Entradas con la etiqueta ‘flexibilidad’

La capacitación: el último orejón del tarro

1. Ni curso tradicional ni elearning estático

  • La capacitación presencial, en la mayoría de los casos, adquiere la forma de una exposición oral por parte de un instructor y puede constar de eventuales clases prácticas donde los estudiantes aplican los conocimientos adquiridos.
  • Por otra parte, los cursos en línea se diseñan, generalmente, como un todo compuesto de unidades indivisibles. Si bien, algunos pueden incluir subsecciones o módulos, no dejan de ser grandes bloques de contenido estático.
  • En el primer caso, no contamos con una capacitación reutilizable (aunque existen raras excepciones, como por ejemplo la reutilización del video de la charla en instancias de capacitación posteriores). En el segundo caso, carecemos de suficiente flexibilidad. Estas modalidades, entonces, podrían enriquecerse con recursos que podamos utilizar nuevamente y adaptar con cierta facilidad y rapidez, lo cual es económicamente conveniente ya que permite que una intervención formativa perdure.
  • Es por eso que en la actualidad, las prácticas de e-learning parecen migrar hacia el desarrollo de módulos más pequeños que puedan integrarse de maneras diversas para formar diferentes cursos (Wharrad & Leeder, 2003, cit. por Hanewald, 2009: 105). Estos bloques u objetos de aprendizaje representan una opción accesible y dinámica que serviría tanto para reactivar la inversión en la capacitación como para empezar a perderle el miedo al aprendizaje basado en el uso de tecnologías.


2. Adaptación, la clave de la supervivencia

  • Estos bloque de aprendizaje se empaquetan como objetos de aprendizaje que pueden bajarse, modificarse, redireccionarse y usarse en diferentes soportes tales como CD, DVD u otros entornos electrónicos como intranets y sistemas de gestión del aprendizaje (MOODLE, por ejemplo).
  • La característica distintiva de estos objetos de aprendizaje es el hecho de que pueden utilizarse independientemente como una actividad autónoma o como parte de una unidad de trabajo más comprehensiva. Esta última alternativa puede lograrse ensamblando muchos objetos de aprendizaje para formar un grupo de actividades secuenciadas o incorporando un objeto de aprendizaje a un curso ya existente a modo de actualización de datos.
  • Es en esta flexibilidad o capacidad de adaptación donde yace justamente la superioridad de los objetos de aprendizaje en comparación con métodos más tradicionales, ya sea presenciales o en línea (McGreal, 2004, cit. por Hanewald, 2009: 105).


3. Repositorios de conocimiento

  • Los objetos de aprendizaje se guardan en una colección o área de almacenamiento llamado repositorio digital.
  • Los repositorios ayudan a localizar e impartir objetos de aprendizaje. “Un repositorio digital proporciona un mecanismo flexible e independiente de una disciplina específica para almacenar y administrar objetos digitales y, en consecuencia, promueven la integración de conocimientos en entornos de aprendizaje” (Richardson, 2004, cit. por Hanewald, 2009: 107).


4. Flexibilidad e infinidad de posibilidades

  • Los objetos de aprendizaje son bloques modulares de construcción de contenido de aprendizaje digitalizado. Estos bloques estandarizados a través de metadatos garantizan la interoperabilidad, lo cual crea un número ilimitado de posibilidades de construcción de cursos.
  • Los objetos de aprendizaje también pueden utilizarse solo una vez o varias veces. Esta estrategia de uso repetido, o reusabilidad, es lo que permite ahorrar costos, tiempo y esfuerzo.


5. Simplemente, más productividad

  • Las características técnicas dotan a los objetos de aprendizaje con accesibilidad, interoperabilidad, manejabilidad mientras que su adaptabilidad, durabilidad, reusabilidad y recuperabilidad permiten una producción simple, económica y rápida (McGreal, 2004, cit. por Hanewald, 2009: 111).


En síntesis, la construcción paulatina de objetos de aprendizaje que puedan reutilizarse e integrarse de diversas maneras para ofrecer distintos cursos puede convertirse en una opción interesante para aquellas empresas que no quieran sacrificar la capacitación.


