Mayra Villar | 17 de enero de 2011

La calidad desde la perspectiva del estudiante

El sueño de todo desarrollador de cursos de e-learning es crear un curso capaz de atender automáticamente todos los factores relevantes para lograr una experiencia de aprendizaje significativa y de alta calidad. Pero, ¿qué factores o dimensiones constituyen la calidad en e-learning según la perspectiva del estudiante? ¿Qué aspectos o criterios son importantes para los estudiantes? Éstas son algunas de las preguntas que intentó responder el Profesor PhD Ulf-Daniel Ehlers a través de un trabajo de investigación que vale la pena tener en cuenta a la hora de diseñar un curso centrado en el estudiante.


Una radiografía de las preferencias de los estudiantes

  • El trabajo de investigación del profesor Ehlers se llevó a cabo en 2004 en la Universidad de Duisburg-Essen (Alemania).
  • Un total de 2000 estudiantes participaron en una encuesta sobre sus preferencias en relación con los cursos de e-learning.
  • A partir de una entrevista oral exhaustiva se determinaron 153 factores de calidad subjetiva que forman la base un modelo empírico denominado “modelo subjetivo de la calidad” (Ehlers & Pawlowski, 2006). Los factores se estructuraron en 30 dimensiones de calidad en e-learning que, a su vez, se organizaron en siete campos de calidad subjetiva según su correlación temática.
  • A continuación presentamos, una síntesis de estos siete campos de calidad subjetiva con sus correspondientes dimensiones asociadas.


Campo 1

1. Apoyo del tutor 1.1. Interacción bidireccional
1.2. Moderación del proceso de aprendizaje
1.3. Foco en el proceso de aprendizaje y en el contenido
1.4. Apoyo individualizado
1.5. Foco en los objetivos y en el desarrollo
1.6. Medios de comunicación tradicionales
1.7. Medios de comunicación sincrónicos
1.8. Medios de comunicación asincrónicos


  • Entre el 74,4% y el 97,7% de los estudiantes destacaron la importancia de la comunicación y cooperación con el tutor.
  • Con respecto a la manera en que esta interacción debería tener lugar, los estudiantes esperan: (1) una interacción bidireccional; (2) la intervención del tutor como moderador durante el proceso de aprendizaje; (3) especial atención en el proceso de aprendizaje personal y en el contenido, dependiendo del estilo de aprendizaje , la motivación y las características de cada estudiante; (4) apoyo individualizado; (5) especial atención en los objetivos y en el desarrollo del curso; y finalmente, (6) diferentes medios de comunicación (aquí las preferencias varían entre los estudiantes).


Campo 2

2. Colaboración 2.1. Cooperación social
2.2. Cooperación discursiva
  • Las interacciones sociales en forma de discusiones en línea, actividades grupales, comunicación cara a cara, ya sea a través de teleconferencias o bien, en algunas sesiones presenciales, tienen especial relevancia para los estudiantes.
  • Los estudiantes además enfatizan la necesidad de crear conocimiento activo en contextos argumentativos a partir de la discusión y el tratamiento de temas controversiales como parte del curso.


Campo 3

3. Tecnología 3.1. Capacidad de adaptación y personalización
3.2. Posibilidades de comunicación sincrónica
3.3. Disponibilidad de contenidos
  • De acuerdo con la opinión de los estudiantes, una plataforma de aprendizaje debería proporcionar, como requisitos mínimos, capacidad de adaptación, la posibilidad de comunicación sincrónica y la disponibilidad de contenidos en diferentes formatos.


Campo 4

4. Costo-Beneficio 4.1. Expectativas de flexibilidad
4.2. Esfuerzo individual
4.3. Costo económico
4.4. Beneficios prácticos
4.5. Interés en el uso de Internet
  • La evaluación de costos y beneficios es un factor que determina el juicio de calidad de los estudiantes. Esta evaluación tiene que ver, principalmente, con las expectativas que tienen en relación con la configuración del curso. Los costos y el esfuerzo que puede demandar una experiencia de aprendizaje para los estudiantes tiene que estar justificada por los beneficios y los resultados positivos que puedan obtener de la misma.
  • La individualidad del estudiante se manifiesta en sus expectativas de encontrar un curso flexible en cuanto al tiempo e individualizado en cuanto a su estructura. Por otra parte, los estudiantes esperan un beneficio práctico (adquisición de destrezas, familiaridad con herramientas tecnológicas, etc.) para su vida laboral diaria ya que invierten esfuerzo y, en algunos casos, dinero cuando experimentan una capacitación en línea.


Campo 5

5. Información disponible 5.1. Asesoramiento
5.2. Información acerca del proveedor
5.3. Información sobre los objetivos y el contenido del curso
  • La disponibilidad de información antes de comenzar el curso es otro campo de calidad que los estudiantes tienen en cuenta. Resulta crucial, entonces, el fácil acceso a información estándar, formal y detallada acerca del proveedor y los tutores así como también el asesoramiento acerca de los contenidos del curso, la metodología de aprendizaje, el cronograma, la certificación, los aspectos técnicos, etc.


Campo 6

6. Estructura del curso 6.1. Apoyo personalizado durante el curso
6.2. Introducción a aspectos técnicos y al contenido del curso
6.3. Evaluación
  • La mayor parte de los estudiantes valoran el apoyo personal como parte de la estructura del curso, una lección introductoria que presente el contenido y aspectos tecnológicos del curso y la posibilidad de tomar exámenes. También, señalan que todo esto podría potenciarse aún más a través de algunas sesiones presenciales (blended learning).


Campo 7

7. Aspectos didácticos 7.1. Materiales y recursos de consulta adicionales
7.2. Materiales de presentación multimedia
7.3. Material del curso estructurado y orientado hacia un objetivo
7.4. Aprendizaje significativo
7.5. Feedback sobre el progreso
7.6. Actividades personalizadas
  • Este último campo de calidad incluye dimensiones tales como el acceso a recursos adicionales sobre las temáticas del curso, el uso de una variedad de materiales multimedia, la orientación hacia un objetivo, la posibilidad de adquirir destrezas que permitan ser más competentes, la integración de exámenes que proporcionen un feedback sobre el progreso y tareas diseñadas especialmente para atender las necesidades y objetivos de formación específicos.


Algunas ideas y posibles aplicaciones

Considero que toda esta información podría contribuir mucho al diseño instruccional y podría aplicarse, por ejemplo, para:

  • Desarrollar una lista de puntos a tener en cuenta en las primeras etapas del diseño y, posteriormente, en una evaluación interna del curso.
  • Evaluar las preferencias de los estudiantes como parte del análisis de necesidades inicial.
  • Preparar un informe aún más detallado acerca de lo que puede ofrecer un curso para satisfacer las demandas de los estudiantes.
  • Facilitar una herramienta de evaluación estándar para que la institución, el departamento de capacitación y/o los estudiantes puedan juzgar mejor los aportes del curso una vez finalizado.
  • Definir claramente el rol del tutor, la tecnología, los materiales, etc.
  • Definir claramente lo que se entiende por calidad en e-elearning.


¿Podrías pensar en alguna otra aplicación para estos resultados? No te olvides de dejar tus comentarios.


Referencia

  • Ehlers, U.D. y Pawlowski, J. M. (2006). Myths and realities in learner oriented e-learning-quality (Mitos y realidades en la calidad de e-learning orientada al estudiante). En Handbook on quality and standardization in e-Learning, Capítulo 24 (págs. 376-381). Springer, Alemania.




Etiquetas: , ,




Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.