Mayra Villar | 27 de junio de 2011

Computación en la nube

La computación en la nube, del inglés Cloud computing, es un nuevo modelo que permite ofrecer diferentes servicios tecnológicos a través de Internet. Automatización, rapidez, capacidad de adaptación, virtualización avanzada, simplicidad y un precio flexible en función del consumo realizado son las características distintivas de este nuevo paradigma. Estas mismas características convierten a la “nube” en una infraestructura emergente para el aprendizaje.


La computación en la nube se refiere tanto a las aplicaciones que se distribuyen como servicios a través de Internet como a los sistemas de los centros de datos que proporcionan esos servicios (Armbrust, et al., 2009). Estos servicios se conocen como SaaS (Software as a Service, en español Software como servicio) mientras que el software y el hardware del centro de datos es lo que llamamos la “nube”. Muchas de las tecnologías que usamos todos los días están basadas en la nube. La mayoría de las aplicaciones móviles, las aplicaciones de Google (por ejemplo, Google Docs) y entornos colaborativos como Facebook y Linkedln.


Cloud computing: la computación en la nube


Al analizar los beneficios y riesgos que supone este modelo en iniciativas de aprendizaje pueden identificarse, principalmente, tres grandes beneficios y tres desafíos.


Beneficios

  • Escalabilidad global. Como sistema abierto la nube permite crear y administrar contenidos desde cualquier lugar para luego distribuirlo globalmente. Además, se puede comenzar solo con los recursos necesarios para, luego, aumentarlos en función de la demanda.
  • Aprendizaje colaborativo. Se ofrece una plataforma centralizada para el intercambio de ideas, información y contenidos.
  • Enfoque centrado en el usuario. Otras de las grandes ventajas de la nube es que permite acceder a múltiples aplicaciones y fuentes desde un portal único que el usuario puede consultar para hallar el contenido relevante según sus necesidades.


Desafíos

  • Seguridad y confidencialidad. La nube ofrece esencialmente redes públicas, lo cual hace que el sistema sea vulnerable. Sin embargo, muchas de las compañías que ya están usando este modelo utilizan datos encriptados y sistemas híbridos que incluyen acceso privado a través de la autentificación de datos como soluciones de seguridad.
  • Soporte técnico. Como el contenido se almacena en una ubicación virtual centralizada, los individuos que diseñan los sistemas pueden ser difíciles de contactar, lo cual representa un problema cuando se requiere soporte técnico.
  • Diferencias regionales. Además de las diferencias técnicas entre una región y otra, el idioma y la conectividad constituyen el desafío más grande para las aplicaciones globales. ¿Podría hablarse de educación en un nivel macro sin tener en cuenta las realidades particulares de una región?


La computación en la nube es una arquitectura orientada a los servicios y, aunque su implementación viene aparejada a grandes desafíos, para muchos constituye un paso importante, ya que la tecnología se usa con el fin de facilitar tareas y, en consecuencia, se vuelve poco a poco un suministro indispensable.


Fuentes




Etiquetas: , , , , ,




Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.