Y a vos, ¿qué otras alternativas se te ocurren para promover instancias de formación dentro de tu empresa?


Bibliografía

  • Hanewald, Ria (2009). Learning Objects: Projects, Potentials, and Pitfalls (en español, Objetos de aprendizaje: proyectos, potencialidades y escollos) Capítulo VII, págs. 104-119, en Rita de Cassia, Veiga Marriot y Patricia Lupion Torres (2009) Handbook of Research on e-Learning methodologies for Language Acquisition. Information Science Reference. Hershey, New York.

Proveedores de elearning: las 5 características más valoradas por los clientes

  1. El rol del proveedor de elearning como socio experimentado. Si logramos posicionarnos como expertos capaces de brindar una mirada fresca e innovadora a los procesos de formación estamos cumpliendo con el aspecto más valorado por los clientes. Demostrar que tenemos el conocimiento didáctico y específico que requiere cada negocio junto con la experiencia necesaria en la industria del e-Learning para brindar un soporte adecuado durante el proceso de desarrollo es un aspecto fundamental. De esta manera, el cliente se siente acompañado y comprendido en su problemática y necesidades de formación.
  2. Comprensión de la complejidad de un proyecto de e-Learning. Esto tiene mucho que ver con el conocimiento y la experiencia que mencionábamos anteriormente. Un conocimiento profundo acerca de los aspectos didácticos del desarrollo del contenido e información relevante de acuerdo con la realidad particular de cada organización permite desarrollar soluciones eficientes. Es poco probable que un cliente satisfecho con el servicio que recibió decida cambiar; por esta razón, es muy importante poder aportar un material de calidad, y principalmente, acorde con las características únicas de la empresa.
  3. La capacidad de planificación y cumplimiento de plazos. Si bien debemos reconocer que existen múltiples variables que pueden incidir en el desarrollo de un proyecto, gran parte del profesionalismo de un proveedor radica en su capacidad para planificar y gestionar un proyecto en tiempo y forma. Por eso, resulta fundamental el rol del Project Leader, cuya tarea es organizar, prever y administrar los resultados como así también los tiempos en cada etapa a fin de evitar diferencias radicales entre lo pautado en la etapa pre-consumo y el producto que se entrega posteriormente.
  4. Flexibilidad para enfrentar inconvenientes. El desarrollo de productos educativos en e-Learning requiere, por un lado, una determinada expertise por parte del proveedor y, por el otro, diferentes etapas de negociación que involucran tanto al proveedor como a los inversionistas para validar el contenido (entiéndase contenido como conocimiento, destrezas, etc) que se busca impartir. En este sentido, se valora tanto la disposición del especialista en e-Learning para resolver posibles problemas en cuanto al curso como su “paciencia” y flexibilidad para desarrollar conjuntamente con el cliente el producto deseado.
  5. Entrega de un producto de calidad. No sólo se trata de “virtualizar” el contenido, sino de construir una verdadera experiencia de aprendizaje que sea innovadora, atractiva y relevante para los destinatarios del curso. Además, es preciso realizar un control de calidad serio a modo de estudio piloto y, una vez implementado el curso, ofrecer un soporte a posteriori que permita actualizar y mejorar aún más el producto.


Conclusión

Experiencia, conocimiento, capacidad de planificación, flexibilidad y soporte son las cualidades que buscan nuestros clientes durante el desarrollo de un producto de e-Learning. La clave esencial es, entonces, conocer nuestras potencialidades como proveedores, evaluarnos y superarnos para poder ofrecer lo que se espera de nosotros y más.


Bibliografía


Proyectos de e-learning: ¿por qué Moodle?

Los criterios de selección pueden estar relacionados con una variedad de aspectos que incluyen desde el contexto donde se llevará a cabo la propuesta hasta el presupuesto con el que se cuenta y los objetivos que se pretende alcanzar a través de este tipo de formación. Si bien las potencialidades de estas herramientas de tele-formación son variadas, existen cuatro características principales que debemos priorizar al momento de elegir:



La plataforma educativa Moodle (Modular Object-Oriented Dynamic Learning Environment, en español Entorno de Aprendizaje Dinámico Modular, Orientado a Objetos), no sólo cuenta con estas cuatro [4].


