el hardware del centro de datos es lo que llamamos la “nube”. Muchas de las tecnologías que usamos todos los días están basadas en la nube. La mayoría de las aplicaciones móviles, las aplicaciones de Google (por ejemplo, Google Docs) y entornos colaborativos como Facebook y Linkedln.


Cloud computing: la computación en la nube


Al analizar los beneficios y riesgos que supone este modelo en iniciativas de aprendizaje pueden identificarse, principalmente, tres grandes beneficios y tres desafíos.


Beneficios

  • Escalabilidad global. Como sistema abierto la nube permite crear y administrar contenidos desde cualquier lugar para luego distribuirlo globalmente. Además, se puede comenzar solo con los recursos necesarios para, luego, aumentarlos en función de la demanda.
  • Aprendizaje colaborativo. Se ofrece una plataforma centralizada para el intercambio de ideas, información y contenidos.
  • Enfoque centrado en el usuario. Otras de las grandes ventajas de la nube es que permite acceder a múltiples aplicaciones y fuentes desde un portal único que el usuario puede consultar para hallar el contenido relevante según sus necesidades.


Desafíos

  • Seguridad y confidencialidad. La nube ofrece esencialmente redes públicas, lo cual hace que el sistema sea vulnerable. Sin embargo, muchas de las compañías que ya están usando este modelo utilizan datos encriptados y sistemas híbridos que incluyen acceso privado a través de la autentificación de datos como soluciones de seguridad.
  • Soporte técnico. Como el contenido se almacena en una ubicación virtual centralizada, los individuos que diseñan los sistemas pueden ser difíciles de contactar, lo cual representa un problema cuando se requiere soporte técnico.
  • Diferencias regionales. Además de las diferencias técnicas entre una región y otra, el idioma y la conectividad constituyen el desafío más grande para las aplicaciones globales. ¿Podría hablarse de educación en un nivel macro sin tener en cuenta las realidades particulares de una región?


La computación en la nube es una arquitectura orientada a los servicios y, aunque su implementación viene aparejada a grandes desafíos, para muchos constituye un paso importante, ya que la tecnología se usa con el fin de facilitar tareas y, en consecuencia, se vuelve poco a poco un suministro indispensable.


Fuentes


Resolución de problemas a través del crowdsourcing

¿Qué es el crowdsourcing?

  • Jeff Howe fue el primero en utilizar este término para referirse a una convocatoria abierta que invita a un grupo indeterminado de personas a contribuir con ideas innovadoras para resolver un problema específico.
  • Este tipo de modalidad es posible gracias a las tecnologías Web 2.0 y un ejemplo de crowdsourcing son los marcadores sociales (o etiquetado colaborativo) que permiten organizar la información a partir de los aportes de distintos usuarios.


Crowdsourcing


Críticas y controversias

  • Las críticas más fuertes que ha recibido este modelo de colaboración tienen que ver con la explotación o abuso de los participantes, ya que pueden recibir o no remuneración por el trabajo realizado.
  • Pero, para muchos la satisfacción personal de haber contribuido a un proyecto en comunidad es motivación suficiente mientras que para otros representa una forma de equilibrar las desigualdades sociales.


Crowdsourcing con fines pedagógicos

  • Como modelo de producción y resolución de problemas, el crowdsourcing permite utilizar la tecnología al servicio de la pedagogía y construir conocimiento de una forma más dinámica.
  • Por ejemplo, desde una organización se pueden plantear problemas hipotéticos para que comunidades en línea interactúen hasta encontrar las mejores soluciones.
  • De esta manera, no sólo se examinan problemas de una manera más rápida y económica sino que se propicia el uso de diferentes destrezas como el pensamiento analítico y la comunicación interpersonal.
  • Si el desafío intelectual se plantea dentro de una organización, se podría descubrir nuevos talentos y brindar oportunidades para formar nuevos grupos de trabajo de manera espontánea.


Conclusión

Si bien es cierto que el crowdsourcing como modalidad de trabajo ha recibido ciertos cuestionamientos, cuando la colaboración tiene como objetivo principal aprender unos de otros podría significar una nueva forma de aprendizaje colaborativo y uso de la tecnología en pos de la educación.


