Entradas con la etiqueta ‘recursos’

5 razones para invertir en recursos tecno-didácticos

  1. Los estudiantes de hoy se enfrentan a modelos educativos arcaicos. «Hay un desfasaje entre la forma de enseñar y la realidad que experimentan los alumnos» (Moeller-Abercrombie, 2011). Los educadores debemos asumir el desafío de garantizar que la enseñanza se adecúe a la sociedad del Conocimiento y la Información y así, evitar que los saberes, contenidos y procedimientos que se enseñan en las escuelas se vuelvan irrelevantes.
  2. La tecnología ofrece una gran variedad de oportunidades para innovar. En artículos anteriores, hemos hablado acerca de las potencialidades que ofrecen distintos sitios y programas para crear escenarios de aprendizaje que faciliten un aprendizaje más divertido, más contextualizado y en estrecha relación con la realidad de los “nativos digitales”.
  3. Debemos aprovechar la posibilidad de aprender e interactuar en cualquier momento y lugar que hoy brindan las TIC. ¿Por qué los estudiantes deben aprender solo en el aula? ¿Por qué todos deben aprender al mismo tiempo? ¿Por qué muchas veces creemos que la mera presencia física de un profesor en el aula es la única garantía de transmisión y asimilación de contenidos? El aprendizaje ubicuo puede convertirse en un gran aliado para complementar métodos tradicionales o bien, para llegar a quienes, por diferentes razones, nunca pudieron participar de esos métodos tradicionales.
  4. Es necesario equipar a los estudiantes con distintas competencias. En este nuevo siglo, han surgido nuevas necesidades de formación específicas. Entre estas necesidades se destacan el desarrollo del pensamiento crítico, la creatividad e iniciativa, el trabajo en equipo, la resolución de problemas y la competitividad en una sociedad global.


    Adoptando la pedagogía del siglo XXI
    Figura 1: Adoptando la pedagogía del siglo XXI (Janet Moeller-Abercrombie, 2011).



  5. Es necesario respetar las individualidades y promover los intereses personales. Incorporar recursos tecno-didácticos en proyectos colaborativos permite “explotar” las potencialidades individuales de cada estudiante, dándole la oportunidad de aprender a su propio ritmo, explorar caminos de aprendizaje según sus intereses y tomar decisiones por sí mismo.


Conclusión

Utilizar recursos tecno-didácticos nos ayuda a formar a los estudiantes como consumidores críticos de contenidos, capaces de comprender la importancia de los medios y la tecnología así como también adquirir la habilidad para crear, analizar e interpretar la vasta información disponible. Teniendo en cuenta estas razones podremos repensar nuestras prácticas, evaluar nuestras motivaciones y capacidades y decidir qué contenidos son esenciales en los programas educativos de fin de que podamos contribuir con el éxito de todos los estudiantes más allá de las paredes del aula.


Referencias


Lo que se viene: un cerebro para elearning

Más comunidades, más redes, más interconexiones

  • “El e-learning estará en las redes [sociales] o migrándose a ellas o integrándose a ellas” (Bongiovanni, 2010). A través de la adecuación de las redes sociales a necesidades de capacitación se extiende aún más la posibilidad de interactuar de forma directa con el conocimiento.
  • El desafío será crear “disciplina” con respecto al uso de Internet para gestionar el conocimiento, promover la colaboración y compartir información efectivamente (Chute, 2003). Hoy por hoy, la instrucción en línea no ha alcanzado plenamente estos objetivos.
  • Se buscará entonces gestionar todos estos recursos de conocimiento de manera tal que sean más específicos al contexto y más relevantes para los estudiantes. Esto permitirá también avanzar en la implementación del aprendizaje autónomo para individuos insertos en comunidades virtuales.


Nuevos recursos en la mira

  • Una de las prioridades se centra en el aprovechar el potencial de las herramientas sincrónicas y asincrónicas, pero en conjunto, a fin de crear verdaderas redes de comunicación centradas en el estudiante (Chute, 2003).
  • Se necesitarán nuevas herramientas para almacenar los recursos, fomentar la interacción, el rápido acceso y la disponibilidad constante.
  • En consecuencia, un gran mosaico de entornos de aprendizaje interconectados (ver Figura 1) integrará recursos como voz, videos y datos que estarán disponibles a estudiantes, tutores y expertos a través de múltiples aplicaciones. Si bien ya contamos con estos recursos, las propuestas de capacitación, promoción de estrategias y gestión de conocimiento buscarán emular la complejidad del cerebro humano en cuanto a su capacidad de interacción, comunicación y transmisión de datos entre las unidades que nutren su funcionamiento.


Modelo simplificado del elearning en red
Figura 1. Modelo simplificado del elearning en red (Villar, 2010).


Sabemos que la función biológica más importante que realiza el cerebro es administrar recursos para fomentar ciertos comportamientos. Esos comportamientos se basan en el procesamiento de señales o datos que requiere la capacidad de integración de información existente en el cerebro. De eso también se trata el e-learning en red: administración de recursos, procesamiento de datos e integración de información. Necesitamos comenzar ahora a trabajar en esta dirección y estar preparados para los futuros entornos de e-learning.


Referencias

  • BONGIOVANNI, P. (2010). De la red a la comunidad. [En línea]. Documento disponible en: http://www.learningreview.com/servicios-para-e-learning/2309-de-la-red-a-la-comunidad
  • CHUTE, A. (2003). Knowledge Management (en español, Gestión del conocimiento), en Handbook of distance education (2003). Págs. 297-314. Lawrence Erlbaum Associates, Publishers. New Jersey, USA.
  • VILLAR, M. (2010) Modelización contextual y lingüística de los folletos de promoción turística en línea y aplicaciones pedagógicas informatizadas. Tesis para obtener el título de Magíster en Lingüística Aplicada (En preparación). Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, Argentina.