1. Interactividad

El diseño de Moodle se basa en las ideas del constructivismo (Baños Sancho, 2007). En pedagogía, se denomina constructivismo a la corriente de la didáctica que afirma que el conocimiento se construye en la mente del estudiante y por medio del aprendizaje colaborativo. Así, Moodle permite implementar cursos donde el estudiante es protagonista activo de su formación y utiliza diferentes recursos (tutores en línea, material de referencia, herramientas de comunicación, compañeros de curso, etc) para construir su conocimiento progresivamente eligiendo su propio camino de acuerdo con sus necesidades e intereses.


2. Flexibilidad

La flexibilidad entendida como la adaptabilidad de una plataforma e-learning a un determinado contexto y a programas de formación específicos es un tema que requiere especial atención. Moodle es un entorno de aprendizaje muy fácil de actualizar, dispone de una interfaz muy sencilla que permite crear y administrar cursos de manera ágil. Además, los recursos creados en los cursos se pueden reutilizar adaptándose a las necesidades e intereses de la organización y sus estudiantes y cambiando a medida que el curso progresa si es necesario. Con respecto a esta característica en un estudio realizado sobre plataformas de libre distribución [4] Moodle resultó ser la mejor plataforma. Moodle proporciona, por ejemplo, una característica de adaptación denominada “lección” que orienta a los estudiantes automáticamente a través de diferentes páginas dependiendo de sus respuestas (Graf & List, 2005:3).


3. Accesibilidad

Cuando hablamos de accesibilidad hacemos referencia a las herramientas que tienen que ver con la gestión del curso y son provistas por las plataformas para controlar el acceso a zonas determinadas basadas en prerrequisitos, trabajos anteriores o resultados de pruebas. Estas herramientas también sirven para delimitar el tiempo de acceso a los materiales y ejercicios del curso y permiten que los cursos puedan tener diferentes secuencias de estudio. Moodle, por ejemplo, permite que los profesores configuren el nivel de acceso de los estudiantes (lectura, escritura, anónimo) a los foros y que cuenten con informes sobre el número de veces, hora, fecha y frecuencia de cada estudiante que accede al contenido de un curso, al foro de discusión, a evaluaciones del curso y a los ejercicios (Delgado Cejudo, 2003).


4. Estandarización

En los últimos tiempos, se ha producido un proceso de convergencia hacia un determinado estándar: ADL SCORM (Delgado Cejudo, 2003:23). Un estándar e-learning es un conjunto de reglas que adoptan las empresas que se dedican al desarrollo de herramientas tecnológicas orientadas a la educación. “Estas reglas especifican cómo los fabricantes pueden construir los cursos online y las plataformas sobre las cuales son impartidos estos cursos, de tal manera que puedan interactuar unas con otras. Estas reglas proveen modelos comunes de la información para cursos e-learning y plataformas LMS” (Delgado Cejudo, 2003:25).


Esto permite, por ejemplo incorporar contenidos de distintos proveedores en un solo programa de estudios y definir un modelo de empaquetamiento estándar para los contenidos que pueden ser empaquetados como “objetos de aprendizaje” (learning objects o LO), de tal forma que permitan a los desarrolladores crear contenidos que puedan ser fácilmente reutilizados e integrados en distintos cursos. La estandarización de los sistemas de e-learning garantiza:


  • Accesibilidad: el sistema permite el seguimiento de los progresos de los estudiantes.
  • Interoperabilidad: es posible intercambiar información entre los distintos LMS.
  • Durabilidad: la tecnología desarrollada con el estándar perdura de modo tal que los cursos no se vuelven obsoletos, sino que pueden actualizarle constantemente.
  • Reutilización: los cursos y los objetos de aprendizaje pueden utilizarse nuevamente con diferentes herramientas y en distintas plataformas.


En síntesis

Moodle soporta tecnologías de aprendizaje poderosas debido a que promueve la interactividad, la flexibilidad, la accesibilidad y la integración de contenidos, lo cual permite la personalización del aprendizaje basándose en las necesidades del usuario y una formación más eficaz.


Referencias