Fuentes


De lo social a lo colaborativo

Algunos investigadores como Michael E. Echols, Ph.D., vicepresidente ejecutivo del Laboratorio de Capital Humano de la Universidad de Bellevue, sostienen que el aprendizaje social y el aprendizaje colaborativo tratan de lo mismo. Echols define al aprendizaje colaborativo como “un modelo basado en la idea de que el conocimiento puede crearse a través de la interacción y la colaboración de individuos. Está motivado por la necesidad de información y la responsabilidad de los agentes involucrados para ayudarse mutuamente”.


Por su parte, Harold Jarche, director de educación del Atlantic Wildlife Institute, instructor del iSchool Institute (Facultad de Informática, Universidad de Toronto) y director de la Internet Time Alliance, no solo diferencia estos conceptos sino que asegura que para que efectivamente tenga lugar el aprendizaje colaborativo primero debe instalarse una cultura de aprendizaje social en la organización. Tomando como punto de partida la teoría de aprendizaje social de Bandura, quien enfatiza la importancia de observar y copiar comportamientos, actitudes y reacciones emocionales de otros, Jarche afirma que nuestras redes sociales tienen una importancia significativa en nuestro comportamiento.


Según Hatcher, “llamar aprendizaje colaborativo al aprendizaje social sería restarle importancia al hecho de que todo aprendizaje tiene lugar en un contexto social”. Tendría sentido entonces suponer que todo comienza en lo social, en nuestra capacidad para establecer relaciones con los demás con el objetivo de trabajar colaborativamente, compartir el conocimiento y así, seguir aprendiendo.


Un modelo de integración para el aprendizaje social y colaborativo
Figura 1. Un modelo de integración para el aprendizaje social y colaborativo (Villar, 2011).


Teniendo en cuenta la velocidad con la que cambian los negocios, se reestructuran las organizaciones y se renuevan los recursos humanos, el aprendizaje social y el aprendizaje colaborativo resultan vitales. En una primera instancia como un vínculo entre individuos que permite nutrirse de ideas y experiencias positivas para, luego, trabajar conjuntamente hacia la consecución de un fin común. Esta es la única manera de mantenerse actualizado y utilizar todo el conocimiento en bien de la organización.


Fuentes


Profesores 2.0: Estudiantes ya pueden comenzar con sus twits!

No es casualidad o un simple capricho, entonces, que grandes compañías comiencen a desarrollar sus estrategias de marketing en torno a las redes sociales y también financien proyectos de investigación en universidades para obtener la ayuda de expertos usuarios de Facebook y Twitter.


Este es el caso del proyecto que llevó a cabo la compañía de telefonía móvil Sprint conjuntamente con el Colegio Universitario Emerson. La compañía entregó teléfonos inteligentes con acceso a Internet ilimitado para que los estudiantes de Medios de Comunicación diseñaran una campaña de marketing en línea. La tarea consistió, más específicamente, en escribir blogs y twits, subir videos a YouTube y compartir actualizaciones a través de Facebook acerca de la red 4G que Sprint planeaba lanzar en Boston.


El precursor de la idea, profesor David Gerzof, solicitó “potenciales clientes” para su clase a través de un twit, donde invitaba a empresas de Boston a trabajar con su grupo de estudiantes para enriquecer sus campañas publicitarias.


Luego de este proyecto, Gerzof y su clase se involucraron en otros cuatro proyectos, que proporcionarán a los estudiantes una valiosísima experiencia práctica que va más allá de los proyectos de estudio habituales o las pasantías de verano. Además, los estudiantes pueden incluir estas experiencias en su curriculum vitae y comenzar a interactuar con sus futuros empleadores.


Otras empresas y universidades que apuestan a este tipo de proyectos son: IBM, Levi Strauss, Mattel y Verizon Communications Inc. que financian el Laboratorio de Innovación de la Escuela Annenberg de Comunicación y Periodismo dependiente de la Universidad de Southern Carolina. Por su parte, Fox Sports Network trabaja con la Universidad de Florida en un programa llamado Universidad Creativa.


Estas formas de colaboración impensadas hace un par de años benefician tanto a las empresas como a las universidades. Ojalá este tipo de proyectos nos inspire a promover alianzas en Argentina que puedan financiar más proyectos de investigación en relación a la tecnología así como también ayuden a los estudiantes a experimentar con problemas reales y desarrollar estrategias innovadoras para resolverlos.


Fuentes: